Guiso de albóndigas de bacalao

Este delicioso guiso de albóndigas de bacalao se hacía en mi casa desde que yo era niña y supongo que por entonces no sería de mis platos favoritos, pero con el paso del tiempo nuestros gustos van madurando al tiempo que lo hacemos nosotros y ahora muchos los platos que más me gustan son los que antes no sabía apreciar.
 Ahora el bacalao me encanta de cualquier manera, prueba de ello son todas las recetas que tengo ya publicadas con él, y los guisos llenos de verduras están riquísimos, así que este plato me resulta delicioso siempre que lo hago. Además es muy típico de mi tierra en esta temporada de cuaresma y aunque para mi no tenga ningún significado religioso siempre me apetece tomarlo en estos momentos.

Remojar el pan en un poco de leche. Desmenuzar el bacalao y ponerlo en un bol, añadir los huevos ligeramente batidos, un ajo picado, los piñones el pan escurrido y un chorro de zumo de limón, añadir un poco de pan rallado hasta que tenga una consistencia que nos permita trabajar la masa.
Formar las albóndigas y pasarlas por harina.
En una cazuela con un poco de aceite, freir las almendras con el otro diente de ajo, cuando estén dorados, sacarlos y reservarlos.
En el mismo aceite, freír las albóndigas hasta que estén doradas por todos lados, reservarlas.
En el mismo aceite, sofreir la cebolla picada, cuando esté transparente añadir el pimiento cortado en tiras y el tomate rallado y freir durante unos 10 minutos.
Pasado este tiempo, añadir las alcachofas cortadas en cuartos, los guisantes y las patatas troceadas, remover un poco y añadir agua o caldo de pescado hasta cubrirlo todo. Dejar cocer a fuego lento una media hora, hasta que las verduras estén tiernas.
Mientras tanto, picar en el mortero el ajo y las almendras fritos junto con unas hebras de azafrán y añadir el majado a la cazuela.
Cuando falten unos diez minutos para terminar la cocción, añadir las albóndigas y rectificar de sal.

7 comentarios:

  1. Toda clase de guisos en casa se agradecen,este que has publicado tiene una pinta excelente
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. NUnca fz almondegas de bacalhau , essas ficaram um manjar dos deuses.
    Gostei bastanta

    ResponderEliminar
  3. Qué gracia me ha hecho leerte lo de que de cría seguro que no te gustaba. Porque a mí, me daba asco casi todo. Me he pasado casi toda mi infancia castigada por no comer: el plato de la comida guardado para merendar o cenar, a mi elección. Lo recuerdo con horror. Fue llegar a la adolescencia y cambiar por completo. Odiaba la sopa, los huevos fritos, las habichuelas... Pienso en mi madre y la compadezco a la pobre. Besos Lola ahh y el guiso maravilloso, como todos.

    ResponderEliminar
  4. Ay Lola,estos platos tan tradicionales como nos gusta,me chifan,percibo el aroma de este bacalao y me vuelvo loca,un besico!

    ResponderEliminar
  5. Qué rico con salsita para mojar pan, me encanta¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. me encantan estos platos de toda la vida, últimamente son los que más me apetece hacer. Mi madre es muy de recetas de bacalao en cuaresma, el potaje y los buñuelos nunca faltan en estas fechas. Yo tampoco soy relogiosa pero como excusa me encantaba para que los preparara!!!! Voy a probar las albóndigas, se las voy a preparar a Sami que seguro que le van a gustar. Además, desde que tengo al peque me hace más ilusión aún cocinar, creo que los recuerdos de los platos de nuestras madres es algo que no se nos borra jamás.

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.