Tomates confitados


Hace unos días encontré en la frutería unos tomates de pera grandes, pesados y en su punto justo de maduración y me llevé una bolsa bien llena para casa, sin saber exactamente qué iba a hacer con ellos.
Entonces recordé los tomates confitados que hace tiempo encontré aquí y que ya había hecho alguna vez, así que me puse manos a la obra. El resultado ha sido delicioso, unos tomates riquísimos para tomarlos sobre una rebanada de buen pan, tostado o no y acompañado con lo que se nos ocurra: embutido, jamón, queso, anchoas...enfin, lo que la imaginación nos dicte. Son también estupendos para añadirselos a una pizza o un pastel salado o a cualquier guiso en vez del tomate fresco, pues le aporta un extra de sabor.



Esto es lo que se necesita:
-1 kg. de tomates maduros
-una rama de tomillo
-media hoja de laurel
-8 dientes de ajo
-4 cucharadas de aceite de virgen de oliva
-1 cucharadita de café de azúcar
-flor de sal
-pimienta blanca molida

Así se hacen:
Se escaldan los tomates unos segundos en agua hirviendo, refrescarlos en agua con hielo y pelarlos (yo los he pelado sin escaldarlos con mi pelador de tomates).
Se cortan en cuartos y se les quitan las pepitas y el agua.
Se van echando en un bol en el que habremos mezclado los demás ingredientes y se remueven delicadamente para que se impregnen bien.
Se colocan con la parte lisa hacia abajo en una placa de horno cubierta de un papel sulfurizado. Se les echa por encima lo que haya quedado del aliño.
Se meten al horno a 150º y se dejan confitar durante 1 1/2 ó 2 horas, hasta que veamos que están tiernecitos. Dependerá del tamaño de los tomates.
Se guardan en tarros de cristal cubiertos de aceite de oliva.

9 comentarios:

  1. Estupenda receta ! Cuanto te duran? esterilizas los botes tipo conserva de tomates? Que buenos deben estar encima de una tostadita de tu propio pan con aceite y sal, una clarita y el sol...ahhh es que hoy está lloviendo aqui y me he puesto nostálgica ;-) un besillo

    ResponderEliminar
  2. Lola
    no sé lo que duran porque siempre se han acabado muy pronto, pero de todas maneras, siempre que estén cubiertos de aceite se mantienen muy bien.

    ResponderEliminar
  3. qué ricos lolah... y en invierno que tenemos esos tomates pera tan ricos...
    a mi me da mucho miedo lo de las conservas por lo del botulismo..pero así en aceite... y con esa pinta...jajaj seguro que no duran nada..

    gracias por compartir la receta

    un beso wapa..

    ResponderEliminar
  4. Me encantan los tomates confitados. La vez que los intenté hacer, me olvide del horno, y fue un verdadero desastre porque salieron secos como pasas, incomibles, vamos. Te voy a copiar todo, todito, a ver que tal esta vez. Un besazo. Sonia

    ResponderEliminar
  5. Hallo Liebe Lola! sehr lecker deine Caponata,dass ich gemacht habe. Viel glück und spass.Pilar

    ResponderEliminar
  6. Hallo Pilar! Ich freue mich sehr, dass meine Caponata dir geschmeckt habe.Wir sehen uns bald.Grüsse.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la receta, me han regalado bastantes tomates y voy a aprovechar para probar esta receta que tiene una pinta estupenda, dices que cubiertos de aceite duran bastante no? pero hay que meterlos en el frigorifico? Tambien ehe pensado hacer mermelada de tomate, no se... no la he probado nunca, tu que me dices?
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Marymary
    Yo los guardo en el frigo, pero supongo que fuera también se mantendrán bien. Mermelada de tomate nunca he hecho, pero también la tengo en mente, si tienes bastantes puedes hacer las dos cosas. Supongo que la mermelada se usará más bien comoacompañamiento de algunos platos, estos tomates están buenísimos sobre una rebanada de pan con algo más...así que según lo que más te apetezca...

    ResponderEliminar
  9. Pues que allá voy con la receta. Creo que los meto ya al horno que tengo una fuente llena de cherry :-)
    Ya te cuento!
    Besos

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.