Paella para dos en el patio


Adoro esta época, cuando el sol empieza a entrar en el patio, cuando ya todo huele a primavera, cuando la felicidad es tan fácil como respirar este aire cálido, como llenarse los ojos con la luz de mi tierra.
Aquí eso se produce muy pronto, a primeros de febrero ya suele ser primavera, pero este año se ha hecho un poco más de rogar, y todavía parece que el buen tiempo no es definitivo...
Pero hoy ha sido un verdadero regalo...mientras se hacía la paella hemos tomado el aperitivo en el patio, y se estaba tan bién que hemos decidido comer al aire libre, la paella estaba riquísima, mejor que nunca, el vino como siempre, estupendo y el postre ha sido algo especial y delicioso que enseñaré dentro de unos días.
Realmente, no se necesita mucho para sentirse feliz...


De estos tomates hablaré en el próximo post...se merecen un sitio aparte.

2 comentarios:

  1. Que envidia me das Lolah, poder salir al patio a comer, aqui todavía hace frio para eso, y ese "pedazo" de paella, riquisima.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  2. Nosotros tb hemos disfrutado de un precioso dia... y pronto haremos comidas en el patio de nuestra casa nueva. Tiene una pinta estupenda Lolah! Da gusto oir tanta felicidad. Un beso

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.