Tortas escaldadas

tortas-escaldadas
A finales de este mes hará cuatro años que empezaba este blog sin tener ni la más remota idea de la maravillosa experiencia que iba a suponer y sin ninguna planificación ni meta fijada. Pero de eso ya os hablaré más adelante cuando la fecha esté más cerca.
Ahora quiero hablaros de la primera receta que puse, una receta muy especial para mi, pero que por ser la primera y tener unas fotos tan malas creo que pasó totalmente desapercibida.
Por eso tenía muchas ganas de volver a publicarlas con todos los honores para que muchos de vosotros podáis disfrutar de la maravilla que son estas tortas y compartir con todos los que pasáis por aquí el verdadero sabor de la Navidad en Cartagena.
tortas-escaldadas-cesta
Esta receta me la dio mi suegra hace muchísimos años y desde entonces no han faltado en mi casa ninguna Navidad, no importa que los momentos fueran mejores o peores, incluso en los años en que no había ningún motivo de celebración el amasar estas tortas a principios de diciembre suponía la voluntad de seguir adelante, de no dejarse vencer por las ausencias.
Estas tortas vienen de otros tiempos, cuando los lujos que nuestros mayores se podían permitir en Navidad era comprar alguna pastilla de turrón (así, en singular) y preparar un cocido con pelotas para el día de Navidad, cuando en las casa no habían hornos y los amasijos de Pascua se llevaban a la panadería para hornearlos. Esos días las casas se convertían en una fiesta en la que colaboraban todas las vecinas y a las que los niños asistían maravillados, sabiendo que durante semanas, en el aparador del comedor habría un cajón lleno de estas delicias que uno podría robar cuando los mayores no se dieran cuenta.
lolica
Pero aparte de su valor emocional y simbólico, os puedo asegurar que son un verdadero prodigio de sencillez y de sabor. Los ingredientes no pueden ser más sencillos y al alcance de todos, la preparación y cocción no suponen ninguna dificultad, aparte del paso de echar el aceite hirviendo sobre la harina hasta los niños pueden colaborar, el horneado siempre sale bien, no importa si abres la puerta a mitad de cocción, y para colmo, se conservan en perfecto estado durante más de un mes sin que siquiera sea necesario guardarlas en un recipiente hermético, es más, conforme pasa el tiempo se van poniendo más tiernecitas y ricas. Irresistibles para desayunar mojadas en el café o la leche, pero perfectas también para la merienda con una onza de chocolate o en cualquier momento en que necesitemos algo dulce pero no tan empalagoso como otros dulces navideños.
Para la preparación de este post he disfrutado de la colaboración de mi hija, ella ha comido estas tortas durante casi todas las navidades de su vida y ahora las hace en su casa cada año, así que la tradición continúa…
Y como esta es mi receta navideña más querida, quiero participar con ella en el concurso de recetas navideñas que organiza Virginia, del fantástico blog Sweet & Sour que por estos días cumple un año.
SS cumple
Y ya sin más, vamos a ponernos manos a la obra, como veréis, las cantidades son bastante grandes y son las que yo hago cada año para tener tortas durante el mes de diciembre y toda la Navidad, aunque a veces he tenido que volver a hacer un poco más, por supuesto podéis hacer la cantidad que queráis, aunque como duran tanto merece la pena hacer una buena cantidad.
tortas-escaldadas-ingredientes
poner-a-calentar-el-aceite
añadir-la-levadura
añadir-el-zumo
añadir-el-azucar
y-las-semillas
volcar-la-masa
cortar-con-cortapastas
poner-en-una-placa
bandeja-y-mano

esta-es-para-ti

Si quieres la versión en texto de esta receta, pincha aquí

55 comentarios:

  1. Maravillosos dulces para estas fechas que se avecinan. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias Lola, por tu participación, por tu receta y por haber compartido con todos nosotros un poquito de tu historia.

    He disfrutado no sabes como leyendo el post, me he imaginado a a ti, a tu suegra, ahora a tu hija, preparando estas tortas, unas veces con mas alegría, otras con menos, pero siempre con algo especial dentro de vosotras.

    Ten por seguro que las prepararé. Me han parecido especiales.

    Por cierto, cuando vi la foto en facebook, ya me imaginaba yo de que receta se trataba.

    Besos con muchisimo cariño.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  3. no conocia tu blog..como somos tantos...te sigo desde ya... que rico todo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Lola, por esta receta tan entrañable y tan especial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. que ricos! y para estas fechas vienen genial, me gusta todo lo que veo por tu blog me quedo por aqui para no perderme nada, besitos

    ResponderEliminar
  6. Oh! Como me gustan estos dulces tan tradicionales y que además hacen que la Navidad sea Navidad. Gracias, Lola, además por ese mini relato introductorio. Un beso y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  7. Lola...vaya cambio...por curiosidad he mirado la primera receta y aunque el fondo es igualito como ha cambiado la puesta en escena...que bonito tienes el blog...
    Pues mira que ya hace unas Navidades que las paso en Cartagena y sabes que no las he probado, a ver si me animo y las hago seguro que mi suegra se queda alucinada...un besazo

    ResponderEliminar
  8. magnífica receta y precioso paso a paso me ha encantado felicidades !

    ResponderEliminar
  9. Que buena pinta!! Pues esta pienso hacerla!! Muchos besos de una seguidora tuya!!

    www.experimentando-enla-cocina.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Uma receita perfeita para o natal,ficaram lindas.
    boa semana
    bj

    ResponderEliminar
  11. Pero que ricas Lola!
    que forma más linda de festejar con Virginia! la receta fántastica pero los pasos de la preparación mimados al máximo con esa ayudante tan bonica que te has buscado.. me cachis! precioso post:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tu estrella, tu receta y tu entrada, son de esas que se nota que se hacen con amor. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Estupenda, estas son las recetas que me gustan. Me encanta

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho este dulce, pero más que eso me gusta infinito lo que significa en tu vida, en tus recuerdos, en tu blog, en tus relaciones familiares. Me emociona que hayas elegido la foto de tu hija haciéndolas, es todo un derroche de cariño.
    Esa sensibilidad y esa magía que tiene tu blog, siempre llega muy adentro.
    Lola Homar, que grande eres!!

    ResponderEliminar
  15. Pues qué buena idea, Lola, el publicar tu primera receta! Además, me encanta cómo dices que siempre las haces en casa, incluso cuando no hay demasiado motivo de celebración.... se han convertido en un ritual importante en vuestro hogar, y eso vale mucho!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta la receta y sobre todo, lo que todo conlleva.
    Con tu permiso me la llevo para estas fiestas.
    besitos

    ResponderEliminar
  17. como me ha gustado esta entrada con un sabor tan familiar, como los de antes. La verdad es que no conocía esta receta así que me la apunto para estas fiestas.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  18. Lola, con este relato tan entrañable, has conseguido que sin remedio las tenga que probar, vamos, que creo que van a caer esta tarde...
    Me ha encantado lo que has contado, cómo lo has contado y ver lo que disfrutas con tu hija manteniendo esta tradición... el espíritu de la navidad es único, verdad?
    Una delicia, como siempre.
    Un abrazo, Begoña

    ResponderEliminar
  19. Lola, he ido a ver tu primera entrada y no hemos cambiado nada... jajjajaa...
    La foto con el mismo cesto y el mismo paño.... increible!!!
    Eres una artista!!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Lola 4 años!! y que forma de celebrarlo tan entrañable, me gustan las recetas de familia, las que nos ceden con amor y siguen cómo si el tiempo no hubiera pasado, es una delicia que vuelvas a cedernos la receta, y las fotos? preciosas!
    Besitos

    ResponderEliminar
  21. Me encantan Lola, me ENCANTAN!!!!. Con paso a paso y todo, déjame que lo comparta y... muchas felicidades por tu cumpleblog!!

    ResponderEliminar
  22. felicidades por tu cumple blog. Tienen una pinta estupenda y las fotos ni te cuento. Bss

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias por esta última que es para mí...y por supuesto por la receta y tu dedicación. Como siempre, da gusto venir a verte, por las fotos , por la receta y por las cosas tan entrañables que nos cuentas.
    Un abrazo grande,
    María José

    ResponderEliminar
  24. Preciosa entrada Lola!!! estos dulces además de nostalgicos se nota que los disfrutas.. Los ingredientes son sencillos, pero que barbaridad de ingredientes!!!!!! has preparado para toda la blogosfera?? yo creo que si, me llevo mi ración!!! Besitos,

    ResponderEliminar
  25. Son de esas recetas maravillosas, llenas de recuerddos y de paso de generaciones.
    Seguro son una delicia!
    Un beso y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  26. Que gracia, yo las preparé el otro día, es uno de esos recuerdos que tengo de niña.
    Una Navidad sin estas tortas en Cartagena no es Navidad.
    besos de una cartagenera ausente.

    ResponderEliminar
  27. Hola Lolah.

    Qué maravilla! Con tu permiso me llevo la receta, no la conocía y me parece un lujo poder disfrutar de una receta que pasa de generación en generación con el mismo cariño y acompañada de buenos momentos y recuerdos. Para mí estas recetas son las mejores, tradicionales, caseras, hechas con mimo, así que te agradezco muchísimo que la hayas publicado, ahora formará también parte de mi recetario, porque en cuanto pueda las probaré. Te quedaron fabulosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Maravillosos Lola, esos momentos compartidos con nuestras personas más queridas, llenas de tantos recuerdos...gracias por compartir estas delicias y esos momentos!

    Besote.

    ResponderEliminar
  29. Tengo algo para ti en mi blog!
    http://amandabackt.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  30. Qué post tan emotivo, Lola!! Me encanta que lo hayas compartido también con nosotros no ya por ser una receta fantástica, que lo es, también por las imágenes de tu hija amasando los dulces, divino todo!!

    un besazo, guapisima

    ResponderEliminar
  31. madre mia esta receta la hacia mi abuela y le daba forma de roscos grandes con cortes como estrellas , me acurdo cuando yo tenia 5 años y la acompañaba al horno a que se los hornearan , gracias por compartir te copio la receta

    ResponderEliminar
  32. ¡¡Vaya receta!! son de las que se guardan con recelo por ser únicas. Muchisimas gracias por compartirla. La fotografía es preciosa sobre todo esa última con esa estrella entre las manos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Sin palabras Lola, una receta magnifica y un paso a paso de 10!
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Qué bonita entrada y qué receta tan especial. Me gusta todo. Y me encantaría probar estas tortas escaldadas. Si me animo haré poquita cantidad por si acaso...no vaya a ser que en casa no gusten y termine atracándome yo solita a tortas...que capaz soy !!!

    Suerte en el concurso de Virgina. Le van a gustar muchísmo.

    Bss

    ResponderEliminar
  35. Cuanto he podido disfrutar con tu hermosa entrada, como me acuerdo por estas fechas en la panaderia de mis padres se llenaba el horno de llandas es como se le dice por aqui a las bandejas, de todas las clases de dulces, aunque estamos cerca de CArtagena no conocia esta maravilla de receta, que pienso hacer esta navidad, porque me a enamorado, hanta la cazerola donde has hecho su perfecto amasado es de esas tipicas de toda la vida, de verdad que me ha encantado toda ella. Mil besicos amiga

    ResponderEliminar
  36. Lola en mi casa no ha habido nunca mucha tradición de amasar, de hecho creo que soy pionera en ella, salvo alguna receta que prepara mi madre, las demás las he preparado yo por primera vez, así que estas historias, para mi prestadas, me parecen infinitamente preciosas. No conocía estas tortas, pero creo que cuando saque un poco de tiempo voy a prepararlas, en menor cantidad para probar, pero seguro que las hago. Besos, y buen viaje.

    ResponderEliminar
  37. Qué bonito Lolah!!
    Es una receta de las que tanto me gustan, tradicionales, típicas de nuestra tierra, asociadas a muchos recuerdos, sin complicaciones, riquísimas... En mi casa no son típicas aunque las he probado, pero me apetece mucho hacerlas caseras. Todo lo que has contado sobre la tradición de este dulce cartagenero lo puedo identificar con las tortas de Pascua de mi casa: los ingredientes humildes, la costumbre de hacer grandísimas cantidades toda la familia con los vecinos... si hasta la olla parece la misma que la de mi abuela!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Lola, es una entrada de esas que te colocan un nudo en la garganta y tienes que tragar para no llorar. En mi casa no se hacían dulces, todo se compraba. Estoy aprendiendo de todas estas recetas entrañables y cuanto me gustaría haber tenido esas vivencias infantiles en la cocina. un biquiño

    ResponderEliminar
  39. Pues a mi me ha pasado como a la Lechuza, yo si tengo lagrimas, por eso de las ausencias ... que bien contado. En mi casa si que hay tradiciones navideñas(de Semana Santa, de Verano..) muchas, pero desde hace dos años ... después de leerte me has despertado, mis hijos se lo merecen.
    Esta tuya me EncantA y me han entrado muchas ganas de hacerla, cae.
    Gracias por compartirla.
    También he ido a ver tu primera receta, esto me reafirma que el tiempo nos mejora.
    Bsss para Pedro de Mis Daisy.
    Que tengáis un feliz viaje.
    Para ti todo lo mejor.Bsssss desde Almeria

    ResponderEliminar
  40. Lola, Lola....esa es una de esas recetas que mas admiro y mas me gustan, la de siempre, la que nos transporta a otros momentos de nuestra vida, y es que, hay que ver como los sabores y olores nos quedan también en la memoria...
    Felicidades por esos años...nadie cómo los blogueros sabemos que perseverancia y que trabajo lleva un blog, un besito!

    ResponderEliminar
  41. Son de ezas recetas q no hay que perder. Me has recordado muchisimo a las historias y recuerdos de mi madre y de mi abuela. Lo mejor de todo va a ser hacerlas. Un beso

    ResponderEliminar
  42. Pues creo que voy a incorporar un poco de la Navidad de Cartagena a mi casa. Estos dulces tienen hasta el nombre bonito.
    No hay que perder las tradiciones y lo que has contado es precioso Lola.
    Pero la foto de tu hija y el haberlas hecho con ella, eso debe ser increíble.
    Voy a ver la primera, que soy muy cotilla....

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias Lola, por la estrella que me corresponde. Una receta que no debe perderse, muy rica y con sabor de antes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Yo también iría al cajón a escondidas, me encanta el anís con la naranja!

    ResponderEliminar
  45. Qué hermosa manera de seguir con las tradiciones, una de ellas podría ser publicarla cada año a principios de diciembre.

    Petó

    ResponderEliminar
  46. Tremenda pinta, Lola, ¡y parece que has hecho para un regimiento! :-D Queda anotada, me encaaaanta el mazapán.
    Por cierto, enhorabuena por tu 4º cumpleblog!

    Besotes

    ResponderEliminar
  47. Qué receta tan estupenda, Lola. Tienen que estar riquísimas y me encanta que sea una tradición navideña de tu casa. En mi familia también preparamos todos los años un dulce en estas fechas, cuya receta va pasando de generación en generación.
    Muy buena aportación para el concurso, que tengas suerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. ¡Qué entradón, Lola! ¡Soberbio!

    Además eso de que hayas elaborado esta entrada siguiendo el más puro estilo tradicional, el de antaño, el de nuestras abuelas, aquel que empleaba ingredientes en cantidades gigantescas que solo se podían amasar en perolos grandes como el que has utilizado tú, hace que se avive la nostalgia hacia la elaboración de estos dulces y hacia quienes los elaboraban. Sin ir más lejos, mis dos abuelas tenían un perolo grande de color granate como el que se ve en tus fotos.

    Creo que tienes muchos puntos para ganar en el concurso de Virginia. ¡Suerte!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. Querida Lola, que entrada más entrañable, me ha gustado mucho la historia que nos has contado, se nota que hay mucho amor en tu familia...siempre he pensado que las recetas que se transmiten de madres a hijas tienen un sabor especial, y tu me lo has demostrado...un besito guapa

    ResponderEliminar
  50. Divinas! Y con anis... con lo que me gusta el sabor que le da a los postres... una maravilla

    ResponderEliminar
  51. hola lola te comunico que he hecho tu receta madre mia que dolor de manos he cogido jajajajaaj pero te digo que ha merecido la pena , estan ricos ricos yo les he dado forma de roscos
    gracias por compartir

    ResponderEliminar
  52. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  53. Es sin duda la receta estrella en mi casa. Gracias Lola, cada vez que tengo dudas sobre alguna receta, por supuesto elijo las tuyas.

    ResponderEliminar
  54. Hola Lola, ya había oído de tu blog y, de hecho, alguna vez lo visité de pasada.

    Ahora que he tenido la oportunidad de parar un poquito más he visto la receta para el cumpleblog de Virginia y me ha encantado el post.

    Apoyo totalmente tu esfuerzo por mantener la tradición familiar y además estas tortas deben estar riquísimas.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.