Helado de Gianduja

helado-gianduja-1
Bueno, pues contra todo pronóstico ya que este verano no pensaba salirme del helado de chocolate, vuelvo con otro helado, también con base de chocolate, pero mucho más suave y con un delicioso toque de avellana.
La Gianduja es una mezcla de chocolate y avellanas nacida en el Piamonte que dio lugar, entre otras delicias a la Nutella. recuerdo que cuando estuve en Turín cada día nos dejaban en la habitación un par de gianduiotti, unos riquísimos bombones rellenos de gianduja que son uno de los productos típicos de la ciudad…eran de verdadero vicio.
Este helado si que os lo puedo recomendar con conocimiento de causa, aunque solamente me he permitido rebañar alguna cuchara o el recipiente de la heladera, seguramente a los que os guste el chocolate-chocolate os parecerá demasiado suave su sabor, pero a mi me ha resultado perfecto: ni la avellana ni el chocolate predominan demasiado pero el conjunto resulta una verdadera delicia.
Por desgracia, hacer fotos de helado en mi cocina en pleno mes de agosto es una tortura, por muy rápida que quiera ir, a los dos minutos empieza a derretirse, con lo que no puedo hacer más de cinco o seis fotografías…creo que los helados que quiera publicar el próximo verano los haré y fotografiaré en enero, a ver si hay suerte!
helado-de-gianduja-2
Estos son los ingredientes:
-185 gr. de avellanas tostadas
-250 ml. de leche entera
-500 ml de nata para montar
-150 gr. de azúcar
-1/4 cucharadita de sal
-115 gr. de chocolate con leche
-5 yemas
-1/4 cucharadita de extracto de vainilla
helado-gianduja-3
Así se hace:
Quitar a las avellanas toda la piel posible, y triturarlas en una picadora o batidora.
Calentar la leche en un cazo con la mitad de la nata, el azúcar y la sal. una vez caliente, sin que llegue a hervir, apartar del fuego y añadir las avellanas. Tapar y dejar a temperatura ambiente durante una hora.
En otro cazo, calentar el resto de la nata hasta que empiece a hervir, apartar del fuego y añadir el chocolate con leche troceado, remover hasta que el chocolate esté completamente deshecho.
Poner una muselina sobre un colador y colar la infusión de leche y avellanas sobre un cazo, apretar bien para que pase toda la leche y descartar las avellanas. Volver a calentar la leche.
Poner las yemas en un bol y batirlas, añadir poco a poco la leche caliente sobre las yemas mientras seguimos batiendo. Volver a poner esta mezcla en el cazo y ponerla a fuego suave, removiendo con una espátula hasta que la mezcla empiece a espesar.
Verter esta crema sobre la mezcla de chocolate y nata y mezclar bien, añadir el extracto de vainilla y dejar enfriar, una vez fría, meterla en el frigorífico durante un par de horas al menos para que esté bien fría en el momento de ponerla en la heladera.
helado-gianduja-4
Del libro: The Perfect Scoop, de David Lebovitz

29 comentarios:

  1. Este tiene que estar de vicio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Qué pinta! Tiene que estar riquísimo.. aunque qué te voy a decir si a mí me pierde la combinación de avellanas y chocolate :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Serías de otro mundo si no llegas a probarlo, me encanta la gisnfujs.
    Veo que sigues con tu dieta, ánimo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso helado Lolah, para chuparse los dedos, y sí, lo reafirmo, tengo que congelar todos los recipientes incluso el funderelele para fotografíar el helado es increíble.

    Pero es lo que hay :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Un helado riquísimo, me encantará hacerlo en casa, seguro que triunfa!

    ResponderEliminar
  6. la verdad es q no habia oido de este helado en la vida y me has dejado gratamente sorprendido. tiene una pinta estupenda.
    saludos

    ResponderEliminar
  7. si es que ya sabía yo que alguno más tenía que caer.. y vaya el que ha caído!!!
    me encantan los helados con bses de frutos de secos, aquí hacen uno muy bueno, llamado carapino, que tiene caramelo y piñones, como era de suponer, ajajaj, y me encanta también.. así que a ver si meto la heladera en el congelador y la ponemos a trabajar, me ha encantado!!!

    un besote wapísima!!

    ResponderEliminar
  8. A mi no me importaría para nada comermelo tal cual esta en las fotos, se ve de vicio Lola!!

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  9. Ay Lola, qué razón tienes en eso de la dificultad de fotografiar helados en verano. Es tarea de locos, me atrevería a decir que imposible.

    No obstante, y a pesar de las dificultades, has conseguido ponerme los dientes largos. Me hago a la idea perfectamente de lo bueno que debe de estar este helado.

    Yo también conozco Turín y la costumbre de dejar bombones en la cama cada noche en el hotel en que me alojé. Preciosa ciudad ¿verdad?

    Bss

    ResponderEliminar
  10. Ay me cachis! qué calores que tenéis! este helado es de lo míos, así te lo digo. Y yo, aunque no tengo los calores tan bestiales que tenéis vosotros, el helado no he conseguido hacerle foto. Me despespero así te lo digo y termino mandando la cámara a hacer gárgaras:-P
    Tus fotos texturizadas están pa'comerselas de bonitas
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues a mi, ver que se está derritiendo me da más ganas de probarlo, fantástico helado. Besos

    ResponderEliminar
  12. Que rico helado, tiene que tener un sabor estupendo, en casa del helado de chocoalte no pasan. Bs.

    ResponderEliminar
  13. Se ve delicioso Lola aunque esté derretido no me resistiría yo...Ya me las compondría para tomármelo todo!!!

    ResponderEliminar
  14. No conocia este nombre para la combinación de chocolate y avellanas, tampoco su procedencia de Turín cada dia aprendemos algo además de esta deliciosa receta..las fotos muy chulis con ese tratamiento parecen un cuandro.. besitos

    ResponderEliminar
  15. Yo ayer estuve haciendo helado de dulce de leche...impresionante!! jeje...desde que me he comprado la heladera no paro!!
    Este tiene una pinta deliciosa...y yo que no soy loca del helado de chocolate agradeceré este sabor más suave. Me lo apunto.
    Besitos! Flor

    ResponderEliminar
  16. Me parece súper buena idea lo de ponernos a hacer helado en enero, será mucho más fácil hacer las fotos sin lugar a duda! Me chifla la gianduja, tiene un sabor maravilloso. Se ve cremosito además eh!? Un besote

    ResponderEliminar
  17. A mi me gusta el helado durante todo el año y no solo en verano (en verano como poco) pero no se me ocurre hacerlo en invierno y no sé porqué podría disfrutarlo mucho, yo a este de gianduja lo disfrutaría encantada cualquier momento del año.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  18. Hola
    Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy guapos e interesantes, te felicito!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
    Carla.

    ResponderEliminar
  19. Espectacular Lolah, y qué fotos con esa textura tan de lienzo. Una delicia. Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Madre mia Lola que combinacion mas perfecta el chocolate y la avellana, tiene que ser un bocado fino de verdad y rico, las fotos estan preciosas, aunque se que cuesta mucho hacer fotos a los helados con estas calores. Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  21. Aunque tengo el congelador lleno de halados caseros, tengo que hacer hueco para este, madre mia que cosa más buena, y la foto del helado chorreando para mi perfecta, ganas me dan de lamer la pantalla.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  22. de Gianduja??? quien se resisteeee? Me apunto la receta, que tiene que estar de escándalo!!!!! Un besito.

    ResponderEliminar
  23. Lolah espectacular¡
    Pues mira que a mi los helados para disfrutarlos me gustan con ese punto derretido así que las fotos son perfectas y lo hacen todavía más atractivo.
    Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  24. Estupenda receta que me apunto, a mi me apetece el helado en verano y en invierno. bss Acaramelada

    ResponderEliminar
  25. Que manitas tienes Lola. Ese eladito se sale del mundo.

    Saludetes

    ResponderEliminar
  26. Cuando vivía en Italia y trabajaba en un hotel, las camareras también ponían giandujotti en la almohada de los clientes todas las noches... Y encima de mi mesa también porque sabían mi debilidad! Mira que comí toneladas de giandujotti en esa época y no me canso de ellos. Delicioso helado, me tomo nota, gracias por compartirlo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  27. Pues sí, Lola, fotografiar un helado es montar una batalla campal que puede llegar a ser frustrante, sobre todo si te decides a hacerlo en días de altísimas temperaturas. Ahora te digo, que esa primera fotografía con los churretones del helado cayéndose tiene su cosa, eh, e incita a comerlo por lo que está sufriendo el pobre a causa del calor, je je je.

    Un rico sabor el de la gianduja. En los bombones me encanta, así que ... ¿por qué no en un helado? Seguro que repetiría como si fuera un bombón.

    Un beso! ¡Feliz día!

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.