Zarangollo…y Xibeca

IMG_9371

El zarangollo es uno de los platos más característicos de la región de Murcia, este es el motivo por el que,  a pesar de su extrema sencillez, me he decidido a ponerlo en el blog.
Para mi es algo tan común como que hasta hace relativamente poco tiempo era la única manera en que concebía comer el calabacín, por ese motivo me parece que es algo que todo el mundo conoce y come habitualmente, aunque simplemente se le llame revuelto de calabacín…espero que me contéis si tenéis costumbre de comerlo así, o si realmente es una preparación propiamente murciana.
En mi subconsciente es como un símbolo del verano y me devuelve siempre a aquellas tardes de calor en que mi madre lo dejaba preparado antes de coger la lancha que nos llevaba a pasar la tarde a “La Cortina”, donde disfrutábamos del mar como si no existiera un mañana. A la vuelta, muchas noches nos esperaba el zarangollo, ya frío, que me sabía a gloria. Creo que no hay lujo en el mundo que pueda proporcionar tanta felicidad como la de aquellas tardes prodigiosas…

IMG_9345

El zarangollo se puede hacer con o sin patatas, yo lo he comido siempre sin ellas, así queda más ligero, aunque seguro que con unas pataticas queda buenísimo también.
Esta vez lo hemos acompañado de la deliciosa cerveza Xibeca que los amigos de Damm me hicieron llegar para celebrar los 80 años de su cerveza suave (Pilsen) envasada en botellas de litro, con este motivo han recuperado el grafismo original y la imagen de la lechuza (xibeca en catalán), que da nombre a la botella…ha sido un placer recibir una botella con tanta historia detrás y disfrutar de su riquísimo contenido.
Ahora volvamos al zarangollo…

IMG_9269

IMG_9280


Así se hace:
Cortar la cebolla en tiras, ponerla a freir a fuego medio en una sartén bastante honda con un par de dedos de aceite.
Mientras, pelar los calabacines y cortarlos en rodajas como las patatas para una tortilla, añadilos a la sartén con la cebolla y freír durante unos 20 minutos, removiendo frecuentemente hasta que hayan perdido la mayor parte del líquido y estén bien hechos.
Cuando el calabacín esté frito, escurrirlo sobre un colador para que pierda el resto del agua y la mayor parte del aceite, devolverlo a la sartén, sazonar y espolvorear con un poco de orégano, añadir los huevos ligeramente batidos y remover con una cuchara de madera hasta que los huevos estén casi cuajados, apagar el fuego y dejar que se acaben de cuajar sin que queden secos.
Pasarlo a una fuente y comer tibio o frío, a mi me gusta acompañarlo de roscas, colines, picos…como prefiráis llamarlos.

IMG_9359

33 comentarios:

  1. Yo la verdad es que por ese nombre sólo lo he visto en libros de cocina tradicional española, he preparado algo similar alguna vez pero sin conciencia de que estaba preparando zarangollo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy mi Cartagena de mis amores, como la echo de menos y como ansío volver cada año por vacaciones. A mi también me encanta este plato, me recuerda a mi abuela, que al igual que tu madre, nos lo hacía en las noches de verano al volver de la playa. Me quedo con la receta. Besicos

    ResponderEliminar
  3. Me parece genial incluirlo en tu recetario, yo, conocia el nombre pero no los ingredientes que llevaba, asi que con el excedente que tengo de calabacines pienso hacerlo esta misma semana. Un besote.

    Ah! me ha encantado todo tu viaje, precioso Lola.

    ResponderEliminar
  4. Lola ,me has recordado que hace tiempo que no lo hago,hoy ya tengo la cena pero para mañana seguro que cae.Un beso

    ResponderEliminar
  5. tiene que estar estupendo , todos los ingredientes me gustan. Bss.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el zarangollo, y yo tengo una versión de tú tierra pero distinta, que ricura este que has probado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Desconocida totalmente para mi. Sencilla pero muy apetecible. Sana. ¿Qué más se puede pedir? Gracias. Un besote de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  8. Lola!!! yo también lo hago mas o menos así, pero no lo llamamos zarangollo, en cada tierra le ponen su nombre
    se ve estupendo y tengo unos cuantos calabacines en el frigo
    Así que comeremos zarangollo
    besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué rico, Lola! No sé cómo lo haces, pero hasta una foto de pieles de calabacín, cebolla y cáscaras de huevo... ¡te queda preciosa!

    ResponderEliminar
  10. Es curioso Lola, nosotros lo llamamos también frangollo, que seguramente estará derivado de zarangollo, ya sabes lo aficionados que somos los de Almería a decir los nombres tal como los oímos....jejej, me estoy acordando de las clases de Inglés de mi juventud....madre mía pero qué brutotes somos para hablar...

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  11. Pues no lo conocía, y tengo todos los ingredientes en casa. Lo voy a preparar a ver que tal me sale. Seguro que nos gusta. Gracias, un besín, me quedo.

    ResponderEliminar
  12. que rico tiene que estar, lo tengo que probar, besos

    ResponderEliminar
  13. Nunca escuche hablar de este plato! Me encanta, es muy ligero, yo también lo haría sin patata, más ligero así. Lo probaré =)

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  14. Nunca había oído hablar de este plato, pero me va a gustar, seguro. Me encantan los calabacines, pero así nunca los he comido, así que ya tengo otra excusa para comerlos pronto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Qué rico el zarangollo y qué maravillosos esos recuerdos ¿verdad?, son el motor de nuestra pasión por la cocina y están sellados en nuestra mente para siempre.

    Esa cervecilla tiene que estar buenísima.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. `Pues ya tengo una receta de zanrangollo que pondré en práctica bien pronto. Le tenìa ganas a este plato, asi que graciñas por la receta se ve requetebueno Lola.

    biquiños

    ResponderEliminar
  17. Mi madre lo bordaba y en casa siempre lo hemos comido sin patatas. Más ligero y jugoso también. Me encanta como te ha quedado.

    Besos,

    ResponderEliminar
  18. Yo tampoco conocía este plato, te agradezco que lo hayas publicado. En casa hacíamos algo parecido con patata, calabacin y ajo, pero no lleva huevo.
    (que bueno dejar la cena preparada, darse un buen chapuzón, y al llegar, ya está todo echo)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Lola, que rico!
    No conocía este plato, pero he probado una vez algo muy parecido, con judías y calabacín, el resto de la misma manera, es realmente algo apetitoso, pero mira, hace muchos años que no lo pruebo de nuevo y me lo has recordado, además con receta en mano, nada mejor.
    Besos y gracias!

    ResponderEliminar
  20. Sencillo será, pero debe quedar exquisito. Sin duda lo probaré estas vacaciones. Un beso grande!

    ResponderEliminar
  21. Los platos más sencillos, los humildes, los de nuestras abuelas, hechos con paciencia y cariño son los más exquisitos.
    Preciosas fotos por cierto.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Yo me alegro de que hayas publicado la receta porque para mí es un plato desconocido y ahora que tenemos calabacines en la huerta es el momento ideal para prepararlo.

    Bicos

    ResponderEliminar
  23. Buenoooo! qué historia más linda! poe cierto, con patatas juraría que los he comido en Almería... Ahora, la tarde en la Cortina como que no, me cachis! siento que me estoy perdiendo algo grande... pero, bueno, la receta si es factible: tengo calabacines en el jardín, huevos de granja que me traen los lunes y cebollas del supermercado.. mira, un poco de cada casa. Esa ramita de orégano me llega al alma... quçe sencillo y que lindo:-)
    BEsos

    ResponderEliminar
  24. Tu historia me ha encantado y me ha hecho enrojecer de vergüenza a partes iguales...y es que no conocía yo esta receta...con lo que me gusta a mi el calabacín!!! así que no dejaré de hacerla y a partir de ahora seguro que también la asocio con el verano :))
    Un besito

    ResponderEliminar
  25. Lolah, nunca des por hechas las cosas, yo no había visto en mi vida este plato y con esos ingredientes se que me va a encantar, así que me lo anoto, que todo lo que hago salido de tu cocina, sale perfecto ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  26. Hola Lola, leo tu blog cuando tengo tiempo y la verdad es que es un placer, esta receta es bien sencilla, pero de estas que te resuelven una cena en un pis-pas que son las que a mi me gustan, hace unas semanas leí una receta en un blog de cocina pero no recuerdo cual era y ahora no la encuentro, creo que enlacé al blog desde tu página y tenía ganas de hacerla pero por más que busco no doy con ella, no sé si tú me podrás ayudar, los ingredientes recuerdo que llevaba berenjenas y tomates a rodajas, mozzarella, albahaca y no sé que más, iba en una fuente redonda de cerámica blanca -como las de IKEA- y luego al horno, no sé si tú la habrás visto, es que compré mozzarella y me va a caducar y esa receta tenía una pintaza de escándalo. Un besito.

    ResponderEliminar
  27. Me encantan todos los ingredientes así que el zarangollo me tiene que requeteencantar.

    ResponderEliminar
  28. ¡Me gusta mucho la calidez de tus fotos!

    ResponderEliminar
  29. Que rico Lolah ... en mi tierra o al menos en mi casa se llama calabacilla a esta preparación y es como dices el verano en un plato. Me apunto el toque de orégano y así con él sera zarangollo.
    Besicos sorianos

    ResponderEliminar
  30. Que rico el zarangollo!! Y tan fácil de hacer, aunque para mi el mejor de los mejores, el de mi abuela.

    Nómada

    ResponderEliminar
  31. Lolah fíjate que yo soy de Cartagena y nunca he probado el zarangollo así, mi madre siempre lo ha hecho de manera distinta (supongo que tendrá que ver que es de Jaén) pero este tuyo tengo que probarlo, que no se diga vamos!! de mi tierra.. y La Cortina ainsss, qué lujo de playita pero qué chiquitina es y qué imposible se pone verdad?
    Besoss

    ResponderEliminar
  32. Me encanta el zarangollo y eso que lo he descubierto relativamente tarde.

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.