Potaje de garbanzos y espinacas con albóndigas de bacalao


Con esta receta creo que no voy a descubrir nada a nadie, pues estoy segura de que en todas las casas se hace un potaje más o menos parecido a este y sobre todo en esta época de Cuaresma y Semana Santa aparece en cantidad de blogs. A propósito de eso, es curioso que muchos hayamos perdido el sentido religioso de estas fiestas, pero tengamos tan arraigadas las tradiciones culinarias ligadas a ellas.
Este potaje y muchos otros semejantes eran propios de la época de vigilia, con o sin bacalao según las posibilidades económicas, y en teoría se supone que sería un sacrificio...Sin embargo, ahora me da la impresión de que precisamente este tipo de platos se ven casi como un lujo, no en el aspecto económico, sino porque ya mucha gente no se puede (o no quiere) permitir dedicarle más de media hora a hacer un guiso...bueno, siempre cabe la posibilidad de usar un bote de garbanzos cocidos, no es lo mismo, pero puede valer...El caso es que es un plato riquísimo y de lo más saludable, así que si hay alguien que aún no lo ha hecho, que se ponga manos a la obra...


Estos son los ingredientes: (Las cantidades son orientativas, la verdad es que en estos guisos lo pongo todo a ojo)
Para el potaje:
-250 gr. de garbanzos que tendremos en remojo desde la noche anterior
-dos patatas medianas (opcional)
-unos 250 gr. de espinacas
-una cebolla rallada
-un tomate rallado
-una cucharadita de pimentón
-una rebanada gruesa de pan
-2 dientes de ajo
-1 cucharada de piñones
-un chorrito de vinagre
-1 cucharadita de cominos


Para las albóndigas de bacalao:
-250 gr. de migas de bacalao desaladas
- la miga de unas dos rebanadas gruesas de pan del día anterior remojadas en leche
-un huevo
-un diente de ajo
-perejil
-una cucharada de piñones
-un par de cucharadas de pan rallado
-el zumo de medio limón
-un poco de harina para rebozar




Así se hace:
Poner agua con un poco de sal a hervir en una cacerola en cantidad suficiente par cubrir los garbanzos y tres o cuatro dedos más. Cuando rompa el hervor, echar los garbanzos y dejarlos cocer a fuego lento durante una hora más o menos, si vemos que se consume el agua, añadirle siempre agua caliente.
Pasado este tiempo, cuando los garbanzos estén casi hechos, añadir las patatas cortadas en trozos y las espinacas troceadas.
Poner un poco de aceite en una sartén y sofreír la cebolla rallada, cuando esté transparente añadir la cucharadita de pimentón , remover y añadir el tomate rallado, sofreír durante unos 10-15 minutos y añadir este sofrito a la cazuela.
Freír los ajos y los piñones, reservarlos, en el mismo aceite freír la rebanada de pan, cuando esté bien frita, sacarla a un plato y mojarla con un chorro de vinagre. Poner en el mortero los cominos, los ajos, piñones y el pan, picarlo bien hasta obtener una pasta y echarla al guiso.
Por último, añadir las albóndigas que ya tendremos preparadas, dejar cocer unos 15-20 minutos, rectificar de sal.
Estará mejor si lo dejamos reposar un buen ratico.

Para hacer las albóndigas, poner el un bol el bacalao bien escurrido y desmigado, añadir el pan escurriéndole un poco la leche, el huevo batido, el ajo y el perejil picados, los piñones, el zumo de limón y el pan rallado necesario para que quede una pasta manejable pero que no quede seca, si queda demasiado seca añadir un poco más de la leche de remojar el pan. Formar las albóndigas, pasarlas por harina y freírlas en aceite bien caliente hasta que estén doraditas. Reservarlas.

38 comentarios:

  1. Muy propio para estas fechas y muy rico. Se ve estupendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Cada año el suegro mi hermana lo cocina, y nos da unas buenas raciones y está buenísimo!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues para mí es todo un descubrimiento, en mi casa no hemos sido nunca muy de recetas de "temporada" y menos si están ligadas a algo religioso... Gracias por descubrírmela!

    ResponderEliminar
  4. Temgo preparado para mañana potaje,lo hago como tu pero sin albóndigas. Las albóndigas le daran un toque especial,me gusta, Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Nunca había visto esto de albondigas de bacalao en un potaje, pero me parece muy original y de textura debe estar genial!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este potaje, está buenísimo, tengo muchas ganas de hacerlo, pero la experta es mi madre, que lo borda. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Que buen potaje nena. Se ve delicioso.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Que razón tienes, a misa no vamos pero al puchero nos arrimamos que da gusto, si es que nos gusta comer y somos muy de celebrarlo todo comiendo, y claro eso se queda. Este potaje en mi casa no falta ningún Viernes Snato, también le ponemos panecillos y el bacalao en tajadas, ahora que la idea de las albóndigas de bacalao me ha encantado, este año me como tu potaje puedes estar segura.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno este potaje. Hace unos dias publiqué también un potaje con albondigas de bacalao.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Menudo plato Lola, yo te aseguro que no dejaba ni rastro, es que se ve delicioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Qué pintaza!!! Me encanta el potaje de garbanzos. Mi madre siempre lo preparaba en Semana Santa y le salia buenísimo. El tuyo tiene una pinta estupenda!! Qué recuerdos.....Un besito:)

    ResponderEliminar
  12. que bueno te ha quedado, me encanta el bacalao, besos

    ResponderEliminar
  13. Me encantan estos potajes y con esas albondigas de bacalao tiene que estar de muete lenta.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  14. Esto es un gran plato, me encanta todo este tipo de guisos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Aunque es un plato tipico para estas fechas te diré que en galicia estamos a más de 30º, y para nosotros esto es una pasada!!! Asi que estamos con el abanico y bebiendo mucho para no morirnos de calor!!! jajajaja Un besote guapa, me ha encantado. (Marta)

    ResponderEliminar
  16. Lolah a mi los potajes y con garbanzos me vuelven loquita, me fascinan!!

    Y con bacalao en albóndigas ya ni te digo, en casa se cocina mucho en cuaresma con cosas típicas, y también mi Madre y Abuelo conservan sus costumbres...sobre todo los miércoles y viernes.

    Un besiño :)

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso, nosotros lo hacemos como tú echándole además un puñado de alubias.. y es que nos encanta. Nosotros ya lo hemos comido en casa, hace dos semanas.

    No podíamos esperar. Uno de los grandes de nuestra gastronomía.

    Un saludo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Noooo Lola, es que con estos guisos a mi me matas, de esos que tienen juguito y puedes mojar el pan...
    Me parecen TAN caseros y pff tan deliciosos. Mira que son apenas las ocho y media de la mañana y heme aqui con un antojo :(

    ResponderEliminar
  19. olé ahí pedazo de plato de cuaresma!!!

    ResponderEliminar
  20. Estos platos de cuchara me encantan...me gusta mucho tu receta.
    besos

    ResponderEliminar
  21. Riquísimo!! mi suegra también lo prepara con las albóndigas y es una delicia de guiso!! me lo apunto porque con las albóndigas no lo he hecho nunca y a mi marido y a mí nos encanta!

    ResponderEliminar
  22. Si señora!! En mi casa lo vamos a comer este finde!!! A mi me encanta! El potaje lo hacemos mas o menos igual pero las albondigas no las hacemos!!! Se lo comentaré a mi madre! Besitos

    ResponderEliminar
  23. Un plato de cuaresma total!!!!!!!!!!!
    No lo como desde que me emancipé, para mi sola no lo hago. Me encantaba ummmmm
    Besitos y feliz finde

    ResponderEliminar
  24. Mi madre en cuaresma hace el potaje de garbanzos con trozos de bacalao y después, de segundo bacalao frito o tortillitas de bacalao. Tu versión con albóndigas en el potaje debe estar igual de buena. Me encantan las recetas tradicionales de semana santa. Vamos que me comería un buen plato de tu potaje con unas ganas!

    Un beso Lolah

    ResponderEliminar
  25. Que potaje tan fabuloso, en mi casa nunca se ha preparado, lo típico de mi madre es el guiso de bacalao con coliflor en cuaresma, yo este potaje solo lo he preparado una vez pero muy sencillo, tu versión me ha encantado.

    Bicos

    ResponderEliminar
  26. Tienes razón, es curioso, como la vigilia va perdiendo su sentido, y sin embargo mantenemos las tradiciones culinarias...

    Delicioso potaje, como bien dices, ahora es un lujo.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. !Ave María Purísima!!! qué potaje más rico, me voy a tener que ir pa Murcia ya mismo...yo quiero un plato cómo el de la foto!!! jejejej

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  28. Me encanta el potaje de vigilia, y la originalidad de las albóndigas de bacalao me ha encantado.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Pues sí, platos de garbanzos puede haber muchos pero como este que nos presentas, no lo creo. Qué platazo!

    ResponderEliminar
  30. Lolah, tenía pendiente un potaje de vigilia y por otro lado unas albóndigas de bacalao y me los has reunido en una misma receta.
    Genial, ya me la he guardado.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  31. Garbanzos con espinacas he comido muchas veces pero nunca con albondigas de bacalao. Me encantan estos platos de cuchara y el bacalao es mi pez. Tiene que estar rico este plato...

    ResponderEliminar
  32. Mi abuela materna, que en paz descanse, hacía este potaje y lo bordaba. Lo único con lo que yo no podía era con las espinacas, así que ahí me ves a mí retirando las espinacas en plan niña. Tú le has añadido un poco más de laboriosidad, hacer albóndigas con el bacalao, y seguro que tiene otro toque. ¡Cómo le damos al coco! je je

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  33. Di que si, nada como un plato bien elaborado, que hay que dedicarle un poco más de tiempo a cocinar que va en nuestra salud y eso es lo importante.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  34. Ólé y olé Lola, esto es un buen potaje, muy parecido lo hago yo, pero sin albóndigas y me parecen de lo más apetecible y de lo más acertado. Vamos, que este me lo copio, me ha gustado mucho.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  35. Es cierto que en cada casa este potaje se hace de una manera distinta siendo todas las variaciones muy parecidas.
    Recuerdo que de pequeña no me gustaba nada de nada y hoy en día, como tú dices, es un lujazo sentarse a la mesa y tomar uno de estos potajes.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  36. Tiene una pinta que dan ganas de meter la cuchara..
    Besos

    ResponderEliminar
  37. Esta riquísimo este potaje, me ha quedado que no me lo esperaba, solo he tenido un poco de lio al ligar las albóndigas, he tenido que poner bastante pan rallado, un saludo

    ResponderEliminar
  38. Esta riquísimo este potaje, me ha quedado que no me lo esperaba, solo he tenido un poco de lio al ligar las albóndigas, he tenido que poner bastante pan rallado, un saludo

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.