Cordero estofado con tomates cereza


El cordero es una de las carnes que menos comemos en casa, seguramente porque es la de sabor más fuerte (a veces demasiado) y de la que suelo variar menos su preparación, aparte de los asados y la riquísima menestra con cordero, ambas preparaciones deliciosas, pero que no me apetece hacer muy a menudo.
Esta vez he hecho una receta que encontré en la revista Sale & Pepe y que enseguida atrajo mi atención, quizás porque estoy pasando por una fase de obsesión por los tomates cereza...últimamente no puedo pasar sin ellos!
La receta no me ha desilusionado, sino todo lo contrario, es sencillísima, pero deliciosa, sobre todo la salsita densa y sabrosa es fantástica para rebañar bien el plato con un buen trozo de pan, y el toque de gracia es un poco de pesto sobre la carne...riquísimo!

Estos son los ingredientes:
-1 kg. de carne de cordero, entre costillas y pierna troceada.
-un ramito de romero, laurel y salvia
-4 dientes de ajo
-medio vaso de vino blanco
-400 gr. de tomates cereza
-una cucharadita de azúcar
-aceite de oliva
-sal y pimienta
Para el pesto:
-un ramito de albahaca (15-20 hojas)
-medio diente de ajo
-una cucharada de piñones
-aceite de oliva virgen extra
-sal y pimienta

Así se hace:
Salpimentar los trozos de carne. Calentar 2 ó 3 cucharadas de aceite en una cazuela baja de fondo grueso, dorar la carne a fuego vivo por todos lados, añadir el ajo cortado en láminas, las hierbas, el azúcar y dejarlo freír unos minutos más. Verter el vino, añadir los tomatitos enteros, tapar y dejar cocer durante unos 45 minutos a fuego lento moviendo la cazuela de vez en cuando para que los sabores se mezclen bien.
Pasado este tiempo, sacar las costillas y reservarlas tapadas, mientras seguir cociendo el resto de la carne unos 25 minutos más, añadir de nuevo las costillas y cocer otrros 5 minutos.
Para preparar el pesto, triturar la albahaca con los piñones, el medio diente de ajo, sal, pimienta y 5 cucharadas de aceite, si queda muy espeso se puede aligerar con un poco de agua hirviendo para que quede fluido.
Servir el pesto en una salsera aparte para que cada uno se sirva a gusto sobre la carne.

30 comentarios:

  1. Coincido contigo en comer poco cordero pero así entran muchas ganas, tiene una pinta deliciosa.
    Me guardo la receta porque me ha convencido.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Tiene un aspecto estupendo, yo tampoco como mucho cordero, pero este lo probaré...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta el guiso ,pero el cordero solo lo comemos a la barbacoa o ala plancha ,no descarto hacerlo para ver que tal queda cocinado ,un beso

    ResponderEliminar
  4. Debía estar buenísimo. El cordero sólo lo pongo asado o a las brasas porque a mi marido no le gusta de otra manera pero este estofadito se ve buenísimo.

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta tiene el cordero!! Nunca lo he preparado asi pero seguro que está buenísimo.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  6. EStoy contigo, poca carne y mucho tomatito!! Yo ultimamente estoy igual, me los como tipo caramelo... crearan adicción??
    Un besito guapa y menuda salsa!!

    ResponderEliminar
  7. Cuánto tiempo hace que no hago un guiso de cordero!!! Este huele hasta aquí uhmmmmm
    Abrazos.
    Ana

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que a todos nos pasa lo mismo, es una carne muy de carácter y no siempre gusta. Tus fotos estan sensacionales y el plato sin dudas que tambien.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. Sobre el regusto del cordero todos opinamos igual, bueno, opinamos igual hasta nos plantan en una BBQ con chuletitas de la edad que tu quieras, pascual, recental, lechal... nadie decimos ni pío ¿verdad? jejejeje es que vuelan...

    No, ya en serio, en guisos con salsas o caldos se nota, y para el que no lo sepa, siempre hay que comprar lechal. Aún así, sigue sabiendo a cordero, pero menos, la verdad sea dicha. Eso que de de la mar el mero y de la tierra el cordero, depende.

    Si vieras las calderetas que he comido por Extremadura (mi Lola no puede ni verlas) recental del madurito... Caray ¡alucinabas!, sabor a sebo del weno. Pero bueno, en el campo, imagínate, entra cualquier cosa aunque vez que la gente por allí está acostumbrada. Poco a poco van cambiando al lechal.

    Pues me dejo de rollos, tu guisote me ha encantado (y las fotos), pero no ya por sus ingredientes, si no por ese mágico toque de pesto. Quiero probarlo, creo que es un acierto absoluto en un plato como éste. Enhorabuena de nuevo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. En mi casa hay de los dos bandos, los de "sí al cordero" y los de " ni soñarlo". Yo me encuentro un poco en medio porque es cierto que si su sabor es fuerte tampoco me gusta.
    Desde luego tu plato tiene un aspecto maravilloso y la idea de los tomates me gusta.Seguro que al final en casa todos nos rendiríamos a los pies de esta maravilla.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  12. Exquisito el cordero!!con esa pinta que tiene en las fotos..parece que lo huelo y todo!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  13. Lola el estofado me encanta...pero puede ser con otra carne??? es que con el cordero me cuesta mucho...las fotos cada día me gustan mas....y que cubiertos mas chulos niña!!!!
    muchos besos

    ResponderEliminar
  14. A mi la carne de cordero no me va mucho, en una barbacoa unas buenas chuletas si. Pero también es verdad que esta receta me atrae por que es diferente. Se ve muy rica..

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Aqui encuentro mas bien la abuela del corderito, imaginate el sabor, asi que esta borrado de mi carta, pero con un corderito lechal de esos que se encuentran en España debe estar buenisimo Lolah, y comprendo tu obsesion por los tomatitos, es que estan tan buenos que apetecen a todas horas verdad?
    Muy rico tu guiso de corderito!!!

    ResponderEliminar
  16. En casa nos encanta el cordero (siempre compro lechal) y aunque tiene cierto regustillo, se puede soportar. Esta receta tan estupenda me la guardo, porque con esa pinta no lo puedo evitar, he de probarla. Gracias.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Qué rico Lola,
    yo tampoco pongo muy a menudo cordero, si te digo que no más de dos veces al año me crees? Me encanta pero me resulta muy fuerte, no puedo abusar por cuestiones médicas.
    Yo también estoy enamorada de los tomates cereza, dan mucho juego como en esta receta maravillosa. Un besote.

    ResponderEliminar
  18. J'avoue que ton ragoût me donne très faim.
    A bientôt.

    ResponderEliminar
  19. Qué rico! No suelo hacerlo guisado pero es cierto que es una forma muy buena para no siempre ponerlo o asado o a la plancha! El toque de los tomatitos ideal ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Qué buena pinta tiene. A mi me encanta el cordero, pero no lo preparo nuca, porque no tengo seguidores...

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  21. Lola, ya has puesto el enlace de Whole Kitchen!!!!!!!!!
    Muchísimas gracias.
    Luego te llamo para hablar de este tema....largo....

    Y sobre tu receta, que quieres que te diga, que me encanta. Me gusta muchísimo el cordero, pero me pasa lo que a todo el mundo... que en mi casa no hay una opinión unánime.

    Y es verdad que no estamos acostumbrados a variar mucho las recetas de cordero y cuando lo intentamos a veces no acertamos, porque hace poco me comí una paletilla de cordero con salsa de mandarina, que bueno, se comió y ya está...

    Este guiso lo veo yo más jugoso, entre los tomates y el pesto (qué gran idea!!!). Precisamente el miercoles estuve en Eroski y compré una bandejita de carne de cordero porque me apetecía hacer algún plato marroquí, pero una de dos, ó voy a por más cordero ó el marroquí se va a quedar esperando....
    Un abrazo muy fuerte, Begoña

    ResponderEliminar
  22. Pues en casa el cordero nos encanta, eso si siempre compro del que sabe poco. Así que me llevo tu receta.

    ResponderEliminar
  23. Lola, tu blog es divinal! Esto cordero me hice agua en boca! Sabrosísimo!

    ResponderEliminar
  24. me vuelve loca todo lo que lleve albahaca y piñones!!!

    ResponderEliminar
  25. Ummm el toque de pesto ha de estar riquísimo con el cordero muy buena la receta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. No quiero hacerle un desprecio al cordero pero adivina a por qué receta he venido...¡la del bonet! Mañana lo hago.
    Muchos muchos besos

    ResponderEliminar
  27. son las 8 y media de la mañana y ya consigues hacerme la boca agua... madre mía!! qué fotos tan espextaculares.. voy a buscar el pan para el desayuno y guardo una barrita para la comida... que hay que mojar seguro esa salsita..
    mil besos wapa

    ResponderEliminar
  28. Tampoco en casa somos de cordero, pero así estofadito tiene un aspecto tentador.
    Un besote

    ResponderEliminar
  29. Qué recetón, como me ha gustado. Se me había perdido entre los financiers y los cupcakes de princesas, y no estoy muy para dulces, que me pilla el verano.

    Y todos sabemos que el moje de ese cordero, no engorda, por mucho que se moje pan y pan en esa estupenda salsa.

    (Por cierto qué fotos, y qué reflejos verdes en los cuchillos y objetos brillantes me encantan Lola)

    Un gusto de receta, que apunto en mis caseras, dentro de pendientes, son las típicas recetas que me gustan.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  30. El cordero es mi carne favorita, y esta forma de preparación es sencilla, y seguro que el resultado es muy sabroso.

    Besos desde A Coruña.

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.