Merengues con agua de rosas y pistachos


Me encanta el merengue, de hecho, creo que es una de las cosas que más me gustan de la pastelería...¡aquellos merengues de fresa de mi infancia, las "tortadas" de bizcocho relleno de cabello de ángel y adornadas con unas prodigiosas y enormes flores de merengue coloreado, los milhojas con una pequeña capa de crema y una enooorme de merengue! Donde esté cualquiera de esas cosas que se quite el chocolate, la nata, las mousses, las cremas...
Sin embargo, para mi frustración, nunca he sido capaz de hacer un merengue aceptable. Desde la noche de los tiempos en que ¡ilusa de mi! intentaba hacerlo a mano, hasta hace unos meses he probado con toda clase de batidoras y toda clases de métodos...pero todo eso cambió cuando llegó a mi casa mi querida, preciosa y maravillosa Kitchenaid, es una verdadera maravilla ver como en un par de minutos transforma unas pocas claras amarillentas en una maravillosa nube blanca, suave pero consistente...os juro que cada vez que lo hago (el merengue) tengo que piropearla.

 Bueno, pues una vez que ya domino la técnica ( en realidad yo domino a la máquina y ella domina la técnica), aparece en mi vida el mil veces nombrado libro de Ottolenghi con sus preciosos merengues, así que no tenía más remedio que intentarlos, y aquí está el resultado...preciosos, crujientes por fuera y suavecitos por dentro, no son todavía los merengues perfectos, han quedado un poco huecos por dentro, pero estoy deseando volver a hacerlos e ir ajustando el tiempo de horneado. Eso si, para mi gusto están mejor al cabo de algunas horas e incluso al día siguiente, guardándolos en una caja hermética.

Estos son los ingredientes:
-300 gr. de azúcar fina
-150 gr. de claras de huevo (unas 5)
-una cucharada de agua de rosas
-30 gr. de pistachos crudos picados
-unas gotas de colorante (opcional)

Así se hacen:
Precalentar el horno a 200º. Extender el azúcar sobre una placa cubierta con un papel de horno, introducirla en el horno caliente y dejarla durante unos 8 minutos, hasta que el azúcar empiece a disolverse por las orillas.
Mientras el azúcar está en el horno, poner las claras en el bol de la batidora o amasadora, provista con el accesorio batidor de varillas, cuando el azúcar está casi a punto, poner a fincionar la batidora a máxima velocidad durante un par de minutos, hasta que las claras empiecen a estar montadas, añadir poco a poco el azúcar sin dejar de batir, cuando todo el azúcar esté incorporado, echar el agua de rosas y el colorante, seguir batiendo durante unos 10 minutos, hasta que el merengue esté frío. Debe quedar una mezcla suave y brillante que mantenga la forma.
Bajar la temperatura del horno a 110º. Preparar una placa de horno con un papel. Con una cuchara ir cogiendo porciones de merengue y depositarlas sobre la placa con la ayuda de otra cuchara, espaciándolas un poco para que no se junten al hornearse, salpicarlas generosamente con los pistachos picados y presionarlos un poco para que no se caigan.
Hornear los merengues durante 1y 1/2-2 horas. Para saber si están hechos, levantar uno suavemente y ver si está seco y firme en la base. Sacarlos del horno y dejarlos enfríar.

32 comentarios:

  1. ¡Se hace la boca agua viendo esos merenguitos! ¿Estás seguras de que tienes que seguir perfeccionando? Desde aquí se ven ¡Gloria bendita!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué preciosidad!!!!!!
    A mi antes no me gustaba nada el merengue, pero con los años le he ido cogiendo el punto y ahora me encanta.
    Estos que has preparada, tienen tan buena pinta, que no me voy a poder resistir....el color justo, el agua de rosas, los pistachos...
    Una maravilla.
    un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  3. madre mia Lolah, que receta tan fina, tan delicada...me encanta. Además deben estar buenísimos. Besitos

    ResponderEliminar
  4. wow, que merengues mas elegantes y auténticos. Copio, copio la receta ahora mismo. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  5. Ayyyy me encantan los merenguitos.........nunca los he hecho....(porque como siempre me los tendría que comer yo sola......)....te quedaron geniales y el puntito crujiente del pistacho ...fantástico!!

    Y que me dices de la KA......yo hay veces que cuando digo..."me ha cambiado la vida" pienso que exagero... pero no... es cierto...hay un antes y un después ¿es o no es?

    Besos

    B

    ResponderEliminar
  6. Lola,
    Esto es demasiado para mi. Como están tan preciosos esos merengues, además con el mantelito a juego...
    Ese libro de Ottolengui es el número 1 de mi lista de reyes.
    ¡Besetes!

    ResponderEliminar
  7. No me gustan nada los merengues, pero cuando veo algo tan bonito como los tuyos, no puedo más que decir, que menuda delicia me estoy perdiendo,jaja, yo no tengo la KA, tengo una Kenwood y te digo que es una maravilla, como monta las claras, la nata, las masas de pan... que gozada, son las típicas cosas caras, pero que les sacas un gran provecho. Un beso artista de los merengues y toque de pistacho

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Qué merengues Lolah!!, ¡¡qué merengues te salen!!!. Maravillosos, que rosaditos....

    El merengue no me chifla pero reconozco que me encantaría probar los que haces con esa kitchenaid maravillosa. Como me encantan los shuffles esos de yema tostada con merengue fresco dentro, estoy a las puertas de encantarme.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Me chiflan!! y te han quedado impresionantes....felicidades Lolah!
    besicos

    ResponderEliminar
  10. :( asi es como estoy!!
    Lolahhh, vente para mi casa y enseñame a hacer merengue!!!!!

    Que bonitos, que color, y todo a juego, si es que eres una artista!
    Besicos!

    ResponderEliminar
  11. Lolah, qué hago mal??? me quedan preciosos en la bandeja, los tengo horneando el tiempo y temperatura que indican, pero cuando los saco, se quedan pegados al papel de hornear y se me rompen por la mitad, buahhh.
    Buenos están porque aunque sea a cachitos luego nos los comemos, pero yo quiero que me queden enteros como a ti!!!

    Salu2. Paula

    ResponderEliminar
  12. oooooh! qué bonitos!
    nunca podré agradecerte lo suficiente haber recomendado el libro de ottolenghi, ¡es una joya!
    A los merengues les tengo echado el ojo, pero no tengo máquina y a mano me parece que imposible, así que tendrá que esperar....

    ResponderEliminar
  13. El merengue sólo lo he intentado dos veces y que quieres que te diga ni fu ni fa...
    Los tuyos están muy chulos.Nunca los he visto con los pistachos pero me gusta la idea.
    Un besuco,
    María José

    ResponderEliminar
  14. Ay, qué envidia me dais los que disfrutáis de una Kitchenaid!

    Yo de pequeña pensaba que no me gustaba el merengue. Y es porque el que probé era uno bastante malo de no sé qué dulce de no se dónde, y me dejó muy mal recuerdo. Hasya que aprendí que hay muchos tipos distintos de merengue, y con un montón de posibilidades en la cocina.
    A mis padres les encantan, y ahora a mi también :D

    Tu receta me recuerda a la pastelería árabe, con el toque de la rosa y los pistachos (aunque ellos usan más el azahar).

    En Alemania hay unos dulces típicos de navidad que se hacen con merengue y almendras picadas, muy ricos ^^

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Desde luego tienen una pinta irresistible!! a mi también me encantan los merengues pero nunca me he atrevido. Te enlazo en mi blog, yo soy nueva en esto de los blogs culinarios pero te invito a que le eches un vistazo al mío.
    http://paladaresescondidos.blogspot.com
    Bicos
    Fátima

    ResponderEliminar
  16. Qué exquisitez¡¡¡. Con tu permiso voy a intentar hacerlos.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. ainss qué deliciosos.. y ahora te cuento que poco antes de mudarnos se me rompió la batidora..y yo ya le tenía echado el ojo a la kitchenaid.. aunque no tenía claro si roja o fucsia!! jajaj
    mi chico me regaló la th y en ese momento me quedé contenta, pero no es lo mismo.. necesito la kitchenaid, y ahora ya has terminado de convencerme.!!
    y también quiero ese libro..estas navidades tiene que estar al pie de mi árbol si o si..jajaj
    ¿qué más?? que yo soy chocoholic, pero esas milhojas supergigante sde merengue... ainss que no puedo...
    niña, menos mal que venir a tu blog no engorda, que sino, entre lo que ha "regalado" el sur y estos dulces no entraría por la puerta!!
    besotes wapa

    ResponderEliminar
  18. Yo pienso como tú, si hay un merengue el resto que se haga a un lado, es adorable la consistencia, con mucha nata, frutas, etc.Siempre queda fantástica. Yo no tengo KA, es mi sueño, pero momentaneamente fijate que con el batidor normal me sale fantástico.
    Con agua de rosas me parece formidable y mas los pistachos una auténtica delicia.
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  19. ¡Que envidia!!!!! de la sana ¡he! jejeje yo hace tiempo estoy luchando por hacer unn buen merengue, pero ya veo que tendre que esperar a cuando tengo lgua clase de batidora o maquinita de esas, de momento me consolare con venir a verlo a tu blog, que me gustaria que supieras que fue uno de los primeros blog de cocina que descubri, un dia buscando recetillas, y me inspire en hacer el mio , bueno despues de esta pequeña chapa, un saludo y buen fin de semana, Lola eres una genia.

    ResponderEliminar
  20. Preciosos Lolah, menudos primores que haces.
    Saludos y buen finde!

    ResponderEliminar
  21. lolah, que merengues tan ricos, te han quedado estupendos y con los pistachos ya ni te cuento como estaran.
    Ahora que paciencia esperar tanto tiempo a que terminen de hacerse, aunque como la temperatura del horno es tan baja, se van endureciendo poco a poco no?

    besotes wapa
    pamen

    ResponderEliminar
  22. Ya somos dos. A mi el merengue también mi pirra, nada más de pensarlo de dejo de salivar...jeje yo lo preparo con la thermomix y me sale perfecto.

    Un abrazo1
    Ana de: 5 sentidos en la cocina

    ResponderEliminar
  23. un erengue con aire turco, me encanta! una combinacion deliciosa, te felicito, besitos

    ResponderEliminar
  24. hola Lola! no he hecho merengues nunca pero parecen faciles de hacer, el agua de rosas ¿es facil de encontrar ? tienen que estar buenisimos porque tienen una pinta....
    besos.

    ResponderEliminar
  25. Que merengues mas vistosos y perfumados estarían deliciosos.

    ResponderEliminar
  26. No conocía este blog y me acabo de hacer seguidora... Con recetas como esta mmmmm...
    Me encanta! besos ; )

    ResponderEliminar
  27. Te ha quedado espectacular.

    A mi me gustaba muchísimo el merengue, como a ti. Pero de niña cogí un empacho de dimensiones estratosféricas (malísima, me puse) y no he podido volver a probarlo desde entonces.

    Si me pillas con unos años menos, toda la fuente me como...

    ResponderEliminar
  28. Te han quedado bin los mrengues y he visto otro post con unos macarrons que me he muertode ganas de proobar.Tienes un blog muy bonito y me recuerda a la cocina de mi madre.Será que los merengues es su postre prferido...Un beso y no dejes de cocinar y pblicar estos posttan bonitos...

    ResponderEliminar
  29. Uf Lola el merengue ha sido tambien desde siempre mi perdición...podria comer montaaaañas y montaaañas sin cansarme jajaja asi que ya puedes imaginarte mi expresion cuando he abierto tu blog...que aspecto mas delicado tienen tus merengues rosas!!! no tengo la kichen pero lo intentare...te han quedado estupendos!!! besitosssss

    ResponderEliminar
  30. No tengo la Ka, pero tengo la tmx, creo que probaré tu receta...Tiene una vista increible.
    Un besazo Lola.

    ResponderEliminar
  31. Es verdad que hacer merengue es una cosa mágica, yo también lo siento así cuando los hago, no para mi, porque no me gustan, los hago para mis padres que les chiflan, pero hacerlo también es algo mágico. Es curioso, o gusta mucho o no gusta nada, no hay término medio. El toque de pistacho me ha encantado. Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Al final me lo compraré... posiblemente en Londres cuando vaya en Enero!!

    Preciosos los merengues y a mi me chiflan!!

    besos...

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.