Un pan de molde (casi) perfecto


¿Puede un electrodoméstico cambiar tu vida?...por supuesto que si, solo hay que echar un poco la vista atrás y nos parecerá que la vida de nuestras madres o abuelas transcurrió en la Edad Media, cuando toda la ropa y la vajilla se lavaba a mano y para cocinar se necesitaba una mañana entera.
A mí, el último electrodoméstico que me ha cambiado la vida ha sido la màquina del pan (a partir de ahora Map), y extrañamente, en vez facilitarme la vida, me la ha complicado...
Antes, bastaba acercarse a la panadería o al súper y tenía todo el pan que necesitaba, ahora hay que planificar los tiempos, tener siempre harina a mano, cuidar la masa madre etc...en fin, una lata...si no fuera por la inmensa satisfacción de hacer tu propio pan, de sentir ese olorcito indescriptible, de ver cómo cada vez sale más rico, de pasar de largo por el pasillo del pan de molde.

Hoy le toca el turno a este último, en el título he puesto un (casi) por no parecer demasiado presuntuosa, pero la verdad es que no le encuentro ningún defecto, sale tierno y suave, pero se corta perfectamente en rebanadas, tiene un sabor buenísimo y se conserva en una bolsa en el frigo durante semanas.

La receta la encontré en el blog de Bea , aunque yo lo hago un poco a mi manera.

Estos son los ingredientes:
620 gr. de harina (1/5 normal y 1/5 de fuerza)
280 gr. de agua mineral o filtrada.
50 gr. de aceite de oliva.
2o gr. de miel.
10 gr. de sal.
1 huevo.
40 gr. de leche en polvo.
1 sobre de levadura instantánea de panadería.

Se ponen todos los ingredientes en la Map y se pone el programa de masa levada, cuando termine el amasado, sin dejar que la masa suba, se saca y se pone en el molde. Sale masa para hacer dos panes, así que una mitad la meto en una bolsa de plástico y la congelo, cuando la necesito solo hay que sacarla con antelación suficiente y cuando está descongelada seguir los siguientes pasos.
El resto de masa se divide en tres partes y con cada una de ellas se hace una tira con el rodillo y se enrolla, se ponen los tres rollos en el molde engrasado con un poco de aceite, se tapa y se deja que la masa doble su volumen.


Cuando la masa haya subido, se mete en el horno precalentado a 180º aproximadamente 40 minutos, lo mejor es ir mirándolo hasta que esté a nuestro gusto.
Cuando se saca del horno se desmolda lo más rápido posible, sin quemarnos, y se envuelve aún caliente en un paño de cocina y se mete en una bolsa de plástico cerrándola hermeticamente, esto hace que la corteza no se endurezca.
Una vez frío ya se puede consumir, o guardar el una bolsa de plástico en el frigo.

2 comentarios:

  1. Bueno, me he dado cuenta que haces unos panes extraordinarios Lolah. El detalle de enrollar la masa me ha gustado, y que solo sea un levado. Tomo buena nota de ello porque el resultado es espectacular. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog, no lo conocía pero me voy a quedar por aquí porque me parece estupendo! Te invito a que te pases por mi blog:
    http://cocinaconcalidad.blogspot.com

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.