Cocas de crema


Hace unos días Monica publicó en La zuccheriera unas raquetas salmantinas, un dulce típico de aquella ciudad que a ella le trae estupendos recuerdos. Desde luego, tienen una pinta fabulosa, pero yo cuando las vi empecé a pensar en otra cosa...
Cuando era niña pasaba una parte de mis veranos en Palma de Mallorca donde vivía la familia de mi padre. Mejor no hablar de lo que era esa ciudad y esa isla a finales de los años sesenta, cuando empezaba la fiebre del turismo pero había aún tantos lugares intactos, tranquilos y llenos de tradiciones. Para mi, que venía de una pequeña ciudad de provincias con lo que eso significaba en aquella época, aquella mezcla de la más rabiosa modernidad con la vida tradicional mallorquina era como asomarme a un mundo maravilloso y sorprendente.
Y como buena golosa que he sido siempre, una de esas costumbres que me encantaban era la de que mi abuela o mi tía se acercaran al "forn" para que tuviéramos para desayunar las más deliciosas ensaimadas recién hechas o unas fantásticas cocas de crema que han quedado en mi memoria como una de esas cosas maravillosas que se pierden con el paso del tiempo, pero que cuando las encuentras de nuevo tienen el poder de evocarte aquella felicidad que entonces no reconocías como tal...bueno, esto ha quedado muy proustiano, pero a ver quién no ha sentido algo así.

El caso es que cuando vi las raquetas de Monica me decidí a intentar reproducir aquellas increíbles cocas que tanto he añorado.
He hecho muy pocas modificaciones, le he puesto manteca en vez de mantequilla para acercarlas algo a las ensaimadas y en vez de dejar fermentar la masa durante toda la noche, las hice en la misma tarde...es que estaba impaciente! A unas les he puesto un poco de canela por encima y a las otras les he quemado un poco de azúcar...es que no termino de recordar como eran!
El caso es que las dos están buenísimas y que estoy disfrutándolas tanto como en aquellos días tan lejanos.
Estos son los ingredientes:
Para la masa:
-250 gr. de harina de fuerza
-algo menos de un sobre de levadura de panadería seca
-2 cucharadas de agua templada
-30 gr. de azúcar glas
-un sobre de azúcar vainillado
-2 huevos a temperatura ambiente
-/2 cucharadita de sal
-100 gr. de manteca de cerdo o 125 gr. de mantequilla salada en pomada

Para la crema:
-250 ml. de leche
-un trozo de piel de limón y un palito de canela
-2 yemas de huevo
-75 gr. de azúcar
-25 gr. de azúcar tamizada
-25 gr. de mantequilla en pomada.


Así se hacen:
Para preparar la masa, amasar todos los ingredientes a mano, con amasadora o en la panificadora hasta obtener una masa algo pegajosa. Dejarla reposar en un tupper cerrado y dejarla levar durante una hora u hora y media.
Mientras podemos ir haciendo la crema:
Poner en un cazo la leche con la cáscara de limón y el palito de canela, calentarla despacio casi hasta el punto de ebullición.
Mezclar en un cuenco las yemas con el azúcar hasta que la mezcla empiece a blanquear, añadir la harina y mezclar bien. Retirar la cáscara de limón y la canela de la leche y echarla aún caliente y poco a poco sobre la mezcla de huevo removiendo sin parar, volver a echar esta mezcla en el cazo y llevar a fuego suave sin dejar de remover hasta que la mezcla espese. Retirarla del fuego y dejarla enfríar.
Cuando la masa haya levado, volcarla sobre la superficie de trabajo enharinada, estirarla con el rodillo hasta formar un rectángulo y doblar el tercio de la izquerda sobre el centro y sobre estos el tercio de la derecha, repetir esta operación dos veces más. Dividir la masa en 8 partes iguales, darles forma de bola  e irlas aplastando con la mano hasta tener un círculo de masa bastante fino, dejando un borde algo más grueso, como una pequeñas pizzas.
Irlas colocando en una placa de horno cubierta con un papel de horno. Cubrir cada coca con una buena capa de crema dejando libre el borde.
No tienen que subir mucho, así que en este punto se puede encender el horno a 190º, cuando alcance la temperatura, meter las cocas durante unos 10-15 minutos, hasta que estén doraditas.
Al sacarlas del horno, espolvorearlas con azúcar y quemarlas con un quemador o un soplete de cocina, o simplemente con un poco de canela, de las dos maneras están increíbles.
Muchas gracias, mi niña.

40 comentarios:

  1. ¡Madre mía, esto no se hace a esta hora! Voy a cortocircuitarme, babeo puro y duro... A la hora de la merienda... ¿para cuando inventarán que se pueda probar a través del ordenador?
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que ricaas!!! Bollería de la de toda la vida y que hoy por hoy parece olvidada... gracias de verdad por refrescarnos la mente. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pero qué bonitas....

    Ahora me lo leo Lolah, pero solo al ver las fotos, me he dicho, voy a comentarselo...

    Wow....

    ResponderEliminar
  4. Madre mía menuda pintaaaa, tengo que ponerme a hacerlas ya, qué ricas se ven.

    ResponderEliminar
  5. Y encima.... (ahora que ya me lo he leído) son sencillisimas...

    Qué bueno Lolah, yo tampoco habría aguantado dejarlas un día de espera, no me extraña, que las hicieras la misma tarde...

    Un beso. Me han encantado.

    ResponderEliminar
  6. Qué ricas, qué ricas, qué ricas... se me hace la boca agua

    ResponderEliminar
  7. Qué post más bonito, se me saltan las lágrimas (ya estoy al final del verano, al límite de todo y la verdad es que tengo la lágrima fácil, pero esto que has escrito es precioso). Dice Alberto que la variante de las "raquetas", hechas como tú las has hecho, aquí se llama "charra" (¡cómo no!) y lleva en el medio una guinda, en lugar de canela y en la masa seguramente manteca en lugar de mantequilla.
    Y también los cannelés son PERFECTOS...los comí en Burdeos en semana santa, los de la pastelería más famosa de la ciudad no me supieron a nada (los hacían con tres grados de crujiente, poco, mucho, muchísimo), por eso no me traje los moldes de cobre (18euros cada molde, sighhhh). Ahora, al ver los tuyos, puedes estar segura de que me traigo de Italia el molde de silicona y los hago sin falta.
    Un beso enorme por si no volvemos a "hablar" antes de que me vaya de vacaciones, ya te he dajado aqui el Quijote, "mi niña" ;-))).

    Monica

    ResponderEliminar
  8. No conozco estas cocas pero a la vista está que serán maravillosas. De nuevo con tu historia nos trasladas a un tiempo con el que nos haces vibrar sin que sea parte de nosotros. Te entendemos perfectamente y comprendemos que las añores porque además de estar buenísimas en aquellos años todo tenía más valor, había otros ingredientes, también menos variedad de productos y más oficio y que beneficio, y este tándem de características se nos ha quedado grabado en la retina a muchos de nosotros.

    Y madre mía, las ensaimadas ¡nos encantan!. Las compramos en un sitio en Madrid y son únicas. Y las hemos probado a hacer en casa y pachasco, en textura se parecían a los suizos, y bueno, aunque nos las comimos fueron un fracasillo.

    Queremos volver a intentarlo, y como estas cocas pasan también a nuestro cuaderno, cualquiera sabe si un día de estos estarán en nuestro blog y antes de la ensaimada, no será por falta de ganas, quizás será la falta de la técnica y arte que tienes.

    Deliciosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Que preciosidad de dulce, yo las ví tambien en la zuccheria el otro día y me las anote para hacerlas, así que las tengo tambien en pendiente.

    Te han quedado estupendas.

    Sludos

    ResponderEliminar
  10. ¡Pero que cosa más buena!
    No sabría con cual empezar primero si con la de azucar quemada que me encanta o con la de canela que ese sabor me vuelve loca.
    Creo que me comería las dos. Je jeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Te han quedado perfectas¡¡¡ Del Forn total¡¡ o Can Joan des Aigua por lo menos¡¡

    Muy buena idea sustituir la mantequilla por manteca seguro le ha dado el sabor de la ensaimada. Yo no las he hecho en casa todavía.... pero mi hermana Mónica si, y un día de estos me animo con tu receta. Me quedo con un trozo. Un fuerte abrazo desde Mallorca, Teresa

    ResponderEliminar
  12. cuando vi las de mónica también me quedé prendada.. y ahora estas tuyas....jooooooooooooooooooo que pinta por favor!!!
    anotamos la receta, que además con el calor que hace en una horita seguro que ya tengo la masa lista..jajajja
    mil besos wapa

    ResponderEliminar
  13. Te han quedado impresionantes, es que entra hambre solo de verlas, que cosa más rica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. te han quedado genial y tienen una pinta que no veas. Un saludito.

    ResponderEliminar
  15. Lola, yo no he estado nunca he Mallorca ni he probado esas cocas.... pero no me importaría nada!!! Tienen que estar tan buenas!!!
    Las fotos son espectaculares, me apetecen las dos variantes, qué vicio!!
    Estos días no me va a dar tiempo a prepararlas, pero no tardarán en caer.. ya lo verás.
    Yo recuerdo unas tortas que hacían en Harino Panadera en Bilbao... eran de buenas... me encantaría poder hacerlas. Eran parecidas a estas pero sin crema.
    Un saludo, Begoña
    PD Hablamos mañana...

    ResponderEliminar
  16. Esos recuerdos que estan ahi en algún recóndito lugar de nuestra memoria...
    Hacemos nuestra vida cada día sin pensar en mucho más que en lo que tenemos que hacer, que no se nos olvide esto o lo otro... el trabajo... la casa...la compra..la comida...los niños (los que tengan, yo no)... etc. Así pasan nuestros días, pero de repente pasas por un lugar...o hueles algo...y es como que te transportas a ti mism@ a una época en la que todo era mágico, o al menos así lo vemos desde la distancia de los años, donde todo era inocente, aquellos veranos o navidades con abuel@s, padres, hermanos, prim@s, ti@s, los padrinos, madrinas... que gracia! ahora cada vez somos menos, cada uno hace su vida, si te juntas poco mejor que mucho...en fin...
    Al menos lo hemos vivido y tenemos esos aromas que nos llevan a esa época de nuevo aunque sea por unos instantes.

    Me encanta tu receta y sea con canela, sea con azúcar me quedo con las 2!!!
    Besitosssssss

    ResponderEliminar
  17. Se ven riquísimas estas cocas con esa crema por encima, son masas muy pegajosas y difíciles de trabajar, pero luego están buenísimas.

    ResponderEliminar
  18. Qué cocas tan deliciosas Lola, qué ricas. Menudo momento proustiano con ellas!!!! Disfrútalas!

    ResponderEliminar
  19. Que bueno Lola.
    Algo similar me comí un día y la chica (era una pasteleria) me dijo que se llamaba Greixonera y era Tipica de mallorca.
    La tuya me la ha recordado.
    Buenisima!!!

    ResponderEliminar
  20. que buena pinta esas cocas, me llevo una para desayunar con tu permiso :)

    buen dia

    http://recetastrucosytips.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  21. Deliciosas Lolah!!!

    Estás hecha una auténtica maestra.

    Un besote.
    Lau.

    ResponderEliminar
  22. devono essere deliziose. adoro le paste lievitate!
    complimenti per le ricette, e le foto!

    ResponderEliminar
  23. Se ve riquísimo Lola, será como una ensaimada?, por la masa digo.
    Una coca para disfrutarla de buena gana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. ¿Qué puedo decir? Jolines, si es que son PERFECTAS... Sólo me ha faltado arrimar las napias a la pantalla para ver cómo olían..

    ¿Queda algún cachín? ;-)

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Yo es que es oir "crema" y se me abren los ojos, qué buenas tienen que estar, sobre todo esas con el azúcar quemado!!!!!
    Los sabores de la niñez siempre son únicos.
    Un besito

    ResponderEliminar
  26. Que rica esta coca con su cremita!!! :) Yo quiero una para merendar jopppp!!! No me puedes poner estas fotos y quedarme sin comerlo :(

    Anniki http://gastroadikt.blogspot.com

    ResponderEliminar
  27. Y a mi, quién me ha mandado abrir esta entrada ? llevo un rato con ganas de algo dulce y por no levantarme con el portatil (que lo tengo encima de las rodillas, aquí sigo)... ahora ya no queda remedio.
    Impresionantes estas cocas, impresionantes.
    Enhorabuena.

    Besinos

    ResponderEliminar
  28. Tengo tan asumido el comprarlas en la pastelería que ni se me ocurre hacerlas en casa y deben estar de muerte, thanks por la receta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Yo que las veo por aquí todos los días te diré que te han quedado geniales.
    Para merendar me hubieran gustado más.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  30. Pero Lola estas cocas han de ser pecado comerlas no quiero ni pensarlo que pinta mas buena.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Lolah, no descansas ni en verano...
    Yo procuro no encender el horno en estas fechas, pues seria un infierno mi cocina, aun haciendo lo mínimo me alcanza los 29º que no es poco
    estas cocas se ven divinas y no veas lo que daria yo ahora por poderme comer una
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Lolah, que pinta tienen estos panecillos, no los conocía.Los haré sin duda, me tincan mucho con azúcar quemada.
    Besos
    Tita

    ResponderEliminar
  33. Que delicia!! con solo ver dan ganas de ir corriendo a preparar esta delicia.
    Me ha encantado, Lola, gracias por la receta.
    besos
    Gaby

    ResponderEliminar
  34. Los canneles y estas cocas me han abierto el apetito. Qué cosas más ricas!!!!
    Estas quedan anotadas, en algún momento caen :)
    un besito, y feliz día,

    ResponderEliminar
  35. Te han quedado impresionante Lola!! De buena gana me comería una para desayunar porque me han entrado unas ganas de comer...

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  36. Lola que ricas se ven; me encanta la bollería casera, no tiene comparación con la que se puede comprar...mucho mas rica y sana.
    un besico

    ResponderEliminar
  37. Tu n'aurais pas un traducteur? J'aimerais pouvoir lire tes belles recettes et celle-ci en particulier :)

    ResponderEliminar
  38. Muy buenas Lolah, bueno, bueno, no se por donde empezar si por decirte que este post me encanta o por arrancarte una sonrisa diciendote...querida...(como me llama Su)tu quieres la receta de las ensaimadas y además con su paso a paso?...nena, ven a buscarla...
    Bueno Lolah, si esto lo has encontrado en la casa de Monica, eso ya es garantia de lo riquisimas que deben estar.
    Un besote muy fuerte desde la isla de tus recuerdos.

    ResponderEliminar
  39. Hola, la verdad que tienen muy buena pinta, y son practicamente iguales.

    Soy de Palma de Mallorca y aqui a eso o almenos yo y mi familia, las llamamos ensaimadas de crema, además mi tia es pastelera y las hace y enla panadería se llaman así.

    Una vez ya cocidas por encima se espolvorea con canela en polvo.

    A mí me encantan la verdad, me gustan mas así que solas pero de ambas maneras estan riquisimas.

    Si quieres pasarte por mi blo aquí te lo dejo escrito, hay algunas recetas típicas mallorquinas.

    Saludos Nesa

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.