HEMC#45 Las albóndigas de mi madre


hemc #45 - la cocina de mama
El tema del HEMC de este mes propuesto por Su de El horno de Su es "La cocina de mamá", un tema estupendo que seguro que nos traerá un montón de preparaciones sabrosas, entrañables y bien arraigadas en nuestra memoria...Al fin y al cabo, creo que la mayoría de los aficionados a la cocina tenemos siempre presente la forma de cocinar de nuestras madres o nuestras abuelas y que fué gracias a su trabajo como a muchos de nosotros se nos despertó el amor por la cocina.
Por este blog ya han aparecido algunas de las recetas que aprendí de mi madre como mi queridísimo estofado con macarrones, los estorninos con fideos, la menestra de guisantes, las berenjenas rellenas de atún y muchos otros; así que de lo que me queda por poner he escogido las albóndigas, un guiso muy tradicional en todas las casas que siempre me ha gustado y que he hecho desde que empecé a cocinar ya que es uno de esos platos que le gustan a toda la familia.
Seguro que con esta receta no descubro nada nuevo, pues supongo que en casi todas las casa se harán más o menos igual, pero ahí va la versión de mi madre...y la mía.

Estos son los ingredientes:
Para las albóndigas:
-1/2 kg. de carne picada de ternera (o mitad de ternera, mitad de cerdo)
-1 diente de ajo
-miga de pan del día anterior (como media barra)
-un vaso de leche
-dos huevos
 -un puñado de piñones
-el zumo de medio limón
-sal y pimienta
-pan rallado
-harina
Para la salsa:
-1 ó 2 dientes de ajo
-1 cebolla hermosa
-3 ó 4 zanahorias (esta vez le puse zanahorias baby)
-250-300 gr. de guisantes
-un vaso de vino blanco
-aceite de oliva
-sal y pimienta
Así se hace:
Poner a remojar la miga de pan con la leche.
Poner la carne picada en un cuenco, añadir la miga de pan remojada, el diente de ajo picado, los piñones, los huevos batidos, sal y pimienta, añadir por último el zumo de limón y pan rallado, una cucharada cada vez hasta conseguir la consistencia adecuada, ni muy floja para que no se deshagan las albóndigas, ni demasiado dura para que no queden secas. Pasarlas por harina y freírlas en una sartén  hasta que estén doraditas por todos lados. Reservarlas.
En una cacerola poner aceite a calentar y sofreír la cebolla y el ajo picados, cuando la cebolla esté bien pochada, añadir las zanahorias y los guisantes y remover con una cuchara de madera, poner las albóndigas y añadir el vaso de vino y agua suficiente para cubrir las albóndigas, salpimentar y cuando empiece a hervir bajar el fuego, cubrir y dejar cocer durante una media hora, hasta que las verduras estén tiernas.
Yo le puse también unos tomatitos cherry medio secos, pero esto ya es cosa mía...
Unas pataticas fritas son el complemento perfecto.

34 comentarios:

  1. que buenas esas albondigas,mi madre las hace parecidas,pero le echa un poco de nuez moscada.Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué buenas las recetas de nuestras madres, verdad?
    Estas albondigas tienen una pinta estupenda y es curioso, porque en mi casa siempre se han hecho de otra forma (en salsa española) pero los últimos años que cocinó mi madre, le dió por hacer una receta muy parecida a ésta de tu madre y la verdad es que yo no la he hecho nunca. Creo que le voy a sorprender.
    Has hecho una buena elección para el HEMC de este mes.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  3. Mi madre hacia algo parecido...si no igual...

    Tienen una pinta estupenda!!!

    Me llevo tu receta, q mi madre es muy mala explicando lo q pone...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. que buena pinta estas albondigas..esque las madres...ellas se lo saben todo!

    ResponderEliminar
  5. Las albóndigas nos encantan! No es algo que comía muy seguido cuando era niña, pero las hago bastante para mis hijos que les gusta mucho. Nunca las hice con esta salsa, siempre en salsa de tomate, me llevo tu versión para probar, se ven deliciosas!.
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. ¡ Cómo me gustan las albóndigas ! Es un plato tan nuestro....
    "Las de mi madre" son con otra salsa.Nunca se me hubiese ocurrido guisarlas con las verduras.Tienen un aspecto maravilloso.
    Yo pongo el pan, ¿ vale ?
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la cocina tradicional. Estas albóndigas tuyas, bueno de tu madre, me parecen un lujo asiático, un poco caldosas, un poco así como "a la jardinera", exquisitas.

    Me has puesto los dientes largos, largos.

    besitos

    ResponderEliminar
  8. Tenía una vecina que hacía las mejores del mundo, nunca he conocido nada que se le parezca. Pero creo que estas estarán bastante bien, vamos que me guardo la receta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. qué pinta tan estupenda... y con esas zanahorias baby se ve además una presentación estupenda!!!
    de tal palo...
    besotes reina

    ResponderEliminar
  10. wow, esta receta de albónigas seguro que esta de vicio (mi reino por unas albondiguillas bien cocinadas, es que me chiflan), las tuyas son bocados de lujo. Un beso grande, amiga.

    ResponderEliminar
  11. Qué fotos tan espectaculares Lolah, y que albóndigas madre mía. Riquísimas, las recetas de nuestras madres además tienen el añadido de ser nuestras, de ser parte de nuestra historia y vida, y de ser ese primer arranque del motor de todas estas inquitudes blogueras ¿a qué sí?.

    No obstante, abstrayéndonos de todo esto, la receta es para chuparse los dedos. Me quedo con el ddetalle del limón en la masa y ese aspecto caldoso alrededor.

    Un 10.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. vaya pedazos albóndigas de tu madre bufff que ricas¡

    Molbesitos

    ResponderEliminar
  13. Hace siglos que no participo en el Hemc pero me cuesta encontrar el tiempo. Me encanta la propuesta de este mes, tus albóndigas son fabulosas, acompañadas de pan y moja que te moja.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. ME GUSTO TODA LA RECETA ESTA MUY BUENA
    FELICITA A TU MADRE DILE QUE MUCHAS COPIAREMOS SU RECETA A TRAVÉS DEL MUNDO
    GRACIAS POR TU RECETA

    ResponderEliminar
  15. Se ve un plato muy de mamá, me encanta.
    Hermosas las fotos, muy logradas.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Mmmmmmmmmmmmmm. Qué ricas con tantas verduritas...

    ResponderEliminar
  17. Todo un clásico que pasa de generación en generación en las familias :) Muy buena pinta! Las de mi madre son parecidas, aunque cada una tiene su toque que las hace únicas. Siempre hace grandes cantidades para congelarlas, e ir sacando unas pocas cuando hace sopas en invierno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ese caldo me tienta,auqnue aparentemente sea un plato..¿
    normal?...que vá,cada uno tiene su toque de distición y este es un Sr plato de albondigas...me encanta ;))

    Un besico Lolah

    ResponderEliminar
  19. Qué versión tan rica con verduras! No la he probado de este modo y me gusta mucho!
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Que bien te han quedado Lola, las fotos sinceramente para comérselas.
    Me gustan así con caldito y verduritas...en casa es de los platos que gustan ni que sea con una salsita casera de tomate.
    Me apunto la receta.
    besos

    ResponderEliminar
  21. Buenísimas, claro que si. Y con pan para mojar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Siempre he dicho que como unas buenas albóndigas de mamá no hay nada en el mundo entero!!! Las de tu madre y tuyas son espectaculares, de las de quitarse el sombreo. Miles de besos

    ResponderEliminar
  23. Me encanta la propuesta del HEMC, creo que vamos a aprender muchas recetas buenas, buenas..
    Muy ricas estas albóndigas Lola.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Una propuesta estupenda Lola, me encantan las de tu madre.

    Y las fotos, cada vez me gustan más, esos guisantes y la zanahoria entre la salsita, no pueden tener mejor pinta...

    ResponderEliminar
  25. Buenas, soy de Molina, he visto tu comentario en el blog de "la flor del calabacin" ... ¿me puedes decir donde esta el super ese de San Javier donde comprar la harina Granary?
    Un saludo ... voy a naufragar en tu blog que acabo de descubrirlo.

    ResponderEliminar
  26. Hola, olaketal
    El súper inglés está justo a la salida de San Javier hacia San Pedro del Pinatar, a la derecha de la carretera junto al campo de fúbol. Se llama Iceland Overseas.
    Un besico y bienvenida a mi blog.

    ResponderEliminar
  27. Lolah, estas albóndigas me recuerdan a las de mi madre!
    Qué buena pinta....
    Me acordé mucho de ti cuando fui al Ottolenghi.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Hola Lolah,

    este mes creo que yo también me voy a animar a participar en el HEMC. Tu receta me encanta, dan ganas de meter la cuchara en la pantalla. Un beso y un abrazo grandes.

    ResponderEliminar
  29. Vaya platazo te has marcado lola!!! qué ricura! las albóndigas se ven esponjosas y me está entrando un hambre ya!!! me las apunto!! Qué delicia pasarse por aquí y ver estos platos!

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  30. Esta cocina tradicional casera me encanta. ¿Quién no añora esa comida de mama?
    Una receta de 10, Lola.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Ayyy, las comiditas de mamá. MI madre no es una gran cocinera, pero las albóndigas las borda y la receta es muy similar a la tuya.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  32. Buena recetica de albóndigas catageneras y es que todo lo de ahí me gusta, tengo ganas de ir y me vengo cargada de morcillicas de cebolla, morcón, longaniza roja y pasteles de carne, se me hace la boca agua solo de escribirlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Hola.
    Si hay algo que me recuerde mucho a mi madre son las albóndigas, no solo porque las cocinaba ríquisimo sino porque a ella también le gustaban mucho.
    Siendo mexicana la receta que conozco es diferente pero este es el segundo blog que veo que postea una receta de albóndigas y le ponen chícharos (guisantes). Se me antojan bastante la verdad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Ummm que buena receta!! bueno y que receta de nuestras madres no lo es?? te la copio, asi con verduritas tienen que quedar un plato buenisimo....un beso

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.