Una noche con el viejo partisano


Yo llegué a Granada a través del diluvio, el viejo partisano apareció tan delgado que parecía un sueño, traje negro y sombrero, mirada maliciosa y perfil de pájaro. Parecía imposible tenerlo al alcance de mi mano después de tantos años de vivir al lado de su voz.



Él es ya más dulce, el pelo gris y la piel transparente han escondido un poco su antigua fiereza, pero ahí, en el fondo sigue intacta su ironía, su sarcasmo, su ahelante y dolorosa poesía.


Hablamos de tantas cosas...del oscuro futuro, del amor sin remedio, de lo que todo el mundo sabe, de música y de adioses, de vidas secretas, de guerras y de amigos, de la dulce Suzanne y de las hermanas de la misericordia, bailamos un vals y fuimos bailando hasta el final del amor, lanzamos juntos un roto Hallelujah a un cielo vacío y sordo, y cantamos como quien reza, porque el mundo es terrible pero hermoso, porque el amor duele pero consuela, porque la música y la poesía nos pueden salvar, porque el tiempo pasa y tarde o temprano nos llega la hora de cerrar.


Fué una noche de domingo en Granada y no había un lugar mejor en el mundo que estar allí con él, encontrándolo y despidiéndolo, sabiendo que dentro de mil años aún no habré olvidado su vieja voz cansada.
Él, el pequeño judío que escribió la Biblia, el viejo partisano...L. Cohen.



11 comentarios:

  1. Te envidio.Me han gustado mucho tus palabras.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  2. ¡Menuda fan estás hecha!. Preciosas palabras, seguro que allí en Atarfe disfrutaste un montón. El cuñado de mi amigo Gabriel estuvo allí, y mi amigo me contó (de boca de él) que fue un concierto memorable ya que tocó temas suyos ligeramente cambiados ¿verdad? y alguna que otra joyita. La verdad es que no sé porqué no caí en que en tu blog nos deleitabas con el "dance me to the end....". Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. lolah... el ser capaz de escribir estas palabras demuestra la calidad de persona que eres..
    no tengo palabras niña..
    besotes

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso el post. Se nota que cada palabra viene de muy adentro :)

    Ays muchacha, no paras de cocinar y escribir! No sabes la de tiempo que he tenido que invertir en revisar lo post pasadados tuyos que me he perdido estos días... y creo que ya no puedo babear más! :P

    Un abrazo, a ver si pronto vuelvo a leerte y comentarte a un ritmo normal ;)

    ResponderEliminar
  5. QUE BONITO!!
    SE NOTA QUE DISFRUTASTES!
    BESITOS

    ResponderEliminar
  6. ¡Que bonito post! Lo pasaste genial eh...

    ResponderEliminar
  7. Maravillosas tus palabras. Un fiel reflejo de lo que es y de lo que vivisteis.
    Gracias por la canción. Un placer siempre escuchar a Cohen.
    Besitos sin gluten

    ResponderEliminar
  8. bueno si Mr Cohen leyera esto, seguro que te invitaba a todos los conciertos de su gira. Preciosas palabras.

    ResponderEliminar
  9. Emocionantes palabras Lolah..si el te leyera....si me preguntaran,¿Que te gusta más de Lolah,como cocina o como escribe?.Juro que no sabría que responder...de tu Blog es que me gusta todo.
    Besitos

    Silvia de Barcelona

    ResponderEliminar
  10. Tcaya como se nota lo que te gusta Cohen. Mis amigos estuvieron y tambien vinieron entusiasmados por el tema, aunque se quejaron un poco del sonido.
    Pero creo que so no importa cuando te gusta de verdad una cantante, no uno cualquiera, y depues del mal tiempo decides ir a verlo y le dedicas estas palabras tan bonitas como tu lo has hecho.
    Me alegra que te hayas disfrutado. ¡¡que cerquita estuvistes de mi casa ¡¡¡.
    saludos desde Madrid, q es donde ahora me encuentro.bssss

    ResponderEliminar
  11. Hemos estado leyendote mi marido Carlos y yo, le has tocado la fibra pues se nota que los dos hablaís el mismo dialecto literario.
    (viene directo de la cocina y dice: las metáforas también alimentan como los bizcochos).
    Me ha encantado leerte y oir al mismo tiempo a Cohen.
    Saludos de Carlos y mio.

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.