Pan Lavash


En Oriente Próximo y el norte de África hay infinidad de panes planos, más o menos gruesos, como el pita turco, el mankoush libanés, el khoubiz árabe y tantos otros. El lavash es un pan crujiente armenio que actualmente se come por todo el mundo.
La receta la encontré en el libro "El aprendiz de panadero" de Peter Reinhardt. El secreto es conseguir dejar la masa lo más fina posible, casi como una hoja de papel, por lo demás, es muy fácil de hacer y el resultado es buenísimo, una especie de crackers rústicos realmente adictivos, con los sabores de las semillas e hierbas que le pongamos y con un ligero sabor dulce que se nota al final. Es estupendo para una fiesta y sumamente peligroso para tenerlo en una cesta en la cocina, no se puede para de picar!!!

Estos son los ingredientes:
-190 gr. de harina de panadería.
-1/2 cucharadita de café de sal
-1/2 cucharadita de café de levadura de panadería seca
-1 cucharada sopera de miel
-1 cucharada de aceite vegetal
-1/3 ó 1/2 taza (90 a 120 ml.) de agua
-Semillas de amapola, sésamo, comino, alcaravea, pimentón, romero al gusto de cada cual.

Así se hace:
En un cuenco se mezclan la harina, la sal, la levadura, la miel,el aceite y el agua y se amasan hasta que formen una bola.
Se amasa durante unos 10 minutos sobre una superficie enharinada hasta formar una masa lisa, no pegajosa y ligeramente elástica.
Untar un cuenco con aceite de oliva y hacer rodar la masa para que se impregne bien y taparla con un film de cocina. Dejar fermentar a temperatura ambiente hasta que doble de volúmen.
Pasado este tiempo, pulverizar la superficie de trabajo con un poco de aceite y volcar encima la masa. Aplanarla un poco con la mano y espolvorearla con harina. Estirarla con el rodillo hasta tener una lámina fina como el papel del tamaño de la bandeja del horno. Es conveniente para de vez en cuando para que se relaje el gluten si vemos que la masa se encoge, para ello se levanta la masa para que se airee y se deja caer, se cubre con un paño de cocina y se deja reposar unos 5 minutos.
Precalentar el horno a 175º.
Se cubre una bandeja de horno con un papel de horno, se levanta la masa y se coloca sobre la bandeja cortando lo que nos sobre, se rocía la masa con agua y se echan las semillas por encima haciendo tiras con cada una de ellas, no conviene hechar demasiada cantidad. Se puede usar un cortapizzas para hacer unos rectángulos o rombos, o hormearlo sin cortar y hacerlo luego con las manos, quedará más irregular, pero más rústico.
Hornear de 15 a 20 minutos hasta que la masa se empiece a dorar. Dejarlo enfriar unso 10 minutos antes de retirarlo de la bandeja. Se parte en trozos con las manos y ya está listo para comer.

11 comentarios:

  1. Una pinta deliciosa. Yo también tengo ese libro, pero todavía no ma ha dado tiempo. Con los panes voy muy lenta, todavía estoy con el de Bertinet.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  2. Yo tb lo tengo pero no he podido echarle un vistazo...me encanta este pan vengo tiempo queriendo hacerlo---ya te contare, que tb estamos con pan solo de levain haciendo experimentos. Besitos

    ResponderEliminar
  3. qué buena pinta!! no había escuchado hablar de este pan, pero me lo guardo en favoritos... muchas gracias !!!´

    por cierto..... ¿cuándo nos pones unas galletas ricas??? jajaja
    mil besos

    ResponderEliminar
  4. Pan muy interesante... no me extraña que no pudieras parar de picar, el dorado es precioso e increíble. Son finas, pero para 175º y 20 minutos su dorado llama mucho la atención, que a todo esto, queda de maravilla. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Te ha salido con una pinta de lujo, la verdad. Todavía me acuerdo de aquel reto de las Dbrs...

    ¡¡ Has elegido a Lady Whisk !! Yo también, es con la que más me identifico. ;-)

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Lola!
    No hay derecho. ¡Que pan más increible! Ultimamente veo un montón de recetas de panes y cada vez que me decido por uno aparece otro todavía más apetitodo. Tened piedad, que soy una panadera principiante!je je

    ResponderEliminar
  7. Ese libro es una maravilla, me pierdo sólo con sus fotos o leyendo sus explicaciones :)

    Ya le había hechado el ojo a esta receta, porque mira que me gustan los panes planos, y más si tienen un toque especial de sabor, con especias o semillas...

    Te quito un trocito de la pantalla, vale? ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. qué buena receta, los panes planos los tengo pendientes, me obsesioné con la masa madre, pero tengo que preparar este.
    un beso.

    ResponderEliminar
  9. Qué ganas de hacerlo yo también...ninguna de las recetas d¡que tenía en los libros me convencía, ahora veo el tuyo y me voy a lanzar!!!!
    (Qué pasada la lasaña...eres la revolución de las DB!!!).Un beso

    ResponderEliminar
  10. Pues mira por donde ya tengo una receta fiable para el lavash.
    Lo probé hace un año más o menos y me encantóoooo.
    Tienes razón al decir que es un peligro tenerlo a mano, es como las pipas, que hasta que no las terminas no paras, jejeje
    Gracias de verdad por la receta. Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Pienso preparar este pan en cuanto tenga ocasión,lo primero que me gusta probar de cualquier sitio al que voy es el pan.
    Un besazo y gracias por la receta

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.