El pralin, el praliné...y la pralinoise.


Cuando empecé a navegar por los blogs franceses de cocina, algunas recetas contenían "pralin", "praliné" o "pralinoise", que en Francia ya venden confeccionado. La verdad es que me hacía un lío con las tres cosas, así que me tuve que poner a investigar, hasta que di con la diferencia entre las tres cosas y la manera de hacerlas en casa.
La base, como se puede suponer, consiste en caramelizar una mezcla, o una sola clase de frutos secos, almendras, avellanas o nueces a nuestro gusto. Para ello se necesita el mismo peso de azúcar y de frutos secos, en mi caso mitad almendras y mitad avellanas.
Se calienta al fuego una sartén de fondo grueso y se tuestan los frutos secos durante 5 minutos, después se apartan y se dejan enfriar un poco.
Se vuelve a poner la sartén al fuego vivo, se pone el azúcar y los frutos, cuando la mezcla empieza ahumear se baja el fuego y se revuelve para que las almendras y avellanas se envuelvan bien con el caramelo.
Cuando el caramelo está a punto (cuando empiece a oscurecer un poco), se echa encima de un papel sulfurizado, se extiende bien la mezcla y se deja enfriar.
Cuando ya está frío, se parte en trozos y se mete en una picadora o similar, es mejor hacerlo por partes, se pica hasta que se obtiene una mezcla más bien gruesa, con trocitos irregulares, así se obtiene el pralin, que se puede añadir a bizcochos, galletas, helados etc...


Si seguimos picando hasta que los frutos suelten el aceite y la mezcla se vuelva una paste espesa, tendremos el praliné que es una golosina por si misma, se puede poner de relleno entre dos galletas, de un bizcocho, encima de una tostada o lo que se nos ocurra...a mi me encanta meter un dedo en el bote y ...Hummm. Esto lleva un buen rato y habrá que ir parando frecuentemente para que la máquina no se sobrecaliente.


Esta deliciosa pasta, mezclada a partes iguales con chocolate derretido nos da la pralinoise, que es una golosina en sí misma y un delicioso relleno para tartas.
Tanto el pralin como el praliné se conservan estupendamente en botes herméticos en la despensa para tenerlos siempre a mano para lo que se nos ocurra.
Solo hay que dejar volar la imaginación!

2 comentarios:

  1. Lolah aparte de compartir el nombre tambien compartimos la curiosidad por las cosas que cocinamos. Yo estuve un tiempo buscando la diferencia entre parlin y praliné...lo que no conocía era el pralinoise. Gracias!
    me alegro que te hayan evocado tantos recuerdos las hierbas provenzales

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante Lolah, que gusto aprender esta diferencia...

    Beso

    ResponderEliminar

Te agradezco mucho que dejes un comentario pues me encanta saber quién está detrás de la pantalla y siempre escribo para ti. Puedes estar seguro de que siempre te leo aunque no conteste personalmente.