Pastel vasco y una invitación muy especial

pastel-vasco.jpg-1
Hace ya un tiempo, leyendo uno de mis blogs favoritos, Rústica, escrito desde México por Mayte, encontré el blog El Osos con botas y creo que me enamoré al primer vistazo. No solamente tiene unas fotos maravillosas sino que es una de esas pocas personas que consigue crear poesía con ellas. Seguir las imágenes con las que ilustra la elaboración de sus recetas es lo más parecido a escuchar música o leer un poema y por si eso fuera poco, leyendo sus recetas y sus descripciones uno se da cuenta de lo mucho que sabe de cocina y lo mucho que disfruta cocinando y comiendo.
Tenía muchas ganas de hacer una de sus recetas y hace un par de meses, para el día de mi santo, me decidí por su pastel vasco, una receta muy sencilla pero que hacía tiempo que tenía ganas de probar. Si, hace dos meses que tengo esta receta pendiente de publicar, pero esa es otra historia. El caso es que pocos días después de hacer este pastel, recibí un mensaje de Raúl invitándome a una cena que iban a preparar entre Maite y él, auspiciados por Niall Walsh el encantador irlandés que es el alma de La Granja Gourmet.
cena-otonal
Tengo que confesar que no me lo pensé ni siquiera durante un minuto, poder conocer a Maite y a Raúl merecía la pena con creces el viaje hasta Madrid, así que acepté encantada y allá que nos fuimos Pedro y yo.
La cena fue maravillosa, cuatro entradas, dos platos principales y dos postres (faltan en la foto) dignos del mejor restaurante preparados con todo cariño por Raúl y Maite y cuyas recetas podéis encontrar en sus respectivos blogs, y todo cuidado hasta el mínimo detalle, desde la decoración del local y de la mesa, los deliciosos panes y las preciosas servilletas con el nombre de cada uno de las asistentes.
cena-otonal-2

Pero lo mejor, cómo no, fueron los abrazos con Raúl y Maite, tan cálidos y cariñosos, y conocer a tantos blogueros a los que admiro desde hace mucho tiempo, sin olvidar la simpatía y generosidad de Niall. En resumen, una noche maravillosa de las que no se olvidan y que espero poder repetir algún día.
pastel-vasco-7

Y volviendo al pastel vasco, solamente deciros que es un dulce originario del País Vasco Francés donde se suele hacer relleno de crema pastelera o de mermelada de cerezas. También se hace en el País Vasco español aunque con alguna variante. Yo he seguido fielmente la receta de Raúl y es una verdadera delicia, la masa queda suave y crujiente y la crema con la consistencia justa y un sabor buenísimo. Ideal para invitar a merendar a las amigas!
pastel-vasco-ingredientes

pastel-vasco-1

Empezamos preparando la masa: Batir la mantequilla con el azúcar y una pizca de sal. Sin dejar de batir, añadir las yemas, la harina, la levadura y el ron. Formar una bola, envolver el film y dejar el el frigorífico al menos durante media hora. Si la tenéis más tiempo en el frigorífico, sacadla al menos 15 minutos antes de empezar a montar el pastel.
pastel-vasco-2

Para la crema: Poner la leche y la nata en un cazo y llevar a ebullición. En un cuenco aparte, batir las yemas de huevo y mezclarles la maizena y el azúcar. Añadir la tercera parte de la leche, mezclar bien y añadir el resto de la leche.
pastel-vasco-3

Colar esta mezcla sobre el cazo y volver a ponerlo al fuego muy suave, moviendo sin para hasta que la mezcla espese. Añadir el ron, mezclar bien y pasar la crema a un cuenco, cubrir con film tocando la superficie para que no haga costra y dejar enfriar completamente.
pastel-vasco-4

Montaje: Engrasar bien un molde, (el mío era de 20 cm pero también va bien uno de 22)  Coger algo más de la mitad de la masa y estirarla formando un disco algo mayor que el fondo del molde. Ya que la masa es bastante frágil, es mejor estirarla entre dos hojas de papel de horno y levantarla y volcarla en el molde ayudándonos del papel. Poner la masa en el fondo del molde y pegarla a todo el lateral, procurando que quede bastante alta para que sobresalga al poner la crema.
Verter la crema sobre el molde, prepara otro disco de masa del tamaño del molde y cubrir con él el pastel. Recortar el exceso de masa del lateral del molde y sellar bien toda la junta de la masa. Meter en el frigorífico al menos durante 20 minutos. Mientras, precalentar el horno a 160º. Pincelar la superficie con huevo batido y marcar una cruz vasca con ayuda de un tenedor.
Hornear entre 40/50 minutos, hasta que la superficie esté bien dorada. Sacar del horno y esperar a que esté completamente frío antes de desmoldarlo pues es bastante frágil y si lo manipulamos en caliente puede romperse.  pastel-vasco-5
Querido Raúl, muchísimas gracias por la receta y por la invitación, he sido muy feliz con ambas.