Tarta de pralines rojos

tarta-de-pralines-rojos
Siempre me han fascinado los pralines rojos. En realidad no son más que unas almendras garrapiñadas, pero como los franceses son mucho más sofisticados que nosotros, los tiñen de rojo y les dan un nombre mucho más delicado y sugerente.
El caso es que era algo que siempre tenía en mente hacer pero nunca encontraba el momento oportuno hasta que hace poco, leyendo la revista Elle à table, me encuentro una tarta de pralines rojos del gran pastelero Chirstophe Felder.
tarta-de-pralines-rojos-1 Ahora si que ya no tenía excusa, esta tarta había que hacerla sin remedio porque además de lo bonita que es, su elaboración es tan simple, aparte de hacer los pralines que tampoco es tan difícil, que me picaba la curiosidad por ver cómo resultaba.
Pues aquí tenéis el resultado, una tarta diferente a cualquier otra, con una masa muy suave y rica y una cubierta que combina el crujiente de las almendras con una crema con una textura similar a la crema de caramelo con un delicioso sabor a vainilla. Eso si, bastante dulce y altamente peligrosa para mantener la línea, pero bueno, no podemos pretender que una tarta no engorde, ¿no?
Aunque en la foto de los ingredientes no aparece, he pintado el fondo de la tarta con un poco de mermelada de naranja amarga como recomendaban en la revista para contrarrestar un poco el dulzor. Es opcional pero os recomiendo hacerlo pues le da un toquecico muy bueno.
Tarta-de-pralines-rojos-ingredientes


tarta-de-pralines-1
 
Para hacer la masa,  mezcla en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar, la almendra molida, el extracto de vainilla y las semillas de la vaina de vainilla. Cuando esté todo bien mezclado, añadir el huevo y seguir mezclando hasta que el huevo se haya absorbido un poco.
tarta-de-pralines-2

Añadir una pizca de sal a la harina e incorporarla a la masa, mezclar bien hasta tener una masa homogénea y un poco pegajosa. formar una bola y envolverla en film. Guardar en el frigorífico al menos durante una hora.
tarta-de-pralines-3

Para hacer los pralines rojos, poner en un cazo la mitad del agua, la mitad del azúcar y las semillas de la vaina de vainilla, añadir también el colorante rojo, poner al fuego y hacer que hierva suavemente hasta alcanzar los 120º.
tarta-de-pralines-4

Añadir las almendras y mezclar bien con una cuchara de madera para que todas las almendras queden bien cubiertas con el almíbar. Ponerlas sobre un papel de cocina y dejar que se enfríen un poco.
tarta-de-pralines-5

Poner el resto del agua y del azúcar en el cazo y volver a calentar hasta los 120º. Mientras el almíbar llega al punto, ir separando las almendras para que queden sueltecitas.
Cuando el almíbar alcance los 120º, añadir de nuevo las almendras y con el fuego al mínimo, remover durante unos 5 minutos para que se queden bien rebozadas en el caramelo que adquirirá un aspecto terroso. Volver a poner en el papel de horno y dejar enfriar.
Sacar la masa del frigorífico, extenderla con el rodillo y forrar un molde de tarta. Pinchar toda la superficie con un tenedor y hornear a 170º durante unos 20 minutos.
tarta-de-pralines-6

Poner los pralines en una bolsa con cierre hermético y golpearlos con la mano del mortero para trocearlos de forma desigual. Cuando la base esté cocida, sacarla del horno y pintarla con un poco de mermelada de naranja amarga.
tarta-de-pralines-7

Repartir por encima los pralines troceados y verter sobre ellos la nata. Hornear a 190º durante unos 40 minutos. Al sacarla del horno, echar unas gotas de extracto de vainilla por encima.
tarta-de-pralines-rojos-2