Kawarma de cordero con hummus y salsa de limón

kawarma-de-cordero
Hoy traigo una nueva receta del libro Jerusalem del que ya os he hablado en otras ocasiones, esta vez la receta escogida es un impresionante kawarma de cordero servido sobre hummus y regado con una salsa de limón picante.
El cordero queda tierno y sabrosísimo con su adobo especiado y la salsa de limón potencia aún más los sabores con su picor y frescura. Además es sencillísimo de hacer y teniendo el hummus y la salsa previamente elaborados y el cordero macerando en el frigorífico es ideal para una cena de amigos donde solamente tendrás que pasar la carne por la sartén y servirlo en cuencos individuales o, si tienes unas pitas, rellenarlas y ofrecer unos deliciosos bocadillos. ¡Os aseguro que triunfaréis!
kawarma-de-cordero-3
La receta del hummus la tenéis aqui, acordaos de reservar algunos de los garbanzos sin triturar para añadirlos al emplatar y darle así más textura y variedad.
En la receta original la carne usada es de cuello de cordero, pero yo le puse unos filetes de pierna que troceé a mano.
kawarma-de-cordero-ingredientes
kawarma-de-cordero-ingredientes-salsa
kawarma-de-cordero-1
Moler las pimientas, picar la menta y el perejil y mezclar en un bol con los demás ingredientes y la carne, taparlo con film y guardar en el frigorífico al menos durante media hora.
Para la salsa de limón, picar el perejil, la guindilla y el ajo y añadir los demás ingredientes.
Calentar un poco de aceite en una sartén grande y cuando esté bien caliente ir poniendo la carne en tandas sin amontonarla, freirla a fuego vivo durante dos o tres minutos.
Para servir, repartir en cuencos individuales el hummus formando un hueco en el centro, poner un par de cucharadas de la carne, unos cuantos garbanzos enteros y unos piñones previamente tostados, regar con un poco de salsa de limón reservando el resto para que cada cual se sirva más si lo desea. Adornar con un poco de perejil picado.
kawarma-de-cordero-2

Semlor (Bollitos suecos de cuaresma) para Bake the World

semlor

Este mes el reto de Bake the World nos propone un viaje a tierras nórdicas, para degustar los deliciosos Semlor o Semla, unos bollos aromatizados con cardamomo rellenos de una sencilla crema de almendra y rematados con nata montada, una deliciosa mezcla de sabores y texturas que para degustarlo al estilo sueco hay que remojarlo en un tazón de leche caliente donde la masa de se empapa y la nata y el mazapán se funden en un bocado delicioso.

semlor-9

Además este mes nuestro reto es especial, pues entre todos los participantes se sorteará el libro de Iban Yarza Pan casero, donde podemos encontrar la receta de estos bollos. Yo ya tengo el libro, y además firmado por el mismísimo Iban ya que tuve la suerte de asistir a uno de sus cursos, así que la receta que he seguido fielmente ha sido la suya. No tienen ninguna dificultad, así que espero que os decidáis a probarlos, aunque os aviso que no son los típicos bollos ligeros de miga súper esponjosa, estos son más densos y compactos, pero riquísimos.

semlor-ingredientes

semlor-1

Calentar un poco la leche y derretir en ella la mantequilla, añadir el resto de los ingredientes y mezclar con la rasqueta o a mano.

semlor-2

Amasar durante unos diez minutos sobre la mesa, plegándola y haciéndola rodar hasta que esté lisa y brillante. Formar una bola y dejarla reposar tapada en un sitio templado hasta que doble de volumen.

semlor3

Dividir la masa en porciones de unos 90/100 gr. y darles forma de bola, colocarlas sobre la mesa y con una mano sobre ellas, hacerlas girar rápidamente sin moverlas del sitio, hasta que tengan una bonita forma esférica y el la parte inferior se forme una espiral.

Colocarlas en una bandeja de horno bien espaciadas y dejar levar en un sitio alejado de corrientes de aire hasta que doblen de volumen, unas dos horas más o menos.

semlor-4

Precalentar el horno a 230º.

Pintar generosamente con huevo batido, meter en el horno y cuando pasen cinco minutos bajar la temperatura a 200º, hornear hasta que estén bien doraditos, unos diez o quince minutos más.

Sacarlos y dejar enfriar completamente.

semlor-5

Mientras tanto, preparar la crema de almendra mezclando 125 gr. de alamendra molida con 100 gr. de azúcar y 50/65 gr. de leche. Preparar también 200 gr. de nata montada.

semlor-6

Cortar un triángulo o un círculo de la parte superior y quitar un poco de la masa , poner un trozo de la masa de almendra en el hueco y terminar de llenar con la nata, volver a poner la tapa y espolvorear abundantemente con azúcar glas.

Sin-título-3

¿Queréis probarlos?

Pulpo a la cartagenera

pulpo-cartagenera-1
Si hace unos años publiqué el pulpo a la manera en que se prepara en Murcia, no podía faltar en mi recetario el pulpo a la cartagenera, de ambas maneras resulta riquísimo, así que me ahorraré problemas si no me decanto por ninguno de los dos…casi diré que la elección de la receta la dicta el tamaño del pulpo, ya que esta receta requiere pulpos más bien pequeños, en torno al medio kilo, ya que se cocina a la plancha y más grandes quedarían demasiado duros.
pulpo-cartagenera-3
Esta preparación es típica de las fiestas de San Antón en el barrio del mismo nombre, en cuanto acaban las fiestas de Navidad empiezan a aparecer por el barrio los puestos donde los preparan y durante unos días el aire adquiere un intenso olor a pulpo. Eso si, si no queréis que vuestra casa se impregne durante días de un aroma tan particular os recomiendo que lo preparéis al aire libre.
Por lo demás, la preparación es bien sencilla, solamente hay que acertar con el punto de cocción, el pulpo ha de quedar bien tostado, aunque sin pasarse, y luego solamente aderezarlo con una salsa muy sencilla y bien potente, ya veréis que fácil…
pulpo-cartagenera
pulpo-cartagenera-5
El pulpo lo habremos tenido congelado durante unos días y lo descongelaremos en el frigorífico desde el día anterior.
Calentar la plancha, cuando esté bien caliente poner el pulpo y dejar que se haga dándole vuelta de vez en cuando, ayudarse con unas pinzas o una espátula para que todas las partes estén en contacto con la plancha, el tiempo de cocción dependerá del tamaño del pulpo y de la potencia de la plancha. Ha de quedar bien tostado como veis en la foto, con las ventosas casi negras. Sacarlo a una fuente y trocearlo con unas tijeras.
Sin-título-2
Preparar el aliño mezclando a partes iguales, AOVE, vinagre balsámico y zumo de limón, añadir sal al gusto y mezclar bien. Añadirlo al pulpo y remover para que todos los trozos se impregnen de salsa.
pulpo-cartagenera-2
Para este plato he utilizado uno de los magníficos AOVEs que participaron en el I GastrAOVE celebrado en Martos. En esta ocasión me he decidido por el Molino de la Calzada, un aceite plurivarietal elaborado con Arbequina, Lucio, Picual y Hojiblanca, ya que su amargor ligero casa perfectamente con la potencia del limón y el vinagre.

Bizcochitos de yogur con chocolate

bizcochitos-de-yogur
Hace ya tiempo que cuando voy al súper apenas paso por los pasillos de las galletas y la bollería, pero a veces me despisto y sin saber cómo me encuentro mirando cosas que antes compraba habitualmente y que ahora me parece un pecado comprar. Una de esas cosas son esas bolsas de bizcochitos bañados en chocolate que hay que reconocer que están buenísimos, a veces tengo la tentación de meterlos en el carrito, pero enseguida pienso…Pero si esto lo puedo hacer yo…El caso es que al final una no tiene tiempo de hacerlo todo, sobre todo porque las cosas hechas en casa se acaban antes que las compradas y os aseguro que estos bizcochitos vuelan literalmente…son tan ricos y tan fáciles de comer!
bizcochitos-de-yogur-1
El bizcocho es el tan conocido bizcocho de yogur que prácticamente todo el mundo ha hecho alguna vez, pero que tenía ganas de tener en el blog. El único truco es repartir la masa en dos moldes iguales tipo cake para que queden bajitos y con la anchura idónea y liego cortarlos en rebanadas y bañarlos en chocolate…simplísimo pero irresistible!
Yo he puesto yogur natural, pero también queda estupendo con un yogur de limón…a vuestro gusto!
bizcochitod-de-yogur-ingredientes
bizcochitos-de-yogur-3
Precalentar el horno a 180º
Poner en un cuenco los huevos, el azúcar, el aceite, el yogur y la ralladura de limón, batir bien.
Tamizar la harina con la levadura y añadirla a la mezcla.
bizcochitos-de-yogur-4
Mezclar bien hasta tener una masa lisa.
Repartir la mezcla en dos moldes de cake bien engrasados, ha de quedar una capa no más alta de unos tres dedos. En la foto veréis un solo molde porque no tenía dos moldes iguales, la última vez los he hecho en dos moldes desechables de aluminio y han quedado perfectos.
Hornear durante unos 25 minutos hasta que estén dorados y al clavar una aguja en el centro, salga limpia. Pasados diez minutos, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.
bizcochitos-de-yogur-5
Una vez fríos, cortarlos en rebanadas de unos dos cm. de espesor. Fundir unos 250 gr. de chocolate negro, bañar la parte inferior de los bizcochos e irlos depositando en un papel de horno puesto sobre una superficie lisa, apoyándolos sobre uno de los lados.
Esperar a que el chocolate esté cuajado para despegar los bizcochitos del papel.
bizcochitos-de-yogur-2

El Desafío: De como el Señor Marco Polo arribó a Cartagena y vino a cenar a mi cocina

marco-polo
Hace veinte días recibí una misteriosa misiva, no un e-mail, ni un mensaje en Facebook, ni siquiera un WhatsApp, sino una carta amarillenta y escrita a mano en la que se me comunicaba que El Señor Marco Polo arribaría al puerto de Cartagena próximamente y que habiendo llegado a sus oídos noticias de lo mucho que me gusta preparar deliciosas viandas, solicitaba la merced de ser recibido en mi morada para disfrutar de alguno de mis platos.

La verdad es que me quedé un poco desconcertada, pero como buena gastrobloguera no podía dejar pasar la oportunidad de tener un excusa para cocinar, así que le respondí que me sentiría muy honrada de recibir a tan grande señor e intentar agasajarle como la ocasión merecía.
Entonces llegó el momento de pensar qué ofrecerle a alguien que ha llegado a ser el paradigma del viajero y de lo exótico…lo primero que pensé fue prepararle algunos platos chinos o de Asia Central, pero habiendo visto tantos capítulos de Españoles por el mundo me he dado cuenta de que quien vive fuera de su país, lo que más añora es la comida de su tierra, así que para que se sintiera como en casa, me decidí por una cena veneciana.
menu
Mi invitado llegó puntualmente, era un hombre de mediana edad, con barba poblada y ojos penetrantes, con una cortesía que hace tiempo desapareció de nuestro mundo, me agradeció que lo acogiera en mi casa y se disculpó por las molestias que me pudiera haber causado.
especias
Me ofreció una preciosa cajita llena de especias recién traídas de Oriente, y como el hambre ya apretaba, nos sentamos a la mesa deseando él probar mis viandas y yo escuchar sus historias.
Se mostró gratamente sorprendido por la elección del menú, pues confesó que estaba un poco cansado de los nidos de golondrina y la sopa de aleta de tiburón, por no hablar de los rollitos de primavera y el pato laqueado que le hacían comer en cada sitio donde lo invitaban.
Alabó generosamente todos y cada uno de mis platos, pero lo que más le emocionó fueron los frittelle (o fritoe como él los llamaba) un dulce típico del Carnaval veneciano que este año no había podido probar ya que se encontraba en plena navegación hacia España. En honor a la verdad he de decir que son una verdadera delicia y con ellos y una copa de grappa la conversación fluyó amena durante horas…
frittelle
Me contó cómo a los diecisiete años dejó su amada Venecia para viajar a Oriente con su padre y su tío, me habló de los grandes espacios de Asia Central, de las noches en lujosas tiendas bajo los cielos más estrellados que había visto nunca, de las grandes caravanas de camellos cargadas de toda clase de mercancías, de ríos tan anchos que parecían mares, de guerreros que nunca se bajaban de sus caballos, de mujeres misteriosas y esquivas de ojos rasgados, del aroma embriagador de las especias en mercados de ciudades aún más grandes que Venecia.
frittelle-6
Me contó cómo llegó a la corte del gran Kublai Khan, el hombre más poderoso de su época, cómo logró su confianza y cómo llegó a ser embajador del Khan y gobernador, me describió los palacios de oro, los trajes de las sedas más finas, las mil tribus, los cientos de animales nunca imaginados, las lenguas que tuvo que aprender, los inmensos desiertos, las más altas montañas…
frittelle-7
Me mostró un mapa con el recorrido de su interminable viaje y me confesó que a pesar de todas las aventuras, de todas las riquezas, de todas las maravillas que descubrió en tierras lejanas, durante cada noche de aquellos 24 años, añoraba su ciudad, sus canales, el olor a mar, sus vicoli y sus campi, el sonido de las olas contra las paredes de su casa, el carnaval y las noches de invierno cuando el frío y la humedad se metía en los huesos…
fritelle-5
Y por fin el regreso, tan distinto de aquel jovencito ansioso de aventura. Y después la guerra y la cárcel, y aquel Rustichello que escribió un libro relatando y exagerando todo lo que él le había contado.
Y por fin la vuelta definitiva, la tranquilidad, la familia…pero cada noche las ganas de escapar, de cabalgar por las estepas, de oler las especias, de escuchar los cantos de las mujeres de ojos rasgados, de no saber lo que traerá el mañana…
Y cómo una de esas noches de insomnio una idea se abrió paso entre sus divagaciones…¿y si en lugar de viajar hacia Oriente, lo hiciera en sentido contrario? ¿Qué habría más allá de aquella península que parecía ser el final del mundo?  ¿Qué nuevas maravillas encontraría?
Y así , llevado por aquella idea inconcebible, había fletado un barco y dejado de nuevo su amada ciudad, así había llegado a mi pequeño puerto y a mi casa.
Yo lo miré y no supe qué decirle, no pude hablarle de los grandes ríos, de las selvas, de los hombres que construían pirámides, de las grandes montañas y de las llanuras, del tabaco, y el cacao, del tomate y el maíz…no podía desvelar el secreto, todo aquello aún no existía.
frittelle1
Lo dejé marchar con sus sueños, con sus ilusiones, con sus añoranzas…creo que nunca logró llegar a ese lugar soñado.
Y por si queréis revivir esa fantástica noche, si queréis contar aventuras durante horas, si queréis desvelarle a alguien vuestros sueños, os dejo la receta de estas maravillosas Frittelle veneziane…
frittelle-ingredientes
fritelle-3
Poner a remojo las pasa con la grappa o el ron durante al menos media hora.
Poner la harina con la ralladura de naranja en un bol, añadir la leche y el huevo y mezclar con un batidor.
frittelle-4
Añadir el azúcar, la sal y la levadura y mezclar bien hasta tener una masa espesa pero fluida. Si queda muy espesa, añadir un poco de más de leche. Por último añadir las pasa escurridas y los piñones, mezclar bien.
fritelle-4
Cubrir y dejar levar en un sitio cálido durante unas dos horas.
Pasado este tiempo, poner al fuego un cazo con bastante aceite, poner una cáscara de limón y cuando empiece a chisporrotear, retirarla e ir cogiendo porciones de masa con una cuchara e irlas echando en el aceite. procurad no coger mucha cantidad cada vez, el tamaño ha de ser mas o menos de media cucharada. Cuando estén dorados por un lado darles la vuelta, sacarlos cuando estén bien dorados y escurrirlos sobre papel de cocina.
Espolvorearlos abundantemente con azúcar glas y comerlos templados o apenas se hayan enfriado.
Y ahora me dispongo a lanzar mi reto a:
                                      Virginia de Sweet & Sour ¿Aceptas el reto?
                                     ¿Y si viene a cenar Georges Brassens?
                                    ¡Tienes 20 días! Tic, tac, tic, tac…
¡Continúa el Desafío!
eldesafio

Salpicón de merluza y langostinos

salpicon-de-merluza
Vamos a descansar un poco de tantas masa complicadas y hoy os propongo un plato ligero y muy rico que seguro que es habitual en muchas casas como lo es en la mía desde siempre.
Yo lo he hecho de la manera más sencilla, con merluza y langostinos congelados que en este tipo de preparaciones quedan estupendos y nos permiten improvisar una cena echando mano de ingredientes de despensa y congelador. Por supuesto lo podéis hacer con pescado y marisco frescos y añadirle cualquier otra cosa que se os ocurra, pero así simplemente queda delicioso y muy apetecible para los días más cálidos que ya están a la vuelta de la esquina.
salpicon-de-merluza-4
En este plato he utilizado uno de los AOVEs que nos regalaron en el I Encuentro de Bloggers Gastronómicos enamorados de los AOVEs GastroAOVE 2014 al que tuve la suerte de asistir hace unas semanas y del que os hablaré próximamente.
En esta ocasión he usado el Aceite de Oliva Virgen Extra Olisierra producido por la Sociedad Cooperativa Andaluza Nuestra Señora de la Fuensanta con sede en el municipio de Fuensanta de Martos. Esta cooperativa realiza todo el proceso de elaboración del aceite, desde el cultivo y la producción hasta el envasado y la comercialización.
Olisierra está elaborado con aceituna picual y destaca por su sabor afrutado, especialmente recomendado para consumir en ensaladas y en crudo.
salpicon-de-merluza-ingredientes
salpicon-de-merluza-1
Cocer la merluza y dejarla enfriar, mientras tanto, pelar los langostinos, trocearlos y ponerlos en una ensaladera, añadir la cebolleta y el huevo duro troceados.
500
Cortar las aceitunas por la mitad y añadirlas, desmenuzar los lomos de merluza y mezclarlos con el resto de los ingredientes.
salpicon-merluza-3
Mezclar en un bol el aceite con el vinagre y sal al gusto, batir hasta que esté bien emulsionado, probar y rectificar de sal o vinagre. Añadir a la ensaladera, mezclar bien y dejar reposar al menos media hora en el frigorífico.
salpicon-de-merluza-5