Potaje ligero de garbanzos con espinacas

potaje-ligero-1
Llevo una semana y media a dieta, me he resistido durante mucho tiempo porque hace tiempo que dejé de creer en ellas, pues en la mayoría de los caso uno acaba recuperando los kilos perdidos en poco tiempo, por no hablar de las muchas dietas absurdas y peligrosas que se ponen de moda de vez en cuando…
Pero la verdad es que mi salud empezaba a peligrar y no he tenido más remedio que decidirme, eso si, con la supervisión de una nutricionista, comiendo equilibradamente y haciendo mucho ejercicio. Supone algo de sacrificio, pero estoy contenta de haber tomado la decisión y la verdad es que estoy muy animada.
Si os cuento todo esto es para avisar de que a partir de ahora veréis menos dulces, aunque aún me quedan unos cuantos esperando a ser publicados y seguiré haciendo algunos para la familia. En cambio os iré mostrando alguno de los platos que estoy comiendo actualmente, mucho más ligeros pero no menos apetitosos.
Como primera muestra, este potaje de garbanzos y espinacas sin nada de grasa pero realmente rico, os animo a probarlo y comprobar que no desmerece para nada al tradicional.
potaje-ligero-2
Estos son los ingredientes para 1 persona:
-40 gr. de garbanzos pesados en seco
-1 manojo o media bolsa de espinacas
-2 zanahorias
-1 trozo de calabaza
-1 puerro
-media cebolla
-medio tomate pelado
-1 diente de ajo
-2 almendras tostadas
-unas hebras de azafrán
-sal y unas gotas de vinagre
potaje-ligero-3
Así se hace:
El día anterior, poner a remojar los garbanzos.
Al día siguiente, ponemos una cazuela con agua a hervir en cantidad suficiente para cubrir los garbanzos y las verduras.
Poner todas las verduras enteras en la cazuela y cuando el agua hierva, añadir los garbanzos. Cocer hasta que los garbanzos estén tiernos, más o menos una hora.
Mientras, picar en el mortero el diente de ajo con las almendras, un poco de sal y unas hebras de azafrán. Reservar.
Cunado los garbanzos estén blandos, sacar las verduras y pasarlas por el pasapurés o la batidora, poner de nuevo este puré en la cazuela, añadir las espinacas lavadas y escurridas y la picada desleída en un chorrico de vinagre.
Dejar cocer unos diez minutos más hasta que las espinacas estén hechas. Rectificar de sal.
potaje-ligero-4

Natillas con galletas de chocolate

natillas-galletas-chocolate-1
La receta de hoy no va a descubrir nada a nadie, son unas simples natillas de las de toda la vida (no por simples y cotidianas menos deliciosas) a las que en lugar de la típica galleta María les he puesto unas galletas de chocolate tipo shortbread para hacerlas un poco más golosas.
Me gusta ir poniendo de vez en cuando recetas básicas , ya que siempre habrá alguien que se quiera iniciar en la cocina y descubra que las natillas no necesariamente vienen envasadas, sino que se pueden hacer en casa con muy poco trabajo y un resultado muchísimo más rico y sano.
Las galletas pierden bastante la forma en el horno, por lo que las corté, aún calientes, recién sacadas del horno. La verdad es que me encanta el aspecto rústico que tienen.
natillas-galletas-chocoalte-3
Las natillas:
Ingredientes:
-250 ml. de leche
-1 vaina de vainilla
-2 yemas de huevo o una yema y un huevo entero
-25 gr. de azúcar
-1 cucharadita de maizena
Así se hacen:
Poner la leche en un cazo con la vaina de vainilla y ponerla a fuego medio hasta que la leche haga burbujas por el borde. Retirarla del fuego y taparla.
Preparar un baño maría poniendo al fuego un cazo con un poco de agua.
Poner las yemas, o la yema y el huevo, en un cuenco y batirlas junto al azúcar y la maizena hasta tener una crema espesa. Verter la leche caliente sobre la mezcla de huevos en un chorrito fino removiendo continuamente. Colar esta mezcla sobre un cazo que encaje sobre el cazo anterior sin que el fondo toque el agua (lo mejor es emplear un cazo a propósito para baño maría).
Con el fuego muy suave, cocer la crema moviendo constantemente con una cuchara de madera hasta que espese, durante unos 15 minutos más o menos. Es importante que la crema no sobrepase la temperatura de 85º, pues a más temperatura el huevo se coagula, así que si tenéis un termómetro de cocina, es el momento de usarlo.
Repartir las natillas en unas cazuelitas o cuencos y dejar enfriar.
natillas-galletas-chocolate1
Las galletas de chocolate:
Ingredientes:
-150 gr. de chocolate negro troceado
-250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-115 gr. de azúcar
310 gr. de harina
Así se hacen:
Precalentar el horno a 180º
Poner el chocolate en un cuenco y derretirlo en el microondas o al baño maría.
En otro bol, batir la mantequilla con el azúcar hasta tener una crema pálida y suave, añadir el chocolate derretido y mezclar bien. Tamizar la harina sobre el cuenco y mezclar bien con una espátula hasta tener una masa homogénea.
Coger cucharadas de masa y darles forma esférica, ponerlas sobre una placa de horno con un papel de horno o un tapete de silicona. Aplastarlas un poco y hornearlas durante 12-15 minutos.
Una vez sacadas del horno, dejar reposar durante unos minutos, opcionalmente, cortarlas con un cortapastas en forma de flor. Ponerlas a enfriar sobre una rejilla.
natillas-galletas-chocolate-2

Pollo al buttermilk

Pollo-buttermilk
Hace más o menos un mes encontré esta receta de pollo con buttermilk en el blog Smitten Kitchen, es una versión de una receta de Nigella Lawson y no sé por qué me apeteció probarlo…Bueno, seguramente fue porque tenía un bote de buttermilk en el frigo y porque la preparación era tan sencilla, que pensé que no me costaba nada probar, malo no podía salir…
Pues no solo no salió malo, sino que estaba buenísimo, tanto que ya lo he hecho dos veces y seguro que lo haré muchas más, está realmente delicioso!
El secreto está en no tener prisa en la maceración del pollo, hay que tenerlo al menos dos horas, o mejor durante toda la noche bañándose en el buttermilk, el resto, ponerlo en la fuente y hornearlo.
pollo-buttermilk-4
Estos son los ingredientes:
-500 ml. de buttermilk
-5 dientes de ajo, pelados y chafados
-1 cucharada de sal
-1 cucharada de azúcar
-1 y 1/2 cucharaditas de pimentón
-pimienta recién molida
-1 pollo troceado, o si lo preferís el peso equivalente en muslos
-un chorrito de aceite de oliva
pollo-buttermilk-2
Así se hace:
Mezclar el buttermilk con el ajo, la sal, el azúcar, el pimentón y bastante pimienta.
Poner los trozos de pollo en una bolsa´de plástico con cierre hermético, añadir la mezcla de buttermilk, cerrar la bolsa y remover para que el líquido se reparte bien bañando el pollo.
Guardarlo en el frigorífico al menos durante dos horas, preferiblemente durante toda la noche.
Pasado este tiempo, precalentar el horno a 200º.
Escurrir el pollo del líquido y ponerlo en una fuente de horno, regar con un chorrito de aceite de oliva y hornear durante unos 40 minutos, hasta que el pollo esté bien doradito.
Servir inmediatamente.
pollo-buttermilk-1

Madeleines de dátil

Kimono Patterns
¡No sé por qué hacía tanto tiempo que no horneaba unas madeleines!
Me encanta su forma de concha, su delicadeza y su delicioso sabor. Tienen un tamaño ideal parta picar algo dulce sin que sea excesivo, son deliciosas solas en cualquier momento, pero mojadas en un vaso de leche son fantásticas…¡Es que lo tienen todo!
madeleines-datil-2
Así que las echaba de menos, y hace unos días me topé con esta receta…como veréis las fotos son irresitibles y yo, que soy muy fácil para estas cosas, qué iba a hacer…Además, tenía unos dátiles a los que había que dar salida…no tuve más remedio que hacerlas!
Allí van acompañadas de una crema de caramelo, pero yo he preferido no hacerla para no caer en la tentación de tener en el frigo un bote lleno de algo tan calórico y tan tentador, pero si os apetece aquí tenéis la receta.
madeleines-datil-3
Estos son los ingredientes:
-120 gr. de mantequilla
-100 gr. de dátiles picados
-3 huevos
-120 gr. de azúcar moreno
-1 cucharada de golden syrup (si no tenéis lo podéis sustituir por miel)
-1 pellizco de sal
175 gr. de harina
-1 cucharadita de levadura química
madeleines-datil-diptico
Así se hacen:
Poner la mantequilla en un cazo y calentarla hasta que esté derretida y tenga un ligero tono oscuro, dejar enfriar.
Poner en un bol los huevos, el azúcar, el golden syrup y la sal y batir con un batidor eléctrico de varillas hasta que doble de volumen. Tamizar la harina con la levadura y añadirla poco a poco a la mezcla anterior mezclando suavemente con una espátula, por último añadir la mantequilla aún líquida y los dátiles troceados y mezclar hasta tener una crema homogénea.
Cubrir el bol con film de cocina y dejar en el frigorífico al menos durante cuatro horas, o mejor durante toda la noche.
Pasado el tiempo, precalentar el horno a 200º, engrasar unos moldes de madeleines y repartir la mezcla en ellos, sin llenarlos hasta el borde.
Meter en el horno (no antes de que haya alcanzado la temperatura) y hornear durante unos 10 /15 minutos, hasta que estén doraditas.
Una vez fuera del horno, sacar de los moldes y espolvorear con azúcar glas.
madelenes-de-datil-1

Sopa de bacalao

sopa-de-bacalao-2
En los últimos tres años he viajado tres veces a Italia, y siempre en la misma época, alrededor de Semana Santa, y cada vez que voy no puedo volver sin comprar un ejemplar de la revista Sale & Pepe, y claro, las recetas siempre tienen la misma temática:la primavera y la Pascua…a ver si consigo ir en otra época del año y voy ampliando el repertorio!
Pero bueno, no me quejo porque el año pasado con la revista regalaban un librito con recetas de bacalao que es una verdadera joya, está lleno de recetas apetitosas de este pescado que es una de mis debilidades, como este Fricasé que publiqué hace un tiempo, y como esta sencillísima sopa que ya he hecho varias veces y que más que sopa se puede considerar un guiso que puede servir estupendamente como plato único, sano, reconfortante y delicioso.
sopa-de-bacalao-1
Estos son los ingredientes:
-2 tajadas grandes de bacalao desalado o descongelado
-2 patatas medianas
-2 tomates
-una cebolla
-un vaso de vino blanco
-un litro de agua (si tenéis un buen caldo de pescado, aún mejor)
-2 dientes de ajo
-una hoja de laurel
-una cucharadita de jengibre fresco rallado
-un puñado de guisantes (opcional)
-aceite de oliva, sal y pimienta
sopa-de-bacalao-3
Así se hace:
Quitarle la piel y las espinas al bacalao y cortarlo en trozos no muy grandes.
Sofreír la cebolla y el ajo picados, añadir el tomate pelado y troceado más o menos grande según os guste, el vino blanco, la hoja de laurel y el jengibre rallado. Freír durante 10 minutos.
Añadir el agua o el caldo, las patatas troceadas y los guisantes, cocer durante unos 15-20 minutos hasta que las patatas estén tiernas, añadir el bacalao y una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Cocer durante 10 minutos mas. Ajustar de sal y pimienta y servir bien caliente.
Si os gusta un toquecico picante le podéis poner un trocito de guindilla…A mi me encanta!
sopa-de-bacalao-4

Tarta de mousse de chocolate, café y mascarpone

tarta-mousse-chocolate
Hace una semana tuve que hacer una tarta para una celebración familiar y por una vez me apetecía cambiar las tartas de capas a base de bizcocho y buttercream o crema por una más ligera de mousse, que las tengo poco trabajadas. Anduve buscando alguna que me llamara especialmente la atención y al final me decidí por esta del blog i-recetas, uno de los primeros culpables de mi adicción a los blogs de cocina, aunque ahora está un poco parado es una verdadera mina en todo lo relativo a repostería, además todo minuciosamente explicado, si no lo conocéis no os lo podéis perder.
La tarta es deliciosa, con una capa de bizcocho con almendras y nueces, una mousse de chocolate y café y otra de mascarpone aromatizado con amaretto. Parece algo complicada, pero en realidad es muy fácil de hacer si empezamos uno o dos días antes la iremos completando casi sin darnos cuenta.
La foto del corte no está muy bien pues fue tomada en la fiesta…os puedo decir que no sobró ni un trocico!
tarta-mousse-chocolate-3
Para el bizcocho de almendras y nueces:
Ingredientes:
-95 gr. de almendra molida
-15 gr. de maizena
-1/2 cucharadita de levadura química
-1/4 cucharadita de canela molida
-una pizca de sal
-3 huevos, yemas y claras separadas
-100 gr. de azúcar
-ralladura de media naranja
-40 gr. de nueces troceadas
Para el almíbar:
-250 ml. de agua
-100 gr. de azúcar
-5 gr. de café soluble
-1/2 cucharada de amaretto

Así se hace:
Precalentar el horno a 180º.
Engrasar un molde desmontable de 23 cm y forrar la base con papel de horno.
Mezclar la almendra con la levadura, la maizena, la canela y la sal. Reservar.
Batir las yemas con el azúcar hasta que blanqueen, añadir la ralladura de naranja y la mezcla de almendra.
Montar las claras con un chorrito de limón a punto de nieve, incorporar un par de cucharadas a la mezcla anterior y mezclar bien para aligerar la densidad, entonces mezclar el resto con movimientos envolventes procurando que no se bajen. Añadir las nueces troceadas y mezclar lo justo.
Verter la masa en el molde y hornear durante unos 25 minutos. transcurrido este tiempo sacarlo del horno, dejarlo enfriar un poco, desmoldarlo, despegar el papel del fondo y dejarlo enfriar sobre una rejilla.
Preparar un almíbar ligero con el agua, el azúcar y el café soluble, dejar hervir durante un par de minutos, por último añadir el amaretto y dejar templar.
Poner la base de bizcocho en la base en la que lo vayamos a servir, encajarlo bien en un aro de pastelería o en el aro del molde usado anteriormente y bañarlo bien con el almíbar
tarta-mousse-chocolate-2
Mousse de chocolate y café
Ingredientes:
2 1/2 hojas de gelatina
-50 gr. de nata líquida
-1 cucharada de café soluble
-75 gr. de chocolate al 60%
-75 ml. de leche
-25 ml. de nata líquida
-1 huevo, separada la yema de la clara
-35 gr. de azúcar
-125 gr. de nata líquida (para montar)
--una cucharada de amaretto (u otro licor que os guste)
Así se hace:
Hidratar la gelatina en agua fría. Calentar los 50 ml. de nata líquida y disolver en ella el café soluble. Fundir el chocolate en el microondas.
Calentar los 75 ml. de leche con 25 gr. de nata líquida, hasta hervir.
Batir la yema con el azúcar hasta blanquear y añadir poco apoco la leche hervida sin dejar de remover. Devolver al fuego para que suba un poco la temperatura, añadir el chocolate fundido, la nata con el café, la gelatina bien escurrida y el licor. Dejar enfriar un poco.
Montar la nata y la clara en dos boles distintos. Mezclar ambas con la mezcla anterior procurando que no se bajen y que quede una mezcla bien homogénea.
Verter sobre el bizcocho con el aro, dejar enfriar en el frigorífico durante unas dos horas hasta que esté bien cuajado. Se puede dejar hasta el día siguiente.
tarta-mousse-chocolate-6
Mousse de mascarpone
Ingredientes:
-2 hojas de gelatina
-50 gr. de azúcar
-20 gr. de agua
-2 yemas grandes
-1 cucharada de amaretto
-165 gr. de mascarpone
-120 gr. de nata para montar
Así se hace:
Hidratar la gelatina en agua fría
Montar el mascarpone con la nata líquida, reservar.
Montar la yema con el amaretto al baño maría con un batidor eléctrico.
Preparar un almíbar con el agua y el azúcar hasta alcanzar los 115-120º. Incorporar la gelatina bien escurrida y remover hasta que se funda, verter sobre el batido de yema poco a poco y sin dejar de batir. Dejar enfriar un poco, y antes de que endurezca la gelatina mezclar con la mezcla de nata y mascarpone.
Verter sobre la tarta, alisar bien la superficie y dejar enfriar en el frigorífico, estará mejor si la dejáis para el día siguiente.
Yo adorné el borde con unos barquillos bañados en chocolate y unas virutas de chocolate. El resto, unas flores de glasa y unas letras de chocolate  compradas.
tarta-mousse-chocolate-5

Rollitos de guisantes y patatas al curry

rollitos-guisantes-3
Más de una vez he contado en este blog lo mucho que me gustan los guisantes, sobre todo cuando están en temporada. Admito que los guisantes congelados son muy cómodos y generalmente de una calidad bastante aceptable y no tengo ningún problema en usarlos siempre que los necesito, pero pocas veces se me ocurre hacer un plato exclusivamente con ellos. Sin embargo, cuando voy a la frutería y veo esas vainas de un verde brillante con su promesa de dulzor y de frescura, no me puedo resistir…Por cierto, nunca los veo en las grandes superficies, lo que me hace pensar que vienen de muy cerquita de casa y hace que me apetezcan aún mas. Vale, ya sé que hay que perder un buen rato pelándolos, pero para mi es un trabajo relajante, que me devuelve a los tiempos en que era una niña y ayudaba a mi madre en la tarea y así aprovechaba para comerme los más tiernecicos…Para mi eran más ricos que un caramelo!
Esta vez vienen con un delicioso aroma indio y envueltos en un abrigo extra crujiente de masa filo, una combinación para no perdérsela!
rollitos-guisantes-2
Estos son los ingredientes para cuatro rollitos:
-1 cebolla cortada en tiras
-300 gr. de patatas cortadas en cubitos
-1 cucharada de pasta de curry ( si solamente tenéis en polvo, ajustar la cantidad a vuestro gusto)
-150 gr. de guisantes ya pelados o congelados
-4 hojas de masa filo
-aceite de oliva y sal
-semillas de calabaza picadas para adornar (Gracias, Mai!)

Así se hace:
Cocer los dados de patata en un cazo con agua hirviendo con un poco de sal durante 5 minutos, hasta que esté apenas tierna. Sacarlas del agua y escurrir bien.
Sofreir la cebolla en una sartén con un poco de aceite hasta que empiecen a dorarse, añadir las patatas y freir durante 2 minutos más. Añadir la pasta de curry y los guisantes junto con un par de cucharadas de agua, dejar cocer hasta que el agua se haya evaporado, sazonar y dejar enfríar un poco.
Calentar el horno a 210º.
Untar una de las hojas de filo con una brocha y un poco de aceite (o mantequilla fundida), poner otra hoja encima y untarla también con aceite, (es mejor quedarse algo cortos que pasarnos) Cortar estas dos hojas por la mitad, poner un par de cucharadas de relleno en un extremo de una de estas mitades, doblar las partes laterales sobre el relleno y enrollarlo sobre si mismo (en la foto de arriba podéis ver como hacerlo)
Hacer lo mismo  con el resto de las hojas y el relleno, pintar la parte de encima con un poco de aceite, repartir las semillas de calabaza picadas sobre los rollitos y hornear durante unos 15-20 minutos hasta que estén bien dorados.
rollitos guisantes 1
De la revista Good Food

Bizcochitos de mandarina y pistachos

bizcocho-mandarina-pistacho-2
Veréis que este año estoy llenando el blog de recetas con mandarinas, y esta sin duda es la mejor (por ahora, claro), son unos suaves bizcochitos con trocitos de pistacho y empapados en un delicioso almíbar de mandarina. En lugar de harina, están hechos con una mezcla de semolina, harina de arroz y almendra molida, lo que les da una textura especial y de lo más agradable y el sabor a mandarina es realmente espectacular.
bizcocho-mandarina-pistacho-3
Hace un tiempo que tenía pendiente de estrenar un magnífico molde para mini bizcochos con un huequecito en la parte superior, estuve buscando una receta especial para sacarle todo el partido y cuando vi esta lo tuve clarísimo…¿A que quedan preciosos?
De cualquier modo, también quedarán estupendos en un molde de muffins no muy grandes o en alguno con una forma bonita…el caso es que los tenéis que probar!
bizcocho-mandarina-pistacho-4
Estos son los ingredientes:
-3 mandarinas o dos naranjas pequeñas
-125 gr. de mantequilla
-145 gr. de azúcar
-2 huevos ligeramente batidos
-60 gr. de harina de arroz
-100 gr. de almendra molida
-1 cucharadita de levadura química
-45 gr. de semolina
-75 gr. de pistachos pelados crudos
Para el almíbar:
-250 ml. de zumo de mandarina (o naranja)
-el zumo de un limón
-125 gr. de azúcar
-2 cucharadas de Cointreau u otro licor de naranja
Para adornar:
-4 cucharadas de mermelada de albaricoque
2 cucharadas de agua
-cáscara de mandarina o naranja confitada
-pistachos troceados
bizcocho-mandarina-pistacho-1
Así se hace:
Precalentar el horno a 170º. Engrasar el molde.
Pelar las mandarinas y trocear la pulpa. poner la pulpa y el zumo que haya soltado en un cazo con una cucharada de aguay llevar a ebullición, bajar el fuego y cocer durante unos 8 minutos, hasta que casi todo el líquido se haya evaporado.
Triturar la pulpa en una batidora y dejarla enfríar. Batir la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema, añadir los huevos de uno en uno, batiendo hasta que estén bien integrados. Tamizar juntos la harina de arroz, la almendra molida y la levadura, añadir la semolina y mezclar bien.
Añadir la mezcla de harinas al bol con la crema y mezclar suavemente usando una espátula, por último añadir la pulpa de mandarina y los pistachos. Llenar los moldes con esta masa y hornear durante unos 25-30 minutos. Una vez fuera del horno, dejar en el molde durante 10  minutos, después desmoldarlos y dejarlos enfriar sobre una rejilla.
Una vez fríos, cortarles la parte superior abombada, que será la base al darles la vuelta. Así se mantendrán derechos y absorberán mejor el almíbar.
Mientras se enfrían, lavar y secar los moldes y preparar el almíbar: Poner los zumos de mandarina y limón en un cazo, añadir el azúcar y llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer durante 2-3 minutos, apartar del fuego y añadir el licor.
Poner una cucharada de almíbar caliente en cada hueco del molde y volver a poner los bizcochitos en ellos, verter más almíbar en cada bizcochito, han de quedar bien empapados pero aún firmes para que se mantengan bien. Dejarlos reposar durante una hora y después desmoldarlos con mucho cuidado.
Poner la mermelada en un cazo con 2 cucharadas de agua y calentar, remover hasta que la mermelada se disuelva bien, colarla para quitarle los posibles trocitos de fruta. Pintar los bizcochitos con la mermelada aún caliente, adornar con las tiritas de cáscara confitadas y los pistachos troceados.
bizcocho-mandarina-pistacho-5
Del libro: Indulge 100 perfect desserts de Claire Clark

Marmitako de atún

marmitako-2
Desde hace algunos años, no muchos, el marmitako es un guiso habitual en mi casa; es muy fácil de hacer, con ingredientes nada complicados, y además, les gusta incluso a los menos amantes del pescado. Pero sobre todo, es que está buenísimo; un guiso reconfortante, sano, sabroso, de los que necesitan un buen pan al lado para disfrutar hasta la última gota de caldo.
Dicho todo esto, tengo que avisar que esta es mi manera de hacer el marmitako que seguramente no será muy ortodoxa ya que nunca fué un plato tradicional de mi casa y he llegado a esta receta cogiendo ideas de aquí y de allá. Por ejemplo, la mayoría de las recetas que he encontrado no llevan vino, pero a mi me gusta el toquecico que le da, así que ¿Por qué no ponérselo?
marmitako-4
Estos son los ingredientes:
-1/2 kg. de atún en trozos
-1 kg. de patatas
-1 cebolla
-1 ó 2 dientes de ajo
-1/2 pimiento verde y 1/2 rojo (o uno rojo o verde)
-2 cucharaditas de carne de pimientos choriceros
-1 hoja de laurel
-1 vaso de vino blanco
-3 vasos de caldo de pescado
-aceite de oliva
-sal y pimienta
marmitako-1
Así se hace:
Calentar aceite en una cazuela baja de fondo grueso. Sofreír la cebolla y el ajo picados, cuando la cebolla esté transparente, añadir el pimiento troceado y freír a fuego suave durante unos 10 minutos.
Pelar las patatas y trocearlas chascándolas para que suelten el almidón en el caldo. Añadirlas a la cazuela junto con la hoja de laurel y la carne de pimiento choricero. Remover para que se mezclen bien todos los ingredientes. Añadir el vino y el caldo y sazonar con sal y pimienta. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego, tapar la cazuela y dejar cocer hasta que las patatas estén tiernas, entre media hora y 45 minutos, moviendo la cazuela de vez en cuando para que las patatas vayan soltando el almidón.
Cuando las patatas estén cocidas, añadir el atún troceado, dejar cocer 3 ó 4 minutos y apagar el fuego, el atún terminará de cuajar con el calor del caldo sin pasarse de cocción.
marmitako-3