Nidos de pasta kataifi con tartar de tomate y hueva de maruca

nidos-kataifi-5

En Cartagena existe una larguísima tradición en la preparación de salazones, tan larga que se remonta como mínimo al tiempo de la ocupación romana. Y hoy en día es rara la mesa cartagenera que en un día de fiesta no luce un platico de hueva y mojama con unas almendras, o simplemente unos trozos de bonito salao con un tomatico partío y unas aceitunas.

La empresa Ricardo Fuentes lleva muchos años fabricando salazones en Cartagena y ha pasado de una empresa familiar a ser la empresa líder en el sector . Personalmente os puedo decir que llevo muchos años consumiendo sus productos y que para mi son garantía de una calidad extraordinaria, en su punto justo de sal, jugosos y sabrosos.

nidos-salazones

Aunque los productos Ricardo Fuentes ya se venden en todas las grandes superficies, ahora tienen tienda on-line donde podéis comprar una gran variedad de delicias con todo el sabor del mar.

Con uno de estos productos, la hueva de maruca, he preparado estos nidos de pasta kataifi, un bocado estupendo para acompañar la cerveza o el vinito del aperitivo.

La pasta kataifi ya os la presenté en este post en una preparación dulce, ahora la traigo en una versión salada. Estos nidos pueden ser una alternativa a las clásicas tartaletas y quedan super crujientes…son un bocado delicioso y sorprendente!

nidos-kataifi

Para prepararlos, solamente tendréis que llenar con la pasta unos moldes de mini tartaletas o mini muffins, derretir un poco de mantequilla y verter una cucharadita en cada nido, meter en el horno a 180º durante unos 15 minutos, hasta que empiecen a dorarse. Sacarlos del horno y esperar unos minutos a que se enfríen para sacarlos de los moldes.nidos-kataifi-1

Para preparar el tartar de tomate y hueva, simplemente pelar un par de tomates, vaciarlos del agua y las pepitas, cortarlos en cubitos pequeños, ponerlos en un colador y echarles un poco de sal, mezclar bien y dejar reposar durante 15 minutos para que escurra el líquido.

nidos-kataifi-3

Mientras tanto, cortar la hueva en trocitos del mismo tamaño del tomate.

Una vez el tomate haya soltado el líquido, mezclarlo con los trocitos de hueva, regarlo todo con un filo de aceite de oliva virgen extra.

Justo antes de servirlos, poner una cucharadita de la mezcla sobre cada nido.

nidos-kataifi-4

Os deseo a todos que el año próximo sea lo más feliz posible, dentro de lo que cabe dadas las circunstancias…
feliz-año

Bollitos de boniato

bollos-boniato-portada
Estos bollitos de boniato en realidad estaban destinados a ser unas tortas de boniato según una receta que encontré en un libro de cocina cartagenera, pero gracias a la costumbre inexplicable de no especificar las cantidades, (lo cual queda muy bien en las recetas de las abuelas, pero en un libro me parece más discutible) acabaron siendo estos bollitos tiernecitos y deliciosos que se van a convertir en una de mis recetas de cabecera.
Son ideales para quien quiera iniciarse en la bollería ya que la masa es muy sencilla y no se necesita especial habilidad a la hora de amasar, además, en lugar de mantequilla están hechos con aceite de oliva lo que los hace mucho más sanos y por último, el boniato les da un saborcito muy suave pero buenísimo, aparte de jugosidad y un color irresistible…me parece que no vais a tener más remedio que probarlos!
bollos-boniato-4
Estos son los ingredientes:
-1/2 kg. de carne de boniatos asados
-1/2 kg. de harina de fuerza
-170 gr. de azúcar
120 ml. de aceite de oliva
-1 huevo y otro para barnizar
-1 cucharadita de canela en polvo
-1 sobre de levadura seca de panaderíabollos-boniato-1
Así se hace:
Asar los boniatos en el horno o en el microondas, una vez fríos sacar la carne y pesara el medio kilo.
Mientras se asan los boniatos, poner el aceite al fuego y freír en él una corteza de limón, retirarlo y dejarlo enfriar.
Poner la harina en el bol de la amasadora, o en un bol grande si vais a amasar a mano y añadir la levadura, la carne de boniato, el azúcar, el aceite, el huevo y la canela, mezclar todo bien y amasar hasta tener una masa bien lisa y suave.
Dejar levar en un lugar cálido bien tapada durante una hora más o menos.
Pasado este tiempo, formar bolas de unos 75 gr.e irlas colocando en una bandeja de horno dejando bastante espacio entre ellas para que puedan crecer, cubrirlas con un paño y dejar levar hasta que doblen de volumen.
Pasado este tiempo, precalentar el horno a 210º, pintar los bollitos con huevo batido y poner un poco de azúcar encima. meter en el horno y bajar la temperatura a 180º, hornear durante unos 20/25 minutos hasta que estén bien dorados.
bollos-boniato-2

Mi foto ganadora del Evento Photo Blog al mejor estilismo

ensaimadas-4
Estoy tan contenta que no tengo más remedio que compartirlo con vosotros!
Mi foto de las Ensaimadas ha resultado ganadora al mejor estilismo en el Evento Photo Blog de diciembre!
Aunque es un premio meramente honorífico, me hace muchísima ilusión, hace tiempo que estoy intentando mejorar mis fotos, ir aprendiendo por aquí y por allá y cada vez me gusta más todo lo relacionado con la fotografía, así que este premio es un estímulo estupendo para seguir aprendiendo.
Y encima lo he conseguido con mis Ensaimadas que son una de las recetas que más me ha satisfecho de todas las que llevo publicadas!
Muchas felicidades a mis buenas amigas Elena de Delicious Kitchen Stories por su premio Ñam-Ñam y sobre todo a Laura de Sano y de rechupete que se lleva el premio a la mejor fotografía y un fantástico regalo!
5055036236_df17dc4b84_o(1)

Coquitos de frambuesa

coquitos-frambuesa-1
Aunque supongo que a estas alturas ya tendréis en casa muchos más dulces de los que necesitéis y ya estaréis un poco empachados, os traigo estos coquitos que hice hace unos días, son facilísimos de hacer y si os gusta el coco seguro que disfrutaréis de esta combinación con frambuesa que en mi opinión se complementan perfectamente.
El caso es que hace unas semanas compré en la tienda My Lovely Food, entre otras cosas, un bote de pasta de frambuesa y pensando en qué hacer con ella me acordé de estos sencillísimos dulces de coco que he hecho en muchas ocasiones, así que dicho y hecho, en un abrir y cerrar de ojos estaban listos estos coquitos de frambuesa con ese aspecto tan tentador y un saborcito delicioso…si os gustan el coco y la frambuesa, claro!
coquitos-frambuesa-3
Estos son los ingredientes:
-150 ml. de leche condensada
-250 gr. de azúcar glas
175 gr. de coco rallado
-1 y 1/2 cucharadita de pasta de frambuesa
coquitos-frambuesa
Así se hace:
Preparar un molde pequeño y llano, una bandeja de cubitos de hielo o un molde de cake y espolvorearlo de azúcar glas.
Poner la leche condensada en un cuenco y mezclarla con el coco rallado y el azúcar glas previamente tamizada, añadir la pasta de frambuesa y mezclar, no es necesario que quede excesivamente homogénea pues quedarán más bonitos si el color no es muy uniforme.
Poner esta pasta en el molde, esperar un par de horas para que seque un poco y cortarla en rectángulos o cuadraditos.
coquitos-frambuesa-2

Árbol de Navidad de chocolate


¿Os acordáis de mis árboles de Navidad de galletas del año pasado? La verdad es que me quedaron preciosos y ya estaba pensando en lo que podría hacer para este año cuando desde Silikomart me ofrecieron enviarme algunos moldes navideños para que los probara y en cuanto vi el kit para hacer los arbolitos de chocolate encontré la solución…este año tocaba fundir chocolate y darle una alegría a mis chocolateros (que son muchos…)
Pues ya veis el resultado…precioso! La verdad es que le tengo algo de prevención a trabajar con el chocolate para hacer decoraciones, coberturas, bombones, etc…porque siempre me salen manchitas y no me queda todo lo bien que quiero.

Esta vez, sin embargo, todo ha ido de maravilla y con muy poco trabajo, poniendo mucha atención al templado del chocolate, me han quedado bastante bien, aún no están perfectos pero ya me voy acercando…a ver si me animo con los bombones!
Además, el molde ayudó bastante pues las piezas de chocolate quedan perfectas, se desmoldan de maravilla y se ensamblan sin ningún problema…me encanta!
Con el molde se pueden hacer dos árboles y yo hice uno de chocolate negro y otro de chocolate con leche y a la hora de montarlo los fui intercalando y la estrellita, como veis, de chocolate blanco. En mi casa este último chocolate no le gusta a nadie, pero si os gusta queda muy bonito todo el árbol blanco, o combinando el blanco y el negro…en fin, se puede combinar como queráis. Y si lo preferís, también se puede hacer con galletas…como veis, hay muchas posibilidades.

El procedimiento es muy sencillo, solamente hay que fundir 300 gr. de chocolate al baño maría hasta que alcanza una temperatura de entre 45/50º, cuando alcance esta temperatura, pasarlo a un baño maría frío, es decir, a un bol con agua y unos cubitos de hielo y seguir remiviendo el chocolate hasta que la temperatura baje a 28/29º, en este momento, volverlo al baño maría caliente y hacer subir la temperatura hasta 28/30º. en ese momento ya podeis llenar los moldes, alisar el chocolate y retirar el sobrante. Ya solamente queda dejarlo cuajar, si es posible sin meterlo en el frigorífico, desmoldarlo y montar los arbolitos.
Fácil, ¿Verdad?…Pues aprovecho estas imágenes para desearos a todos los que pasáis por aquí, dejéis o no comentarios, la mejor de las navidades y agradeceros vuestra fidelidad y vuestro cariño, vuestra complicidad y vuestra amistad, que son la mejor recompensa a la ilusión y el trabajo que invierto (que invertimos todos los blogueros) en esta página.
¡Un abrazo muy, muy grande!

Pasteles de gloria


En mi casa, desde que yo recuerdo, nunca han faltado entre los turrones y los dulces navideños los pasteles de gloria. A mi madre sobre todo le gustaban muchísimo (bueno, aún le gustan) y a mi también me encanta esa mezcla deliciosa de mazapán y dulce de boniato.
No son de los dulces más populares e incluso hubo unos años en que era difícil encontrarlos en las estanterías de los supermercados ya que parece que habían pasado de moda, pero a partir de ahora eso ya no me preocupa porque he conseguido que me salgan tanto o más ricos que los comprados, y sin un trabajo excesivo. Se trata de hacer un mazapán y un dulce de boniato, ambas cosas bastante sencillas y que se pueden hacer por antelación, luego solamente hay que formarlos y meterlos al horno unos minutos. Cuando los hice me pareció que habían quedado con una textura más durita y crujiente que los comprados, pero en cuando pasan un par de días, el mazapán y el dulce de boniato se funden y quedan unos pastelitos tiernos y jugosísimos…fantásticos!
pasteles-gloria-2
Estos son los ingredientes:
Para el mazapán:
-1/2 kg. de almendra molida fina
-400 gr. de azúcar
-200 ml. de agua
-ralladura de la piel de medio limón
Para el dulce de batata:
-una boniato grande o dos pequeños (han de quedar 250 gr. de pulpa asada)
-175/200 gr. de azúcar (según os guste de dulce)
-1/2 cucharadita de canela

Así se hacen:
Para el mazapán, poner el agua con el azúcar en un cazo y llevarlo a ebullición, cocer a fuego medio durante unos 8/10 minutos hasta obtener un almíbar doradito. Añadir la almendra y la ralladura de limón, remover y mezclar bien, en cuanto se enfríe un poco para poderlo manipular, amasarlo sobre una superficie de trabajo espolvoreada con azúcar glas hasta obtener una masa moldeable, lo ideal es amasarlo hasta que la almendra suelte el aceite, pero si esto resulta cansado de hacer con toda la masa, se puede hacer más tarde cuando formemos los pastelitos.Envolverla con film de cocina y dejarla reposar al menos una hora, o en el frigorífico hasta el día siguiente.
Para el dulce de boniato, lo primero es asarlos, yo lo he hecho en el microondas, se puede empezar con unos 5 minutos e ir probando si están hechos pinchándolos con una aguja o un cuchillo hasta que los notemos tiernos. Por supuesto, también se pueden asar en el horno, como se ha hecho siempre.
Una vez asados los boniatos, sacar la carne y pesar 250 gr. aplastarla bien con un tenedor o pasarla por el pasapurés, ponerla en un cazo y añadir el azúcar y la canela, ponerlo a fuego suave y cocer removiendo para que no se pegue al fondo hasta que espese y esté cremoso, unos 15 minutos. Yo lo hice en la Thermomix, a 90º, velocidad 1, 10 minutos (mi TH es antiquísima, así que no sé si estos tiempos y velocidad se corresponden con las modernas).
Dejar reposar durante una hora o mejor hasta el día siguiente.
pasteles-gloria-3
Para formar los pastelitos, poner el dulce de boniato en una manga pastelera con una abertura más bien grande, dividir el mazapán en porciones de unos 25 gr. coger una porción y amasarla un poco hasta que se ponga un poco aceitosa, aplanarla y darle forma de cuenco en la palma de la mano, poner un poco de dulce de boniato y cerrar el mazapán procurando que el relleno quede bien encerrado.
mano
Ir poniendo los pastelitos en una bandeja de horno y hornearlos a 170º durante unos 10 minutos, sacarlos y espolvorearlos abundantemente con azúcar glas y un pellizco de canela.
Cuando estén totalmente fríos, envolverlos en papel de aluminio. Estarán mejor cuando pasen un par de días.

Lemon Cookies de Nee para Film & Food

galletas-limon-3
El reto de Film & Food de este mes viene lleno de espíritu navideño y para eso Ingrid y Alba han escogido el libro Recetas y Confidencias de Ann Pearlman.
Carnet-Original-000009-Lola-en-la-Cocina-bloc
Leí el libro este verano y tengo que decir que no me gustó nada en absoluto, está lleno de frases del tipo: Fulanita llevaba un conjunto de color rosa realzado por unos pendientes de color azul que hacían juego con sus ojos…La frase me la he inventado pero hay muchas parecidas en el libro y en cuanto me encuentro la primera sé que es un libro “fabricado” siguiendo unas fórmulas, en este caso dirigido a gustar a un cierto tipo de mujeres. (No sé a cuales)
No sé como lo leí hasta el final, seguramente porque me lo había llevado de vacaciones y no tenía otro a mano, pero por supuesto si sois aficionadas a las galletas, compraos un buen libro de recetas y saldréis ganando.
El caso es que el libro va de unas mujeres que se reúnen una vez al año para intercambiarse galletas, y eso es lo que hemos hecho durante este mes. Teníamos la opción de intercambiar galletas o recetas, yo elegí la primera opción y recibí estas deliciosas Galletas de Limón de Nee del blog Le petit chat rose, venían empaquetadas en una preciosa cajita y desprendían un olor a limón impresionante…me han encantado! Muchas gracias, Nee!
Lamento que las fotos no les hagan justicia, pero es que las recibí justo antes de irme de viaje y tuve que fotografiarlas a toda prisa.
galletas-limón-2
Estos son los ingredientes:
-260 gr. de harina de repostería
-5 gr. de polvos de hornear
-una pizca de sal
-150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
150. gr. de azúcar moreno
-1 huevo grande a temperatura ambiente
-la ralladura de la piel de un limón
-10 ml. de zumo de limón recién exprimido
-15 ml. de miel
-15 gr. de caramelos de limón troceados
-80 ml. de agua a temperatura ambiente
Así se hace:
Mezclar la harina tamizada con los polvos de hornear y la sal.
En otro blog batir la mantequilla con el azúcar, añadir la ralladura de limón, el zumo y el huevo, mezclar bien.
mezclar esta crema con la harina y mezclar los caramelos troceados y el agua, amasar hasta que todo esté bien mezclado, envolverla en film de cocina y guardarla en el frigorífico durante una hora.
Precalentar el horno a 180º, extender la masa sobre la superficie de trabajo y cortarlas con un cortapastas redondo. hornear durante 14 minutos.
galletas-limón-1

Pandorini


Siempre me ha atraído este dulce navideño italiano originario de la ciudad de Verona por su forma tan peculiar y su aspecto delicado, pero hasta ahora no había podido conseguir los moldes adecuados. Este año ni se me había pasado por la cabeza hacerlos, pero yo no contaba con que iba a visitar a Begoña y que allí, donde ella guarda todos sus moldes, que son muchísimos, iba a estar en primer plano un molde de silicona de mini pandoros.
Cuando le dije a Begoña que llevaba varios años detrás de él, me dijo que me lo trajera prestado, con la condición de que los usara, claro está.
Pues dicho y hecho, sabía donde tenía que buscar la receta y el resultado ha sido tan bueno como esperaba, unos bollitos extremadamente suaves, blanditos y esponjosos y con un delicioso sabor a vainilla…y eso que no me he atrevido con la receta más “auténtica”!

Originalmente se hace un hojaldrado plegando la masa e introduciendo la mantequilla entre las capas, pero ya que el maestro tiene esta receta sin hojaldrado, me decidí por ella que parecía bastante más fácil.
Aparte de hacer el poolish el día anterior, y empezando bien temprano a la mañana siguiente, a primera hora de la tarde ya tenía horneados mis deliciosos pandoros. La mitad de la masa espera en el frigorífico para ser horneada mañana…en teoría debe salir aún mejor…
A tener en cuenta los mismos consejos que para el panettone, sobre todo amasar sin prisas hasta que tengamos una masa elástica, bien lisa y de aspecto casi gelatinoso.

Estos son los ingredientes:
-635 gr. de harina de fuerza
-16 gr. de levadura de panadería fresca
-250 gr. de azúcar glas
-260 gr. de mantequilla
-150 gr. de nata para montar (al 35% de materia grasa)
-190 gr. de agua
-6 yemas y un huevo entero
-80 gr. de chocolate blanco
-7 gr. de sal
-1 cucharadita de miel
-1 cucharadita de vainilla en polvo, o las semillas de una vaina de vainilla
-1 cucharadita de extracto de vainilla

Así se hace:
La noche anterior preparar el poolish con 150 gr. de agua, 75 gr. de harina, 6 gr. de levadura y la mitad de la vainilla en polvo o de las semillas de vainilla. Mezclar bien, tapar herméticamente y guardar en el frigorífico durante 2 horas.
Al día siguiente por la mañana sacar el poolish del frigorífico y aparte preparar una biga disolviendo 10 gr. de levadura y la miel en 40 gr. de agua templada, añadir 80 gr. de harina y una yema, mezclar, tapar y esperar a que doble de volumen (Más o menos una hora)
Pasado este tiempo, poner en el bol de la amasadora los dos prefermentos, añadir 150 gr. de harina, poner la pala mezcladora en la amasadora y mezclar a media velocidad hasta que empiece a encordar. Bajar la velocidad y añadir una yema y 35 gr. de azúcar, cuando se haya absorbido añadir otra yema y otros 35 gr. de azúcar. Poner el gancho y seguir amasando a velocidad media para encordar. Bajar la velocidad y añadir 80 gr. de mantequilla ablandada. Amasar hasta que la masa esté elástica.
Cubrirla y ponerla a 26º hasta que doble de volumen.
Mientras, preparar una emulsión con 100 gr. de mantequilla, 50 gr. de nata, el chocolate y el resto de la vainilla en polvo poniéndolo al baño maría templado, mezclar bien hasta que el chocolate esté fundido.
Añadir al bol con la masa ya levada la nata restante, la clara del huevo entero, 2/3 de la harina restante, encordar a velocidad media.
Bajar la velocidad y añadir las yemas de una en una, con la primera añadir la sal, y con las otras en tres veces el azúcar y la harina restantes. Cuando la masa esté bien encordada, añadir la emulsión, una cucharada cada vez, no añadir la siguiente cucharada hasta que la precedente no se haya absorbido. Por último añadir la mantequilla restante a trozos, esperando a que se absorba antes de añadir un nuevo trozo, por último, añadir el extracto de vainilla. Trabajarla un poco más hasta obtener la consistencia adecuada. La masa deberá estar bien lisa y casi gelatinosa.
Dejarla reposar durante media hora, verterla sobre la superficie de trabajo y darle unos pliegues como los que se ven aquí.
En este punto se puede meter en el frigorífico, sacarla al día siguiente, dejar que se ponga suave, volver a plegarla, dividirla en trozos de unos 80 gr. (para mini pandoros), ponerlos en los moldes y dejarlos a 26º hasta que la masa alcance el borde.
Si la hacemos inmediatamente, simplemente dividirla y seguir los mismos pasos.
Meter al horno a 180º durante unos 30 minutos hasta que estén bien subidos y dorados.

De nuevo en Nerja...y mucho más.

nerja-amanecer
Cuando uno se despierta y lo primero que ve es este maravilloso amanecer sobre el mar, todo lo demás viene por añadidura…me hubiera conformado con pasar estos días mirando el mar tan sereno y disfrutando de la maravillosa temperatura, pero como podéis suponer hubo mucho más que eso durante estos días de vacaciones…
Begoña nos invitó por tercera vez a su casa, esta vez con la excusa de celebrar su cumpleaños y de paso acercarnos a Málaga a la firma de libros de Su de Webos Fritos. El plan no podía ser más atrayente!
Nosotros adelantamos un par de días el viaje para acercarnos a Gibraltar y de paso visitar a Inma Y Juan Carlos, unos queridos amigos que viven en La Linea.
gibraltar
El día fue estupendo, aunque un poco cansado, porque aparte de la visita turística viendo las preciosas vistas del estrecho, las galerías defensivas que minan la roca y por supuesto, los famosos monos, yo llevaba unas cuantas direcciones de tiendas proporcionadas por Begoña y acabamos los cuatro cargados de bolsas, todas ellas con artículos de cocina…Encontré unos moldes fantásticos para las tartas de pisos de los que no pude evitar traerme una buena cantidad!
Al día siguiente llegó Ana y su familia y celebramos el cumpleaños de Begoña con un brunch alucinante preparado totalmente por ella: Panes de todas clases, bollos, galletas, dulces, tartas, patés, platos salados, etc…Además, todo presentado como en el mejor hotel o restaurante…Todavía no me explico cómo tuvo fuerzas para preparar tantas cosas y todas tan deliciosas.
Aquí tenéis una pequeña muestra, si queréis verlo con todo detalle, lo encontraréis aquí.
brunch-bollos
brunch-financiers
brunch-pan
brunch-salado
brunch-tartas
Seguro que ya estáis alucinando, pero en las fotos aún faltan algunas cosas que se escaparon a la cámara, como dos clases de patés, unas albóndigas con tomate y una panceta a la sidra con huevos benedictine que estaba de muerte.
Creo que estuvimos unas ocho horas a la mesa, que se pasaron en un suspiro entre risas y canciones…un día inolvidable!
Y el viernes nos fuimos a Málaga para acudir a nuestra cita con Su, allí nos encontramos con Mª Ángeles, Laurita y Reme y juntas nos fuimos a la Fnac…A llí estaban los Sres. Webos firmando libros, y allí pasamos toda la tarde…Su estuvo cariñosísima y no quería dejarnos marchar, así que fuimos dejando pasar a todos los que iban llegando…también conocimos a Mª José de Guindilla y Canela que se nos unió para la foto.
firma-Su
Su, aparte de altísima, delgadísima y guapísima, es un verdadero encanto y me dijo unas palabras que me emocionaron…Muchísimas gracias, preciosa!
Salimos de allí después de casi tres horas, reventadas, pero felices…
El domingo tocó volver, no sin antes comer de nuevo en casa de Begoña que nos deleitó con una comida vasca de la que aún estamos disfrutando ya que se vinieron con nosotros unos cuantos “tuppers”…
En fin, unos días llenos de amigos, emociones, compras y mucha, mucha comida…Gracias a Begoña y a toda su familia que nos acogió maravillosamente…Sois increíbles!

El Panettone de Adriano


Hace poco, cuando hice los Babás, os hablé de Adriano, un napolitano con un blog lleno de maravillas en todo lo que se refiere a masas de levadura, sus explicaciones son extremadamente precisas y todas las recetas suyas que he hecho han salido perfectas.
Esta del Panettone la llevo viendo desde la noche de mis tiempos blogueros y cada año, cuando se acercaba la Navidad me asomaba a él, lo releía y quizás un poco asustada ante una elaboración tan larga y el enorme número de comentarios que se han ido sucediendo a los largo de los años, preguntando cosas, pidiendo detalles, solventando dudas…me decía que era algo que no estaba a mi alcance, o que no tenía tiempo de ponerme a ello.
Pero este año, después del éxito de las ensaimadas ya me siento capaz de enfrentarme a cualquier masa de levadura que se me ponga por delante, así que armándome de paciencia, después de leer varias veces la receta y casi todos los comentarios y puntualizaciones, me tiré a la piscina y conseguí salir airosa del empeño.
No os tengo que decir que todos los panettones que había comido hasta ahora, incluido éste que hice hace un par de años, a pesar de ser muy buenos, no se pueden comparar con la esponjosidad y ligereza de este, parece cosa de magia como con tan poca levadura se consigue un volumen tan espectacular.

Antes de empezar con la receta, algunas advertencias:
Hay que planificar el tiempo, no conviene tener prisa. Yo preparé los prefermentos el jueves, el viernes bien temprano saqué el poolish del frigorífico y fui siguiendo todos los pasos, puse la masa en los moldes a las 3 y 1/2 de la tarde y cuando los metí en el horno eran ya las 10 de la noche. Así que antes de poneos a hacerlo, pensad si vais a disponer del tiempo necesario. También en un cierto momento podéis meter la masa en el frigorífico y esperar al día siguiente, esto no supone un problema, sino que mejorará aún el sabor del panettone.
Las cantidades de la receta dan para tres panetttones de un kilo, lo que merece la pena pues de una vez se hace todo el trabajo y se pueden hornear al mismo tiempo y según Adriano, se conservan en perfecto estado durante 15/20 días si están bien empaquetados (yo aún no he tenido ocasión de comprobarlo). Lo malo es que tanta masa no cabe en una amasadora normal, pero como no se pone toda la cantidad hasta el final, yo lo fui amasando todo en la Kitchenaid y en el último paso, cuando se añade toda la harina, dividí la masa en dos partes y amasé una detrás de otra. De todas formas, nada os impide sacar la calculadora y dividir las cantidades por dos o por tres.

El amasado es importante y hay que hacerlo en amasadora, la masa se tiene que “encordar”, esto se sabe si al levantar el gancho de la amasadora, la masa se queda adherida a él y forma una especie de cuerda que cae al bol, esto se consigue con un amasado prolongado y a velocidad media como mínimo, lo que hace que la amasadora vibre y se mueva y se caliente. yo sujeto el cabezal de la máquina mientras amasa en prevención de que se le salga el hierro que lo sujeta y voy parando de vez en cuando si veo que está muy caliente.
Por supuesto, lo más importante, leed toda la receta antes de empezar a hacerla y tened bien claro todo el proceso.
Y vamos ya con la receta, no tengo que decir que aunque parece demasiado largo, hay que seguir todos los pasos…no es para tanto, y os aseguro que el resultado merece la pena.
(Transcribo casi literalmente las palabras de Adriano)
Ingredientes:
-1.125 gr. de harina de fuerza
-5 yemas de huevo
-6 huevos grandes
-360 gr. de azúcar
-400 gr. de mantequilla (vereis 350 gr. en la receta original, pero después el autor dice que se puede añadir algo más si se está acostumbrado a manejar las masa, así que yo me arriesgué)
-18 gr.de sal
-2 cucharadas de miel
-18 gr. de levadura de panadería fresca (6 gr. si es seca)
-las semillas de una vaina de vainilla
-la ralladura de la corteza de una naranja y de un limón
300 gr. de pasas remojadas en un poco de ron
-200 gr. de fruta confitada

Así se hace:
El día anterior por la mañana hacer una biga con 200 gr. de harina, 90 gr. de agua y 2 gr. de levadura. Amasar el mínimo imprescindible, cubrir con film de cocina y dejar a 18º
Por la tarde de ese mismo día, hacer el poolish con 100 gr. de agua, 50 gr. de harina, 4 gr. de levadura, la ralladura de 1/4 de la naranja, ponerlo en un contenedor hermético y guardarlo en el frigorífico.
Al día siguiente por la mañana temprano:
1ª masa:
Sacar el poolish del frigorífico 30 minutos antes de usarlo y ponerlo a 30º (calentar un poco el horno y después apagarlo, es muy útil tener un termometro)
Hacer una masa con el poolish, 100 gr. de harina, 10 gr. de azúcar y 1 yema. Cubrir con film y dejar dentro del horno apagado hasta que doble de volumen (1 hora)
2ª masa:
Unir a la primera masa la biga ( debido a la diferencia de consistencia de las dos masa será difícil mezclarlas bien, habrá que ayudarse con una espátula) 1 huevo, 50 gr. de harina y 20 gr. de azúcar y amasar a velocidad media hasta que se encorde.
Media hora después preparamos el tercer fermento  con 30 gr. de agua templada, 25 gr. de harina, 12 gr. de levadura y lo ponemos todo en un lugar cálido durante otros 30 minutos.
3ª masa:
Unimos el fermento a la segunda masa, con la amasadora a media velocidad añadimos 1 yema y 1 huevo, cuando sa han absorbido, añadir 150 gr. de harina, 30 gr. de azúcar,  la miel y 50 gr. de mantequilla. Amasar hasta que las paredes del bol se queden límpias. Guardar en un lugar cálido hasta que triplique el volumen.
4ª masa:
Poner a girar la amasadora  y unir 3 yemas, 150 gr. de azúcar, la vainilla y 100 gr. de harina, dejamos encordar y añadimos 4 huevos, 150 gr. de azúcar (previamente pulverizado con las cortezas de naranja y limón) 400 gr. de harina y la sal (el procedimiento es el siguiente: añadir un huevo y una parte del azúcar, cuando se ha absorbido y la masa hace como hilos, se añade la sal y un poco de harina, se encorda y se vuelve a poner otro huevo y se sigue todo el procedimiento hasta que se usa todo) Este es el momento para dividir la masa en dos partes, seguir trabajando con una de las partes manteniendo la otra parte tapada.
Seguir amasando y cuando las paredes del bol se limpien añadir la mantequilla a temperatura ambiente, hay que irla añadiendo por trozos, esperando a que se incorpore cada trozo antes de añadir otro (naturalmte, si hemos dividido la masa haremos lo mismo con la mantequilla) Cuando toda la mantequilla esté incorporada, añadir otros 50 gr. de harina (la mitad a cada parte de la masa), amasando hasta que la masa tienda a despegarse del bol. Unimos las pasas y la fruta confitada ligeramente enharinadas.


En ese momento se puede elegir: meterlo todo en el frigorífico en un contenedor hermético hasta el día siguiente ( en este caso sacarlo por la mañana y después de una hora formar y poner a levar en un lugar cálido) o dejarlo reposar una hora, después lo dividimos en tres partes, les damos forma esférica con las manos untadas de grasa y los metemos en tres moldes ( los míos eran de 16 cm. de diámetro).
Dejar levar cubiertos con film a 30º hasta que lleguen al borde (4ó 5 horas, o algo más), media hora antes de hornearlos, quitarles el film y hacerles unos cortes superficiales en forma de cruz con un cuchillo, poner un trozo de mantequilla en el hueco formado en el centro.
Hornear a 200º durante 15 minutos y después a 160º durante 35/40 minutos. Hay que poner la bandeja del horno en la guía más baja y tener cuidado de que no se queme la parte superior mientras está a 200º, si veis que empiezan a dorarse demasiado, cubrirlos con papel de aluminio.
Tradicionalmente se dejan enfríar cabeza abajo, para eso se atraviesa la parte de abajo de los panettones con una aguja de hacer punto y se deja colgando. Yo no lo hice porque las agujas (las que yo tengo) tienden a doblarse con el peso y el calor y no quería que acabaran en el suelo.
Pues creo que ya está todo…el que haya llegado hasta el final se merece un premio…Un delicioso Panettone!


Para quienes me han preguntado por los moldes, la verdad es que los compré hace tiempo y no recuerdo donde fue, pero por ejemplo, aquí los podéis encontrar.

Aprovecho para despedirme hasta la semana que viene, nos vamos a disfrutar del puente...ya os contaré!