La Bullabesa según Julia Child para Film & Food


Hace algo más de un mes que Ingrid de My Lovely Food y Alba de Le fabuleux destin du chocolat, pusieron en marcha el proyecto Film & Food, un lugar donde unir el cine y la gastronomía en todas susu facetas, es un blog donde se pueden encontrar comentarios de películas y recetas relacionadas con ellas, y al mismo tiempo es un club donde se propondrán retos siempre relacionados con el cine. Desde el principio me pareció una idea muy divertida y enseguida me hice socia del club.


Pues por fin ha llegado el momento de publicar el primer reto, y como no podía ser de otra manera está relacionado con la película Julie & Julia. Esta película cuenta dos historias separadas en el tiempo, la de Julia Child, una famosa cocinera americana de los años 50 que supo acercar la cocina francesa a los hogares americanos con su libro Mastering the Art of French Cooking, la otra historia es la de Julie, una chica que se propuso realizar las 524 recetas del libro durante un año y contar sus experiencias en un blog.


Para ser sincera, tengo que decir que fuí a ver la película con mucha ilusión, pero salí un poco decepcionada, me gustó descubrir a Julia Child, de la que apenas sabía nada hasta ese momento, pero la parte dedicada a Julie no me gustó nada, me dió la sensación de que no le gustaba especialmente cocinar y que se había dedicado a ello porque en un cierto momento tenía cerca ese libro, como podía haber sido uno de jardinería o de cualquier otra cosa...en fin, es una opinión muy personal.


Pues el reto de este mes consistía en hacer una de las recetas de Julia Child. Anduve buscando algunas de sus recetas por internet y la verdad es que no encontré muchas distintas, al final me decidí por un plato que hacía tiempo quería hacer, la Bullabesa, y con ayuda de Begoña que me escaneó la receta, he podido salir más o menos airosa del intento.
La bullabesa es una sopa de pescado originaria de la Provenza, sobre todo de Marsella, donde la pude disfrutar hace unos cuantos años en una de las mejores vacaciones que he tenido en mi vida.
No es especialmente complicada de hacer una vez que se cuenta con un buen surtido de pescado y el resultado es buenísimo!!!
La receta de Julia Child se divide en tres partes, primero un caldo de pescado que se puede comer tal cual con unos fideos o arroz, la bullabesa propiamente dicha que consiste simplemente en añadir a este caldo una variedad de pescados y mariscos y como acompañamiento, la rouille, una salsa espesa con la que se untan unas rebanadas de pan tostado que se puede echar en la sopa o comer como acompañamiento.


Para el caldo de pescado:
Ingredientes:
-1 cebolla picada
-1 puerro grande o dos pequeños picados
-1/2 vaso de aceite de oliva
-4 dientes de ajo aplastados
-2 tomates troceados
-unas cuantas ramas de perejil
-1 hoja de laurel
-un puñado de hojas de albahaca
-un par de ramas de hinojo
-1 pellizco de azafrán
-1 trozo de cáscara de naraja seca
-más o menos 1y 1/2 Kg entre cabezas de pescado, espinas o huesos de rape, pescado de roqueo, cabezas de gambas etc...
-1 patata mediana
-sal y pimienta


Así se hace:
Poner el aceite en una cacerola grande y sofreír la cebolla, el puerro y los ajos. Cuando la cebolla esté transparente, añadir el tomate y cocer durante unos 10 minutos más. Añadir 2 y 1/2 litros de agua, las hierbas y especias, el pescado y la patata y dejar cocer durante unos 30-40 minutos.
Pasado este tiempo, sacar y reservar la patata, colar el caldo apretando bien para aprovecharlo todo, rectificar de sal y pimienta y añadir un poco más de azafrán si es necesario.

La rouille:
Ingredientes:
-1 pimiento seco remojado en agua o 1/2 pimiento rojo cocido durante unos minutos en agua con sal
-1 o 1/2 guindilla según como os guste de picante
-la patata que hemos cocido en el caldo
-2 dientes de ajo
-sal
-de 4 a 6 cucharadas de aceite de oliva
-2o 3 cucharadas del caldo caliente


Así se hace:
Triturar todos los ingredientes menos el aceite y el caldo con una batidora de mano o de vaso, ir añadiendo poco a poco el aceite mientras seguimos batiendo hasta tener una especie de mayonesa, antes de servir, añadir un poco del caldo caliente y mezclar bien.


La bullabesa:
Ingredientes:
-300 gr. de pescado de carne firme como rape, cazón etc...
-300 gr. de pescado de carne tierna: lenguado, bacalao, merluza, corvina etc...
- unos cuantos mejillones y un puñado de almejas bien limpios
-200 gr. de gambas peladas y un par de cigalas medianas por comensal
También se le puede añadir un calamar troceado y algunos trozos de patata si lo queréis hacer más contundente, y si os sentís derrochadores, una langosta o un bogavante.


Así se hace:
Poner a hervir el caldo e ir añadiendo el pescado y el marisco empezando por los que necesitan más cocción, cocer durante unos diez o 15 minutos.
Servir bien caliente acompañado de unas rebanadas de pan tostado y de la rouille.

Gaufres de Lieja


Hace apenas un par de semanas que me he iniciado en el mundo de los gaufres...La culpa la tiene, como de tantas cosas, ese supermercado alemán que de vez en cuando vende toda clase de cacharricos de cocina a precios irresitibles. Pues la última tentación en la que he caído ha sido la gofrera...la verdad es que lo dudé bastante porque no sabía si realmente iba a dar buen resultado, además del poquísimo sitio (ninguno) que queda en mi cocina, pero cuando a través de Twitter, Su me dijo que  funcionaba de maravilla, no me pude resistir y allá que me fuí a comprar el aparatejo. La verdad es que ha sido un éxito, a mis hijos les ha encantado el artefacto, y sobre todo los gaufres que hemos hecho.


El primer día los hice con la receta que venía con la máquina y según mis catadores estaban muy buenos, pero cuando me puse a investigar un poco me di cuenta de que hay un montón de variedades de las que hasta ahora no tenía ni idea. Fundamentalmente creo que hay de dos tipos, los que se hacen con levadura química o con claras batidas, quedando una masa más o menos líquidas que se reparten sobre toda la superficie del molde, estos gaufres quedan más bonitos, pero menos crujientes.


 Los del segundo tipo están hechos con levadura de panadería y queda una masa como de bollo o briche aunque más blanda, no resultan tan bonitos como los primeros, pues quedan de forma más irregular, pero su sabor es delicioso, con el exterior caramelizado y crujientito...no soy una experta en estos dulces, pero creo que estos son los mejores, así que vamos a empezar con ellos. Ah!!!...se me olvidaba deciros que el olor que desprenden cuando se están haciendo es irresistible.


Estos son los ingredientes: (Para 12 gaufres)
-6 cucharadas de leche templada
-1/2 cucharadita de azúcar
-2 cucharaditas de levadura de panadería seca
-230 gr. de harina de panadería (yo he puesto mitad de harina de fuerza, mitad de harina normal)
-1 cucharadita de canela
-2 cucharaditas de extracto de vainilla
-1/2 cucharadita de sal
-1 huevo mediano +1 yema
-115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-120 gr. de azúcar perlado



Así se hacen:
Mezclar la leche apenas templada con la media cucharadita de azúcar y la levadura, disolverla bien y dejarla reposar tapada durante unos 5 minutos, hasta que la levadura empiece a burbujear.
Poner en el bol de la amasadora (o en un bol normal si amasáis a mano) la harina, la canela, la sal y el extracto de vainilla, añadir la mezcla de levadura, el huevo y la yema, amasar a media velocidad hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Tapar con un paño o un film de cocina y dejar reposar en un sitio templado durante unos 30 minutos.


Pasado este tiempo, poner de nuevo en marcha la amasadora a media velocidad e ir incorporando la mantequilla a trozos, cuando esté toda incorporada, poner a baja velocidad y añadir el azúcar perlado, amasar solamente el tiempo justo para que el azúcar se distribuya por la masa. La masa será bastante floja y pegajosa.
Dividir la masa en 12 porciones de unos 50 gr. cada una, cubrir y dejar reposar durante 15 minutos.
Encender la gofrera en la posición 3, cuando esté caliente, poner dos porciones de masa que habremos aplanado un poco entre las manos, cerrar y dejar cocer durante unos minutos hasta que estén bien dorados.
Sacarlos y colocarlos sobre una rejilla para que no se humedezcan por abajo y queden bien crujientes.
Para tomarlos, espolvorearlos con un poco de azúcar glas y acompañarlos con un poco de nata, salsa de chocolate, caramelo, fresas, mermelada...las posiblidades son infinitas!
La receta la encontré aquí.

Tyropita y Spanakopita en espiral


Ya de vuelta después de una semanica de relax, nada mejor para volver a tomar el ritmo de la cocina y del blog que estas espirales de pasta filo rellenas de queso y espinacas al estilo griego que se hacen en un momento sin nada de trabajo y que quedan aparte de muy bonitas, riquísimas. Son ideales tanto para una fiesta como para una cena rápida. Y por supuesto, se puede variar el relleno a voluntad.
En la espiral de queso he utilizado por primera vez la melaza de granada y ha quedado deliciosa, creo que va a ser un ingrediente indispensable en mi cocina a partir de ahora!


La melaza de granada se utiliza en la cocina árabe y supongo que se podrá encontrar en tiendas de comida oriental, yo no la he encontrado pero la he hecho hirviendo un litro de zumo de granada con 250 gr. de azúcar y un chorrico de zumo de limón hasta que se reduce mas o menos a 1/4 de su volumen y queda con una consistencia como de miel. Luego solo hay que dejarla enfríar y guardarla en un bote en el frigorífico para añadirla a cualquier cosa que se os ocurra.


Estos son los ingredientes:
-6 hojas de pasta filo
-250 gr. de queso feta
-melaza de granada o miel
-una pizca de eneldo
-250 gr. de espinacas congeladas (o frescas)
-una cucharadita de pasas
-una cucharadita de piñones
-semillas de sésamo y de amapola para adornar.
-aceite de oliva


Así se hace:
Descongelar las espinacas y saltearlas en una sartén con un poco de aceite hasta que hayan perdido casi toda el agua, añadir las pasa y los piñones y un poco de sal y dejar cocer un par de minutos más. reservar.
Trocear el queso feta, añadir una cucharada a la mezcla de espinacas y reservar el resto.
Poner una lámina de filo sobre la encimera, pintarla con aceite y repartir un tercio del queso troceado junto a uno de los bordes, espolvorearlo con el eneldo y rociarlo con un chorrico de melaza de granada. Enrollar la pasta partiendo del borde con el queso procurando no apretarla demasiado para poder doblarla con facilidad.
Poner un papel de cocina sobre una bandeja de horno  y colocar encima el cilindro de filo enrollándolo en espiral. Seguir el mismo procedimiento con otras dos láminas de masa y el resto del queso y colocarlas siguiendo la espiral, procurando meter el extremo de cada tira en el final de la precedente para que quede como una sola tira larga.
Pintar la espiral con aceite y salpicarla con semillas de sésamo.


Proceder del mismo modo con las otras tres láminas de filo y el relleno de espinacas (sin el eneldo ni la melaza) y salpicar la espiral con semillas de amapola.
Hornear en el horno a 180º durante unos 20 minutos, hasta que están bien doradas. Un truco para que queden crujientes por abajo es, una vez doradas por arriba, darles la vuelta ayudándonos de un plato como si fuera una tortilla y volverlas a meter al horno hasta que se doren por ese lado.
Al sacarlas de horno, rociar la espiral de queso con un chorrico de melaza.

Tarta de manzana y toffe


Después de casi trescientas recetas publicadas en el blog, esta es mi segunda tarta de manzana, hasta ahora solamente había puesto la tarta de manzana al romero que es deliciosa y extremadamente fácil de hacer, fantástica para quienes sin saber nada de cocina quieren sorprender con un postre delicioso.
Esta tarta de manzana con toffe es muy parecida a la que ha hecho siempre mi madre, con una capa generosa de manzana cocida en lugar de crema y que a mi son las que más me gustan. Esta tiene el añadido del toffe con el que se cubre una vez hecha y que le da un toque fantástico.


Estos son los ingredientes para un molde de 18/20 cm.:
Masa quebrada:
125 gr. de harina
-una pizca de sal
-75 gr. de mantequilla muy fría en daditos
-agua fría
Relleno:
-6 manzanas hermosas (yo puse reinetas)
-zumo de limón
-50 gr. de mantequilla
-100 gr. de azúcar glas
-1 haba tonka (opcional)
Para el toffe:
-200 gr. de azúcar
-90 ml. de agua fría
-150 ml. de nata espesa


Así se hace:
Engrasar un molde de tarta de unos 20 cm.
Para hacer la masa, tamizar la harina y la sal en un cuenco, añadir la mantequilla y mezclar rápidamente con la punta de los dedos hasta obtener unas migas , añadir una cucharada de agua fría y mezclar lo justo para obtener una masa, si hace falta añadir otra cucharada de agua. Formar una bola con la masa, extenderla con el rodillo sobre la encimera espolvoreada con harina o entre dos láminas de papel de horno, Formar un círculo algo mayor que el molde que vayamos a usar y poner la masa sobre el molde, recortando la que sobre. Poner un trozo de papel vegetal sobre la masa y cubrirla con judías o garbanzos (o con pesos para hornear).
Dejarlo reposar en el frigorífico durante una media hora.


Pasado este tiempo, hornear a 180º durante 10 minutos, retirar los pesos y el papel y hornear 5 minutos más.
Mientras tanto, preparar el relleno. Pelar dos de las manzanas, cortar cada una en 8 gajos y rociarlas con zumo de limón. Derretir la mantequilla en una sarten y saltear los gajos de manzana hasta que empiecen a caramelizarse, retirar del fuego y reservar.
Pelar el resto de las manzanas y cortarlas en láminas, ponerlas en un cazo con el azúcar glas y el haba tonka rallada y cocerlas durante unos 20 minutos.
Cubrir con este relleno el fondo de la tarta y disponer sobre él los gajos de manzana caramelizados, hornear durante unos 30 minutos.
Para hacer el toffe, poner en un cazo el agua y el azúcar y hacer hervir hasta que se forme un caramelo claro, retirar del fuego y añadir la nata sin dejar de remover.
Sacar la tarta del horno y verter el toffe sobre ella, dejar enfríar.


Os dejo con esta deliciosa tarta hasta dentro de algo más de una semana, nos vamos de vacaciones!!!

Potaje de garbanzos y espinacas con albóndigas de bacalao


Con esta receta creo que no voy a descubrir nada a nadie, pues estoy segura de que en todas las casas se hace un potaje más o menos parecido a este y sobre todo en esta época de Cuaresma y Semana Santa aparece en cantidad de blogs. A propósito de eso, es curioso que muchos hayamos perdido el sentido religioso de estas fiestas, pero tengamos tan arraigadas las tradiciones culinarias ligadas a ellas.
Este potaje y muchos otros semejantes eran propios de la época de vigilia, con o sin bacalao según las posibilidades económicas, y en teoría se supone que sería un sacrificio...Sin embargo, ahora me da la impresión de que precisamente este tipo de platos se ven casi como un lujo, no en el aspecto económico, sino porque ya mucha gente no se puede (o no quiere) permitir dedicarle más de media hora a hacer un guiso...bueno, siempre cabe la posibilidad de usar un bote de garbanzos cocidos, no es lo mismo, pero puede valer...El caso es que es un plato riquísimo y de lo más saludable, así que si hay alguien que aún no lo ha hecho, que se ponga manos a la obra...


Estos son los ingredientes: (Las cantidades son orientativas, la verdad es que en estos guisos lo pongo todo a ojo)
Para el potaje:
-250 gr. de garbanzos que tendremos en remojo desde la noche anterior
-dos patatas medianas (opcional)
-unos 250 gr. de espinacas
-una cebolla rallada
-un tomate rallado
-una cucharadita de pimentón
-una rebanada gruesa de pan
-2 dientes de ajo
-1 cucharada de piñones
-un chorrito de vinagre
-1 cucharadita de cominos


Para las albóndigas de bacalao:
-250 gr. de migas de bacalao desaladas
- la miga de unas dos rebanadas gruesas de pan del día anterior remojadas en leche
-un huevo
-un diente de ajo
-perejil
-una cucharada de piñones
-un par de cucharadas de pan rallado
-el zumo de medio limón
-un poco de harina para rebozar




Así se hace:
Poner agua con un poco de sal a hervir en una cacerola en cantidad suficiente par cubrir los garbanzos y tres o cuatro dedos más. Cuando rompa el hervor, echar los garbanzos y dejarlos cocer a fuego lento durante una hora más o menos, si vemos que se consume el agua, añadirle siempre agua caliente.
Pasado este tiempo, cuando los garbanzos estén casi hechos, añadir las patatas cortadas en trozos y las espinacas troceadas.
Poner un poco de aceite en una sartén y sofreír la cebolla rallada, cuando esté transparente añadir la cucharadita de pimentón , remover y añadir el tomate rallado, sofreír durante unos 10-15 minutos y añadir este sofrito a la cazuela.
Freír los ajos y los piñones, reservarlos, en el mismo aceite freír la rebanada de pan, cuando esté bien frita, sacarla a un plato y mojarla con un chorro de vinagre. Poner en el mortero los cominos, los ajos, piñones y el pan, picarlo bien hasta obtener una pasta y echarla al guiso.
Por último, añadir las albóndigas que ya tendremos preparadas, dejar cocer unos 15-20 minutos, rectificar de sal.
Estará mejor si lo dejamos reposar un buen ratico.

Para hacer las albóndigas, poner el un bol el bacalao bien escurrido y desmigado, añadir el pan escurriéndole un poco la leche, el huevo batido, el ajo y el perejil picados, los piñones, el zumo de limón y el pan rallado necesario para que quede una pasta manejable pero que no quede seca, si queda demasiado seca añadir un poco más de la leche de remojar el pan. Formar las albóndigas, pasarlas por harina y freírlas en aceite bien caliente hasta que estén doraditas. Reservarlas.

Bollos de canela y de Nutella


¿Quién no se ha sentido atraído por estos maravillos bollos que nos tientan desde las vitrinas de las pastelerías o desde las páginas de los libros de cocina y últimamente desde los mejores blogs de recetas?
Hay que reconocer que su aspecto es irresistible e incluso simplemente el nombre es de lo más sugerente y yo tampoco he podido resistir a su encanto. Hace mucho tiempo que quería hacerlos, aunque quizás la cantidad de recetas que tenía a mi disposición hacía que lo fuera posponiendo. Finalmente hace unas semanas me decidí a hacerlos según la receta del libro de Peter Reinhart El aprendiz de panadero, un libro del que he aprendido gran parte de lo que sé sobre el pan y las masas de levadura y que recomiendo a todo el que quiera iniciarse en la panadería casera.


Hice unos con el relleno clásico de canela, nueces y pasas y otros con Nutella y ambos salieron deliciosos, me atrevería a decir que perfectos. He tardado bastante en publicarlos porque las fotos no han quedado todo lo bonitas que hubiera querido, supongo que el glaseado blanco hace que queden como un poco borrosas y confusas, pero por otra parte, me parece que ese glaseado es una de las cosas que hace que sean tan ricos, así que si los hacéis no os olvidéis de él...es impresionante!!!


Estos son los ingredientes:
-90 gr. de azúcar
7 gr. de sal
-80 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-1 huevo grande
-1 cucharadita de ralladura de limón o de extracto de limón
-450 gr. de harina de panadería
-2 cucharaditas de levadura de panadería seca
-260/300 ml. de leche a temperatura ambiente

Para rellenar:
-115 gr. de azúcar mezclada con canela, nueces y pasas
-Nutella

Para el glaseado brillante: (en la receta original no lo pone, pero a mi me gusta que queden brillantes)
-100 gr. de azúcar
-60 ml. de agua

Para el glaseado blanco:
-4 tazas de azúcar glas
-1 cucharadita de extracto de limón
-entre 6 cucharadas y 1/2 taza de leche templada


Así se hacen:
Mezclar el azúcar, la sal y la margarina en el bol de la amasadora con el accesorio de palas ( o a mano con una cuchara de metal). Añadir el huevo y el extracto de limón o la ralladura y seguir mezclando. Por último añadir la harina, la levadura y la leche, mezclar a velocidad lenta hasta que la masa forme una bola y después poner el gancho de amasar y trabajar a velocidad media durante unos 10 minutos hasta que la masa quede suave y elástica. Engrasar ligeramente un cuenco con aceite y poner la masa, dándole vueltas para que se engrase en toda la superficie. tapar con film de cocina y dejar reposar atemperatura ambiente durante unas dos horas hasta que doble de volumen. (En este paso se puede meter en el frigorífico hasta el día siguiente, el resultado final será aún mejor)
Rociar la encimera con un poco de aceite y colocar la masa encima. Dividirla en dos trozos iguales, estirar cada porción con rodillo sin presionar demasiado hasta tener un rectángulo. Espolvorear la superficie de la masa con el azúcar con canela y repartir por encima las nueces y las pasas, enrollarlo por el lado más grande como un brazo de gitano y cortar rebanadas de unos 3 cm. de grosor. Para hacer los de Nutella, simplemente untarla sobre otro rectángulo de masa.


Poner los bollos sobre una placa de horno ligeramente engrasada o en un molde cuadrado o redondo, dejando 1 cm. de separación entre cada bollo. cubrirlos con un film de cocina o una bolsa de plástico y dejarlos levar durante unos 75/90 minutos hasta que los bollos hayan doblado de tamaño y se toquen entre sí.
Precalentar el horno a 175º y hornear los bollos durante 20/30 minutos hasta que estén bien dorados.
Mientras los bollos están en el horno, preparar un almíbar hirviendo 60 ml. de agua con 100 gr. de azúcar.
Cuando saquemos los bollos del horno, pintarlos generosamente con este almíbar.
Para hacer el glaseado blanco, mezclar el azúcar glas con el extracto de limón e ir añadiendo poco a poco la leche templada hasta obtener una pasta espesa y homogénea.
Mojar las puntas de un tenedor en el glaseado y dejarlo caer sobre los bollos, dejarlo secar durante unos minutos.