Migas


En Cartagena, como seguramente en muchos otros sitios, los días de lluvia son días para hacer y comer migas. Aquí estamos acostumbrados a los días luminosos y templados y cuando raramente sale un día gris y lluvioso el ritmo de la vida cotidiana se altera un poco, el tráfico se pone difícil y algunas carreteras se convierten en verdaderas piscinas, así que lo mejor es quedarse en casa y hacer unas migas...
Las migas se pueden hacer con pan o con harina, cuando yo era niña mi madre las hacía con pan y yo me las comía espolvoreadas con azúcar pero ya mucho más tarde mi hija aprendió a hacerlas mezclando el pan con harina, y desde entonces las hago siempre así pues salen buenísimas.
Yo las hago en una "perola" grande, como una paellera honda y con el fuego de butano con el que hago la paella, son las únicas cosas para las que la vitrocerámica se queda pequeña. Como el fuego del butano es bastante fuerte, en unos 20-25 minutos están hechas (aparte del tiempo de freír todos los avíos) y durante ese tiempo hay que moverlas sin parar, es un poco de trabajo pero merece la pena.
¿Os animáis?


Cortar en trozos una barra de pan del día anterior, ponerla en un bol y regarla con unos cuatro vasos de agua, dejar que se empape bien.


Cuando el pan esté blando, irlo desmigando con las manos...


...e ir agregando harina y mezclando...


...hasta obtener una especie de papilla bastante espesa, yo puse más o menos medio kilo de harina.


Preparar 4 ó 5 dientes de ajo, unos cuantos ajos tiernos, trocear longaniza blanca y roja y tocino entreverado, las cantidades, según lo que os guste más o menos. Esta vez también le puse un poco de pimiento verde y rojo, pero normalmente no le pongo. Si os gusta también le podéis poner un par de ñoras.


Se cubre de aceite el fondo de la perola y cuando esté caliente se echan los ajos, cuando estén fritos se retiran y se reservan.


Lo mismo se hace con los ajos tiernos...


Con los pimientos, si los ponéis.


Con el tocino, que quede bien frito y crujiente.


Por último se fríe la longaniza, si al acabar veis que hay demasiado aceite, quitar un poco reservándolo por si después hace falta.



Es el momento de añadir la masa y empezar a moverla y a romperla con el borde de una espumadera o una pala, con esta de madera se trabaja muy bien.


Conforme se vayan friendo y se vaya moviendo se irán "soltando", no hay que abándonarlas en ningún momento.


Pasados unos 20-25 minutos tendrán este aspecto, hay que probarlas, rectificar de sal y ver si están en su punto, hay a quien les gustan más tiernas o más tostadas, yo las prefiero tiernecitas. Por último se añaden todos los avíos que teníamos reservados, se le da unas vueltas a todo junto y se sirven bien calientes acompañadas de unas uvas o unas mandarinas. El frescor de la fruta contrarresta lo contundente de las migas y resulta una combinación buenísima.
Con un plato de esto...ya puede llover!!!

D. B. Crostata de crema de moscatel y mermelada de higos


El reto de noviembre de las Daring Bakers propuesto por Simona de briciole consistía en hacer una crostata, que es el nombre que se da en Italia a las tartas de pasta frolla con un relleno de ricotta, crema, mermelada o fruta.
Este tipo de tartas son facilísimas de hacer y permite adaptarlas a los productos de cada temporada e improvisar un delicioso postre con lo que tengamos en el frigorífico o en la despensa, en este caso una mermelada de higos que hice hace unas semanas.


Como casi siempre que quiero hacer algo más o menos relacionado con la cocina italiana, me di una vuelta por La zuccheriera buscando inspiración y allí encontré dos recetas que me llamaron la atención: Una pasta frolla algo diferente, pues lleva levadura, y una crema con vino dulce que me pareció que iría muy bien con la mermelada. Las dos han funcionado de maravilla, sobre todo la pasta que sale buenísima, muy suavecita  y muy fácil de trabajar, la voy a repetir muchas veces. La combinación final salió estupenda...Un remate fantástico para una buena comida.


La masa
Ingredientes:
-250 gr. de harina
-50 gr. de maizena
-150 gr, de mantequilla fría en daditos
-1 cucharadita d levadura química
-una pizca de sal
-1 huevo
Así se hace:
Mezclar en un bol la harina, la maizena, la levadura, la sal y el azúcar. Añadir la mantequilla mezclarla con la mezcla de harina con la punta de los dedos procurando que no se caliente, debe quedar con el aspecto de arena gruesa. Añadir el huevo un poco batido y amasar rápidamente y el tiempo justo para obtener una bola de masa. Envolverla en film de cocina y dejarla reposar en el frigorífico durante una media hora.


La crema
Ingredientes:
-2 huevos enteros y una yema
-6 cucharadas de azúcar
-6 cucharadas de vino blanco dulce (yo he puesto moscatel)
-3 cucharadas de maizena
-1/2 l. de leche
-un trozo de piel de limón
Así se hace:
Calentar la leche en un cazo con la cáscara de limón. Mientras poner en el vaso de la batidora los demás ingredientes y batirlos. Cuando la leche comience a hervir verterla sobre la mezcla de huevos y volverlo a batir todo. Aunque en la receta de Monica no lo ponía, yo lo he vuelto a poner al fuego removiendo sin parar hasta que ha espesado un poco.
Para montar la tarta, extender la masa sobre una superficie enharinada o entre dos papeles de horno. Con la ayuda del rodillo ponerla sobre un molde de tarta engrasado, recortar la masa que sobresalga. Cubrir todo el fondo con mermelada de higos (o cualquier otra) y verter por encima la crema. Con la masa sobrante se pueden hacer unas tiras para formar un enrejado, yo recorté unas hojas con ayuda de unos cortadores y las puse cubriendo todo el borde.
Hornearla durante 20/30 minutos hasta que la masa esté dorada y la crema cuajada.
Servir tibia o fría.


The 2010 November Daring Bakers’ challenge was hosted by Simona of briciole. She chose to challenge Daring Bakers’ to make pasta frolla for a crostata. She used her own experience as a source, as well as information from Pellegrino Artusi’s Science in the Kitchen and the Art of Eating Well.



Gratinado de verduras y pera


Siempre me han gustado las batatas, desde que era niña y mi madre las hacía asadas me encantaba comerlas recién hechas, bien calenticas, paladaendo cada cucharada tan dulce. Eran una maravillosa merienda en las tardes de otoño y de invierno y para mi siempre han sido una golosina más que un simple vegetal.
Quizás sea por eso que nunca las he usado para platos salados, pero cuando vi este fantástico gratinado en Au fil de mes rêves d'amour me decidí enseguida a probarlo y la verdad es que ha resultado delicioso, hasta el punto de que lo he hecho dos veces en una semana.
Es una combinación un poco extraña, pero que funciona de maravilla!


Estos son los ingredientes:
-2 batatas
-2 patatas
-1 calabacín grande o 2 pequeños
-2 peras
-150 ml. de nata líquida
-2 dientes de ajo
-una rama de romero fresco o una cucharadita de romero seco
-10 hojas de salvia fresca (yo no la puse)
-100 gr. de queso Comté rallado u otro a vuestro gusto
-sal y pimienta


Así se hace:
Poner en un cazo la nata, el ajo, el romero y las hojas de salvia, calentarlo al fuego y antes de que empiece a hervir, apagar el fuego y dejarlo reposar tapado.
Cocer al vapor o en el microondas las patatas y las batatas hasta que estén algo tiernas, pero no cocidas del todo. Dejarlas entibiar, pelarlas y cortarlas en rodajas finas.
Pelar las peras y cortarlas en láminas, cortar también los calabacines sin pelar en rodajas muy finas.
Poner las patatas en el fondo de una fuente de horno, cubrir con las láminas de pera, las rodajas de calabacín y las de batata hasta usarlo todo.
Retirar las hojas de salvia de la nata, salpimentar generosamente y verterla sobre las verduras.
Hornear a 200º durante unos 45 minutos, hasta que las verduras estén tiernas y la parte de arriba bien dorada.

I Encuentro Blogueros Gastrotur


Como ya anuncié, el fin de semana pasado nos fuimos a Granada para asisitir al I Encuentro de Blogueros dentro de la feria Gastrotur, la persona que se encargó de coordinarlo todo y de estar pendiente de nosotros fué Ana Mª del blog Cocinando entre olivos y tengo que decir que hizo un trabajo magnífico y fué un verdadero placer conocerla, es una mujer estupenda, simpática y cariñosa y consiguió que pasáramos dos días estupendos. Mi agradecimiento también a Gastrotur y a Fermasa por tratarnos tan bien.
No puedo hacer un informe detallado de esos dos días porque necesitaría varios post y un tiempo que últimamente me falta, pero si queréis ver todo lo que hicimos , Ana Mª lo está poniendo aquí.
Por mi parte, decir que fué un placer volver a encontrar a Begoña y Paloma  y a Ana y Antonio, que ya son como de mi familia. Y que me encantó conocer a Carlos, a Reme, a Mª Ángeles, a Helena y Diego, A Carlos y María, a Laurita, a Apicius, a Mª José, a Karmela...muchos se me olvidan, pero es que fueron tantos nombres...disculpadme. Bueno, mención especial para mi tocaya Lola de Ajoblanco que aunque nos acompañó durante poco tiempo, hizo que la cena del sábado fuera uno de los momentos más divertidos que he vivido en mucho tiempo...qué panzada de reír!
Os dejo algunas fotos para que paséis un poquico de envidia...


Algunos de los productos expuestos.


La cata-maridaje de vinos y quesos.


El Show-Cooking con Marcos Pedraza del restaurante La ruta del Veleta.


Algunos de los platos que cocinó en directo.


Juan Andrés R. Morillas del restaurante El Claustro de Granada cocinó todos sus platos con el novedoso aceite Amarga y Pica que el sábado pudimos conocer detalladamente y cocinó cosas tan sorprendentes como esa Manzana recién caída del árbol que nos dejó con la boca abierta.


Empezamos el sábado con una visita a la bodega Pago de Almaraes donde disfrutamos de sus buenísimos vinos.



En la Cooperativa San Sebastian nos presentaron el aceite Amarga y Pica, sorprendente tanto por su color verde como por su intenso sabor.


Y nos obsequiaron con un fantástico catering preparado por Juan Andrés R Morillas


Begoña, Ana y yo con el chef.


La mesa redonda sobre el mundo de los blogs gastronómicos.


Y para que no faltara nada, visita a una cueva con espectáculo flamenco.


La cena en el restaurante San Nicolás, frente a la Alhambra, fué fantástica...


Comida deliciosa y muchas, muchas risas...


Y nuestro camarero, Rafa, al que hicimos sentir como una estrella de Hollywood.
En fin un fin de semana fantástico y muy bien aprovechado, para el próximo nos apuntamos seguro!

Pollo fondant marinado con café


Hoy traigo una receta de lo más fácil, sencilla y asequible pero que me ha sorprendido por lo buenísima que resulta, la encontré en una revista de Nespresso y enseguida me llamó la atención y una vez más, la intuición ha funcionado, el pollo queda muy jugoso, con el exterior tostadito y con un sabor buenísimo, no es que sepa demasiado a café , así que aunque no seáis muy cafeteros estoy segura de que os gustará. Dadle una oportunidad y ya veréis qué rico.


Estos son los ingredientes:
-3 cápsulas de Ristretto (o 3 tacitas de café)
-6 muslos de pollo
-2 cucharadas soperas de azúcar moreno
-el zumo de una lima (o de un limón)
-sal y pimienta

Así se hace:
Preparar el café y mezclarlo con el zumo de lima, el azúcar y la pimienta. Quitar la piel a los muslos y salarlos,
ponerlos en una fuente y y verter la mezcla de café por encima. Dejarlo marinar unas dos horas en el frigorífico.
Precalentar el horno a 200º y meter el pollo con el marinado, hornear durante unos 40 minutos, regando el pollo con la salsa de vez en cuando, sacarlo cuando los muslos estén bien doraditos.


Y mañana nos vamos a Granada al Encuentro de Blogueros de la Feria Gastrotur, espero conocer a muchos colegas y pasar un fin de semana de lo más divertido e interesante...ya os contaré.

Coca de calabaza


Después de ver tantos bizcochos de calabaza como aparecen por esta época me apetecía probar alguno, pues nunca los había hecho y, no sé cómo mis pasos me llevaron a la coca de calabaza de mi amiga Mª Dolores de blog Cuinant. Ella vive en Valencia y allí es muy habitual hacer dulces de calabaza, así que pensé que su receta tenía que dar buen resultado  y desde luego no me equivoqué, la coca salió fantástica, muy jugosa y con un sabor buenísimo, de mi cosecha le puse unas semillas de calabaza que le dieron un toquecico estupendo.


Estos son los ingredientes:
-250 gr. de calabaza hervida o asada (yo la puse asada, si la hervís tendréis que escurrirle muy bien el agua que tenga)
-250 gr. de azúcar
-250 gr. de harina
-3 huevos
-2 papeles de gaseosa blancos y 2 azules ( si no tenéis, poner un sobre de levadura Royal)
-70 gr. de aceite
-nueces y semillas de calabaza para la cubierta


Así se hace:
Precalentar el horno a 180º y engrasar un molde rectángular bajo.
Pasar la calabaza por el pasapurés o triturarla con la batidora. Mezclarla con el azúcar, añadir los huevos y el aceite y batirlo bien. Añadir la harina tamizada mezclada con el contenido de los sobres blancos, mezclar bien y por último añadirle los sobres azules.
Vertelo en el molde, repartir por encima las nueces y las semillas de calabaza y una buena capita de azúcar.
Hornear durante unos 30 minutos, hasta que esté bien doradita.

Tarta de bacalao con espinacas.


Esta tarta de bacalao y espinacas es el resultado de uno de esos días que una no sabe qué hacer de comer o necesita algo para completar una comida no muy abundante y abre el congelador esperando que aparezca algo que le sirva de inspiración. Espero no ser la única a la que le pasa eso...
El caso es que me apetecía hacer alguna tarta salada tipo quiche..(si, eso también me pasa de vez en cuando), y me encontré un trocico de bacalao congelado y una caja de espinacas y pensé que podría salir algo más o menos comestible, la verdad es que resultó riquísimo!



Estos son los ingredientes:
La verdad es que no pesé los ingredientes. Lo hice en un molde más bien pequeño, acomodad las cantidades al molde que tengáis.
-Un fondo de masa quebrada comprada o mejor casera (Aquí la receta de la mía)
-Un lomo de bacalao descongelado o desalado
-2 bloques de espinacas congeladas
-Un puñado de pasas
-Un puñado de piñones
-Unos trozos de queso feta u otro a vuestro gusto
.2 huevos
-150 ml. de nata líquida
-Aceite de oliva
-Sal y pimienta.


Así se hace:
Descongelar el bacalao y las espinacas.
Precalentar el horno a 180º. Engrasar un molde de tarta y forrarlo con la masa bien extendida,  pinchar la superficie con un tenedor y poner encima un papel de horno con algunos pesos (garbanzos o alubias), hornearlo durante unos 15 minutos, sacarlo, retirar el papel con los pesos y volverlo a meter al horno otros 5 minutos.
Mientras tanto, cocer el bacalao en un poco de agua durante unos 5 minutos, escurrir bien las espinacas y saltearlas en una sartén con un poco de aceite, cuando hayan perdido casi todo el líquido añadir el bacalao y las pasas y los piñones, salpimentar y sofreír durante 3 ó 4 minutos más.
Batir los huevos y mezclarlos con la nata, salpimentar generosamente.
Repartir la mezcla de espinacas y bacalao sobre la base de la tarta, añadir unos trozos de feta y verter la mezcla de huevos y nata, hornear durante unos 20 minutos, hasta que esté cuajada.
Servir tibia o fría.