Bacalao con patatas


Quienes me leéis habitualmente ya os habréis dado cuenta de que el bacalao es uno de mis pescados preferidos, esta es ya mi cuarta receta de bacalao y seguro que vendrán muchas más.
Este es un plato muy sencillo, el clásico guiso de patatas y algo más que se ha hecho en todas las casas desde siempre y que haciéndolo con un poquico de cariño, sale para chuparse los dedos...

Estos son los ingredientes:
- unos 300 gr. de lomos de bacalao desalados o descongelados
-2 dientes de ajo
-1 cucharada de piñones
-perejil
- una guindilla (opcional)
-una cebolla cortada en láminas o picada, como más os guste
-un pimiento rojo pequeño
-una cucharadita de pimentón de La Vera.
-2 tomates grandes o 3 medianos, rallados o troceados.
-4 ó 5 patatas medianas, cortadas en rodajas más bien gruesas
- 2 vasos de caldo de pescado o agua
-2 huevos

Así se hace:



Calentar aceite en una cazuela y freír los dientes de ajo, los piñones y el perejil. Sacarlos y reservarlos.


En el mismo aceite, dorar el bacalao troceado, dos o tres minutos por cada lado, sacarlo y reservarlo.


Ahora toca el turno a la cebolla y el pimiento. (Y la guindilla, si la usáis)


Cuando ya estén bien pochados, añadir el pimentón, dejarlo sofreír unos segundos...


...y añadir los tomates. Freír durante unos 10 minutos.


Poner las patatas y rehogarlas bien.


Añadir el caldo de pescado, si no tenéis con agua también quedará bien.


Picar en le mortero los ajos, los piñones y el perejil que teníamos reservados...


...y añadir la picada al guiso.
Salpimentar, tapar y dejar cocer a fuego suave durante unos 20-30 minutos, hasta que las patatas estén casi hechas.


Poner los trozos de bacalao y dejar unos 10 minutos más.


Por último dejar caer los huevos y cocer unos minutos más, hasta que los huevos estén apenas cuajados.


Servir enseguida...y a disfrutar!


Aunque en el último momento, con este plato participo en el 1º Concurso Internacional gastronómico organizado por Apicius y patrocinado por :
Esmaltaciones San Ignacio
La cocina de Plágaro
Taller de las tradiciones
Oh! Menaje
Cofradía del Cocido Vitoriano
Servisem
Marvi artesanos grabadores

D.B. Berlinas



Blog-checking lines: The October 2010 Daring Bakers challenge was hosted by Lori of Butter Me Up. Lori chose to challenge DBers to make doughnuts. She used several sources for her recipes including Alton Brown, Nancy Silverton, Kate Neumann and Epicurious.


Después de bastantes meses sin ganas de participar en los retos de las Daring Bakers, este mes me he animado con esta propuesta de hacer Donuts o algún otro tipo de bollería frita, propuesto por Lori de Butter me up.
Aunque no los he puesto aún en el blog, los donuts los he hecho en bastantes ocasiones y esta vez me apetecía probar a hacer unas berlinas rellenas, así que me fuí a buscarlas a Le Pétrin, que es mi blog de cabecera para la bollería, sobre todo para todo tipo de buñuelos.


Como siempre, la receta es magnífica y el resultado son unos bollitos ligeros y deliciosos, nada pesados a pesar de ser fritos y que si se conservan en un recipiente bien cerrado, se mantienen estupendamente un par de días. Os los recomiendo!!!
Unos los rellené con esta deliciosa crema, otros con mermelada de frambuesa (mis favoritos), y otros de crema de chocolate, que por falta de tiempo hice con un sobre de preparado.


Estos son los ingredientes:
-550 gr. de harina de panadería
-1 y 1/2 cucharada de levadura de panadería seca
-1 cucharadita de sal
-2 cucharadas soperas de azúcar
-4 huevos
-100 ml. de agua
-50 ml. de leche
-2 cucharadas soperas de ron
-La piel de un limón rallada
-100 gr. de mantequilla ablandada
-aceite de girasol para freír


Así se hacen:
Se puede amasar en la máquina del pan, en una amasadora o a mano.
En un bol, mezclar la harina con la levadura, añadir la sal y el azúcar y remover. Formar un hoyo en la harina y verter el agua, los huevos algo batidos, el ron, la ralladura de limón y la leche. Mezclar con una cuchara hasta que empiece a tener apariencia de masa. En este punto, volcarla sobre la encimera ligeramente enharinada y amasar durante algunos minutos hasta conseguir una masa homogénea.
Ir añadiendo la mantequilla en varias veces, amasando después de cada adición, no hay que añadir más mantequilla hasta que la anterior no se haya absorbido. Seguir amasando durante diez minutos más hasta que la masa esté suave, lisa y elástica.


Formar una bola con la masa y ponerla en un bol engrasado y taparla con film de cocina. Dejarla levar durante una hora o hora y media, hasta que haya doblado de volumen.
Pasado este tiempo, volcar la masa sobre la encimera y apoyando suavemente la palma de la mano, irla aplastando un poco y dándole forma rectangular, sin desagasarla del todo y dejándola de un espesor de 1 cm. más o menos. Cortar la masa con un cortapastas redondo de unos 5 ó 6 cm. e ir poniendo los redondeles en una placa cubierta con un papel de horno. Los recortes se pueden volver a amasar y cortar más círculos.
Cubrir con un paño y dejar reposar  durante una hora, hasta que estén bien inflados.
Calentar abundante aceite de girasol en un cazo o en la freidora hasta que al echar un trocito de masa en el aceite, ésta suba enseguida a la superficie.


Ir echando los buñuelos en el aceite caliente sin amontonarlos dos o tres cada vez dependiendo del tamaño del recipiente y freírlos hasta que estén doraditos.
Al sacarlos, irlos poniendo sobre papel absorbente.
Para rellenarlos, poner el relleno deseado en una manga pastelera  con una boquilla lisa y ancha, clavarla por un lado de la berlina y dejar entrar un poco de relleno.
Rebozarlos en azúcar o cubrirlos con azúcar glas, para los de chocolate, glasearlos con chocolate derretido con un poco de mantequilla.

Mi arroz con leche

Creo que hay tres cosas que podría estar comiendo indefinidamente y de las que nunca me cansaría, tres cosas sencillas y deliciosas, que ya desde niña me encantaban, que ya ni me acuerdo de cuando las aprendí a hacer y que he cocinado miles de veces a lo largo de mi vida. 
Estas cosas son: Una buena tortilla de patatas, unas croquetas bien hechas y un arroz con leche como a mi me gusta, en su justo punto. Las tres las aprendí de mi madre y tengo que decir que las tres me salen muy buenas, al menos para mi, claro.
El arroz con leche ha sido siempre mi postre favorito, tanto que evito hacerlo muy a menudo porque no puedo resistirme a comerlo a cualquier hora, pero la verdad es que tener unos cuantos cuenquecitos de este fabuloso brebaje en el frigorífico me produce una cierta sensación de confort y de tranquilidad...
Ahora bien, no me gustan todas los arroces con leche que hay por ahí...a veces he caído en la tentación de pedirlo en algún restaurante y generalmente me decepcionan, o muy dulces o sosos y sobre todo, la mayoría de las veces demasiado líquido, como si se hubieran limitado a cocer unos cuantos granos de arroz en leche y el resultado hubiera sido una especie de sopa clarucha. En el que a mi me gusta la leche está espesita y el arroz bien cocido, pero no deshecho y cuando se saca una cucharada, aunque el arroz esté sueltecito, el hueco no se llena de pronto de leche...en fin, no sé si me explico.
Supongo que la mayor parte de los que me leéis ya sabéis hacerlo, ya que por lo demás no tiene gran misterio, pero es que mi recetario no estaría completo sin una de las cosas que más me gustan en el mundo.
Últimamente lo hago con leche de cabra y sale buenísimo!!!
Estos son los ingredientes:
-1 l. de leche de cabra (o de vaca)
-200 gr. de arroz
-200 gr. de azúcar
-Un palito de canela
-Dos o tres trozos de cáscara de limón.


Así se hace:
Poner a calentar la leche con el palito de canela y la cáscara de limón.
En un cazo aparte poner a hervir un par de vasos de agua, echar el arroz y dejarlo cocer 5 minutos
Pasado este tiempo, escurrir el arroz sobre un colador...
...y añadirlo a la leche que tendremos al fuego.
Dejarlo cocer a fuego suave durante unos 20 minutos removiendo frecuentemente para que no se pegue al fondo.
El arroz debe estar tierno y se deber ver en la superficie de la leche, si antes de que esté cocido se queda muy seco, se puede añadir algo más de leche.
En el último momento, añadir el azúcar, darle un par de vueltas sobre el fuego y apartarlo.
Sacar el palito de canela y la cáscara de limón, aunque yo se la dejo pues me gusta chuparla...Llenar unos vasitos o cuencos, espolvorearlos con canela y dejarlos enfríar.



Estofado de ternera con cerveza y cubierta de patatas


La idea de este estofado la saqué de la revista Jamie, de Jamie Oliver. En ella nos proponen diferentes formas de "enriquecer" un estofado poniéndole una cubierta de puré de patatas, de hojaldre, de una especie de albóndigas o esta de patatas en rodajas que me ha parecido muy atractiva. Más adelante iré probando las otras propuestas, pero esta ha pasado la prueba, ha salido un plato delicioso, con una salsita bien sabrosa y espesita y  las patatas doraditas...riquísimo!


Estos son los ingredientes:
-Una rama de apio
-1 diente de ajo
-1 cebolla
-2 ó 3 zanahorias
-1/2 kilo de carne de ternera para guisar
-3 ó 4 tomates maduros o una lata pequeña de tomates enteros
-1 cucharada de harina
-unas ramas de tomillo o un poco de tomillo seco
-una hoja de laurel
-1 lata de cerveza (si tenéis negra mejor) puede que necesitéis algo más si se consume mucho el líquido
-sal y pimienta
-4 ó 5 patatas hermosas (las necesarias para cubrir la cazuela)
-aceite de oliva

Así se hace:


Cubrir el fondo de una cazuela de fondo grueso con aceite de oliva y calentarlo. Echar el ajo picado y el apio troceado y sofreír.


Añadir la cebolla troceada o rallada si preferís que no se note. Sofreír hasta que esté bien pochada.


Añadir la zanahoria troceada.


La carne...


La harina y las hierbas. Sofreír bien la carne.


Echar el tomate troceado.


Por último añadir la cerveza, salpimentar y dejar cocer tapado a fuego suave durante una hora u hora y media hasta que la carne esté tierna.
Mientras, cocer las patatas peladas al vapor o en agua con sal durante unos 10 minutos, no tienen que quedar cocidas del todo.
Precalentar el horno a 190º.


Cortarlas a rodajas no muy finas y cubrir con ellas el guiso, regarlas con un chorrico de aceite y espolvorear con tomillo, pimienta y algo de sal.
Meterlo al horno durante unos 40 minutos, hasta que las patatas estén doradas.

Día mundial del pan. Pan dulce de azafrán y pasas.


World Bread Day 2010 (submission date October 16)

Cada año el día 16 de octubre se celebra el Día Mundial del Pan y todos estamos convocados a participar en el evento horneando un pan, o simplemente a escribir un post sobre este alimento básico y maravilloso.
Ya he hablado en muchas ocasiones sobre lo que ha supuesto para mi aprender a hacer pan, y sobre todo, hacerlo todos los días, organizar mi rutina diaria alrededor de los refrescos de la masa madre, de los amasados, los reposos y el horneado. Puedo decir que de alguna manera, el hecho de hornear pan casi todos los días ha cambiado mi vida, me ha hecho más consciente de lo que como y me ha empujado a hacer muchas otras cosas por mi misma.
Me gustaría que este Día Internacional de Pan sirviera para dos cosas. La primera, para que mucha más gente se animara a preparar su propio pan, la dificultad que supone es muy pequeña comparada con la inmensa satisfacción que produce. Y la segunda, para que nos rebelemos de alguna manera contra el pan "recién hecho"que se vende en la mayoría de las panaderías, supermercados, gasolineras, etc...Con la trampa del pan caliente a cualquier hora, nos hemos acostumbrado a un pan deplorable, la mayoría de las veces mal cocido, que en cuanto se enfría se vuelve incomible. Supongo (y espero) que quedarán todavía panaderías donde hagan el pan como se debe hacer, pero aquí en Cartagena no he encontrado ninguna.
Mi aportación a esta celebración es un pan dulce de azafrán y pasas del fantástico libro de Dan Lepard The handmade loaf, hasta ahora este libro no se podía encontrar en español, pero muy pronto se pondrá a la venta la traducción que ha hecho Iban Yarza, estoy segura de que será una maravilla de libro, pues si a la pasión y la sabiduría de Dan Lepard se une el inmenso cariño que pone Iban en todo lo que se refiere al pan, el resultado seguro que es fantástico.


Estos son los ingredientes:
Para la esponja:
100 gr. de leche a 20º
3/4 cucharadita de levadura fresca de panadería o 1/4 de cucharadita de seca
-100 gr. de harina normal

Para la masa:
-12 hebras de azafrán
-3/4 cucharada de agua hirviendo
-250 gr. de harina de fuerza
-25 gr. de azúcar
-1/2 cucharadita de sal
-30 gr. de mantequilla ablandada
-150 gr. de leche a 20º
-100 gr. de pasas
-un huevo batido para barnizar


Así se hace:
Para la esponja:
Mezclar en un bol la harina, la leche y la levadura, cubrir y dejar en un lugar cálido durante una hora, hasta que la superficie de la mezcla empiece a burbujear.
Para la masa:
Verter el agua hirviendo sobre las hebras de azafrán puestas en un cuenco y dejar en infusión durante unos 10 minutos.
En un bol bastante grande, mezclar la harina con el azúcar y la sal. Partir la mantequilla en trozos pequeños y unirla a la harina, mezclando hasta que no se perciban los trozos. Añadir la leche a la infusión de azafrán e incorporar asímismo la esponja, revolver bien y añadir las pasas.
Incorporar esta mezcla a la harina y mezclar hasta  obtener una masa suave y pegajosa. Cubrir y dejar reposar durante 10 minutos.
Untar la superficie de trabajo con un poco de aceite de oliva, volcar la masa y amasar durante 10 segundos, formar una bola y volverla a poner en el bol engrasado. Cubrir y dejar reposar otros 10 minutos, volver a ponerla en la superficie de trabajo y amasarla durante otros 10 segundos, formar una bola y dejarla reposar en el bol durante una hora.
Pasado este tiempo, espolvorar harina sobre la encimera, poner la masa y darle forma alargada, dejar reposar unos 10 minutos para que la masa se relaje. Pasado este tiempo, alargar la masa rodándola con las manos hasta que mida unos 50 cm.
Ponerla sobre una bandeja de horno espolvoreada de harina y enrollar los extremos de la masa para darle forma de S, cubrir con un paño y dejar levar durante una hora, hasta que haya doblado su tamaño.
Precalentar el horno a 210º.
Barnizar la superficie del pan con el huevo batido y cuando el horno esté caliente introducir el pan.
Hornear durante 30 minutos, después bajar la temperatura a 190º y dejar unos 15-20 minutos más, hasta que esté bien dorado.
Sacarlo del horno y dejarlo enfriar sobre una rejilla.
Fantástico para desayunar!

Galletas 3,2,1


Ya no me acuerdo los meses que hace que hice estas galletas y la verdad es que aunque están buenísimas me daba un poco de reparo ponerlas, son tan sencillas y con tan pocos ingredientes que más que una receta parece un juego.
Las vi en el blog Kanela y Limón y enseguida me decidí a hacerlas, Cristina hace unas cosas deliciosas, originales e imaginativas y encima hace unas fotos increíbles, así que si no lo conoceís os lo recomiendo sinceramente.
El caso es que si nunca os habéis atrevido a hacer galletas, estas son ideales para empezar y que se os meta el gusanillo en el cuerpo...tres ingredientes, 5 minutos de preparación, un ratico de horno, y unas galletas buenísimas para presumir en cualquier lado...¿a qué esperáis para poneros a ello?


Estos son los ingredientes: (si, solamente estos)
-300 gr. de harina
-200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-100 gr. de azúcar
Si esto os parece poco, nada os impide ponerles un poco de extracto de vainilla, ralladura de limón, o cualquier cosa que se os ocurra, pero tal cual están buenísimas.


Así se hacen:
Precalentar el horno a 180º
Mezclar en un bol todos los ingredientes hasta obtener una masa bien homogénea.
Ir formando bolitas con la masa y depositarlas en una bandeja de horno cubierta con un papel encerado o un tapete de silicona, aplastarlas un poco con un tenedor para dejarles unas marcas y hornearlas durante unos 15 minutos.
Se pueden dejar tal cual, pero yo quise hacerlas algo más variadas, así que un tercio de las galletas las rebocé  en una mezcla de azúcar y canela, otro tercio lo adorné con unos hilillos de chocolate derretido y las últimas las cubrí con un poco de glasa de limón, mezclando una cucharada de zumo de limón con azúcar glas hasta que adquiera una consistencia algo espesa.
¿A que dan ganas de hacerlas?