D.B. Pavlova de chocolate y cerezas del Jerte





Blog-checking lines: The June 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Dawn of Doable and Delicious. Dawn challenged the Daring Bakers’ to make Chocolate Pavlovas and Chocolate Mascarpone Mousse. The challenge recipe is based on a recipe from the book Chocolate Epiphany by Francois Payard
El reto de Junio de las Daring Bakers, propuesto por Dawn Nyman de Doable and Delicious ha sido hacer una pavlova de chocolate inspirada en una receta del libro Chocolate Epiphany de Francois Payard.
La Pavlova fué creada en honor de la bailarina Ana Pavlova con ocasión de una gira por Australia y Nueva Zelanda en 1920. Normalmente consiste en una base de merengue crujiente cubierto con chantilly y frutas.
Esta versión consta de un merengue de chocolate y una capa de mousse de chocolate y mascarpone, yo le he puesto unas cerezas del Jerte bañadas en chocolate blanco y un poco de crema inglesa.
No ha resultado demasiado difícil de hacer, eso si, requiere algo de tiempo para hacer la mousse (yo la hice el día anterior) y luego el horneado del merengue que lleva unas dos horas.
El resultado, magnífico, a mis comedores de chocolate les ha encantado!

Mousse de chocolate y mascarpone:
Ingredientes:
-335 ml. de nata para montar
-ralladura de la piel de un limón
-225 gr. de chocolate 70% picado
-390 ml. de mascarpone
-un poco de nuez moscada rallada
-2 cucharaditas de Grand Marnier (yo Cointreau) o zumo de naranja
Así se hace:
Poner media taza de la nata en un cazo con la ralladura de limón y calentarlo, cuando esté caliente, añadir el chocolate y remover hasta que el chocolate se derrita y se mezcle bien con la nata. Dejar enfríar.
Mezclar en un bol el mascarpone, el resto de la nata y la nuez moscada, batir a baja velocidad durante un minuto, añadir el licor o el zumo y batir a velocidad media hasta que se formen picos suaves, no hay que batir demasiado, pues se puede cortar.
Mezclar más o menos 1/4 de la crema de mascarpone con la ganache de chocolate, echar el resto de la crema y mezclar suavemente. Dejar enfríar.



Merengue de chocolate
Ingredientes:
-3 claras de huevo
-110 gr. de azúcar
-1/2 cucharadita de crémor tártaro
-30 gr. de cacao en polvo
Así se hace:
Precalentar el horno a 200º y preparar una bandeja de horno con un papel de horno.
 Con un batidor de varillas batir las claras con el crémor tártaro hasta que formen picos, y añadiendo el azúcar, una cucharada cada vez, batiendo a alta velocidad hasta incorporar todo el azúcar. Añadir el cacao tamizado y mezclar suavemente con una espátula con cuidado de que no se bajen las claras.
Poner el merengue sobre la placa formando un círculo, se puede poner con la manga pastelera o poniendo un aro de tarta y rellenándolo con una cuchara, antes de hornear se quita el aro. Meter el merengue en el horno y bajar la temperatura a 95º. Hornearlo durante 2-2 1/2 horas.

Cuando la base de merengue esté horneada y fría, ponerla en la fuente de servir, poner la crema de mascarpone y chocolate en una manga pastelera y cubrir la base.
Derretir un poco de chocolate blanco en el microondas, bañar la parte de abajo de unas cerezas, depositarlas sobre un tapete de silicona o un papel de horno y dejarlas enfríar en el frigorífico, cuando el chocolate esté duro poner las cerezas sobre la pavlova. Regar con un poco de crema inglesa ligera.
Aprovecho esta Pavlova con estas cerezas tan espectaculares para participar en el concurso que organizan el Lazy Blog y Cerezas del Jerte.
Las cerezas son tan ricas que quedan bien en cualquier tipo de platos, tanto dulces como salados, así que animaos, tenéis hasta el 19 de julio.

Pastel japonés de queso y chocolate


¡Esta es mi entrada número 200! Para ser sinceros, cuando empecé el blog ni se me habría ocurrido imaginar que llegaría a escribir casi 200 recetas, pero la verdad es que si de algo ha servido este "trabajo", aparte de conocer a gente estupenda, ha sido para estimular mi creatividad y mis ganas de aprender, he descubierto cosas de mi que no conocía y he hecho cosas de las que nunca me hubiera creído capaz.
Ahora si creo que puedo ser capaz de llegar a hacer muchas mas recetas y de seguir aprendiendo, espero que siempre haya alguien detrás de otra pantalla con ganas de seguir compartiendo experiencias conmigo.

Este maravilloso pastel de queso lo vi por primera vez en Uno de dos, un blog realmente precioso que os recomiendo. Después lo he visto en varios blogs, y no me extraña porque es fantástico. Imaginad el delicioso sabor de un pastel de queso, pero con la textura de un bizcocho ligero como una nube...realmente irresistible.
Yo lo hice para el día de mi cumpleaños, ya que tenía muy poco tiempo y tampoco íbamos a hacer una celebración en toda regla, lo dejé hecho el día anterior y cuando lo comimos estaba buenísimo.
Mi única modificación fué añadir cacao en polvo a una parte de la masa.

Estos son los ingredientes:
-450 gr. de queso cremoso (yo lo hice como en Uno de dos , mitad Philadelphia y mitad Mascarpone)
-100 ml. de leche entera (yo puse buttermilk)
-55 gr. de mantequilla
-6 huevos
-150 gr. de azúcar
-60 gr. de harina de repostería
-20 gr. de Maizena
-1/2 cucharadita de crémor tártaro o un sobre blanco de gasificante del mercadona o un chorrito de zumo de limón
-ralladura de un limón
-una cucharada de esencia de limón
-una pizca de sal
-2 cucharadas de cacao en polvo

Así se hace:
Poner en un cazo los quesos, la mantequilla, la leche y el azúcar, calentarlo removiendo hasta tener una crema homogénea. Dejarlo enfríar.
Separar las yemas de las claras y echar las yemas en la mezcla de quesos junto con la ralladura y la esencia de limón, la harina y la Maizena tamizadas.
Montar las claras a punto de nieve con el crémor tártaro o lo que usemos para sustituirlo. Añadirle la mezcla anterior mezclando suavemente con una espátula para que no se bajen las claras.
Dividir la masa en dos partes y echar el cacao en una de ellas, remiviendo muy suavemente.
Echar la mezcla con cacao en un molde bien engrasado y verter sobre ella la mezcla blanca, echarla muy suavemente para que no se mezclen las capas, a mi se me mezclaron un poco por el centro.
Hornearlo al baño maría a 150º, sin el ventilador durante más o menos una hora, hasta que al clavar una aguja, ésta salga límpia.
Una vez hecho el pastel, dejarlo en el horno con la puerta entreabierta hasta que esté completamente frío.
Desmoldarlo y espolvorearlo con azúcar glas, es mejor tomarlo al día siguiente.

Círculo Whole kitchen Risotto de berenjena y limón



Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de junio nos invita a preparar todo un clásico de la comida tradicional italiana, un Risotto de verduras.
Este es el primero de los retos del Círculo Wohle Kitchen, y empezamos con un delicioso risotto italiano.
El risotto es uno de esos platos que antes de hacerlo te parece difícil de conseguir, pero que una vez que le coges el truquillo es algo que casi se hace con los ojos cerrados y que permiten añadirle cualquier cosa que te sugiera tu imaginación, lo mismo está bueno con verduras, con setas, con pescado o con carne y el resultado siempre es estupendo. Otra delicia de la cocina italiana tan llena de cosas maravillosas.
Esta vez se trataba de hacer un risotto de verduras y al principio pensaba seguir la receta dada, pero hace unos días me llegó el nuevo libro de Yotam Ottolenghi, Plenty, dedicado totalmente a la comida vegetariana, así que cuando vi este risotto de berenjena y limón no tuve más remedio que probarlo. Con los ingredientes que tiene ya podéis imaginar lo rico que está!

Estos son los ingredientes:
-2 berenjenas medianas
-130 ml. de aceite de oliva
-1 cebolla picada
-2 dientes de ajo picados
-200 gr. de arroz para risotto (yo uso Arborio)
-120 ml. de vino blanco (yo puse vermouth blanco)
-750 ml. de caldo de pollo o verduras
-ralladura de la piel de un limón
-2 cucharadas de zumo de limón
-20 gr. de mantequilla
-50 gr. de parmesano rallado
-sal y pimienta

Así se hace:
El primer paso es quemar una de las berenjenas como en esta receta. Una vez esté fría sacarle toda la carne y picarla.
Cortar la otra berenjena en dados  y freírla en aceite bien caliente hasta que estén doradas (yo las hice en la Actifry sin apenas aceite), sacarlas, espolvorearlas de sal y ponerlas en un colador para que escurran el exceso de aceite.
Calentar el caldo y mantenerlo caliente.
Poner aceite a calentar en la cacerola donde vayamos a hacer el risotto, poner la cebolla y el ajo y freír hasta que la cebolla esté transparente, añadir el arroz y remover para que se impregne bien del aceite, añadir el vino o el vermouth, mover y dejarlo unos minutos hasta que el líquido se evapore.
Empezar a añadir el caldo, un cacillo cada vez, removiendo constantemente y añadiendo un cacillo cada vez que se consuma el caldo.
Cuando hayamos añadido todo el caldo, apagar el fuego, añadir el zumo y la ralladura de limón, la carne de la berenjena asada, la mantequilla y la mayor parte del parmesano, sal y pimienta, remover bien, cubrir y dejar reposar durante 5 minutos.
Servirlo con los dados de berenjena frita por encima y con unas hojas de albahaca picada.

Terrina de chocolate, canela y napolitanas


Esta receta supone una pequeña reconciliación con el libro Chocolate de Julie Andrieu. Es un libro precioso, con unas fotos y una edición magnífica, el libro que una no puede dejar de comprar cuando lo encuentra en la librería, con un montón de recetas de chocolate a cual más atractiva.
Pero resulta que la primera receta que intenté hacer fué un completo fracaso, tanto que acabó en la basura; es posible que yo tuviera un mal día, pero creo que realmente la receta no funciona...El caso es que le tomé manía al libro y he tardado bastante en volver a hacer otra cosa, creo que elegí esta terrina porque era bastante sencilla y me parecía muy difícil que no saliera bien.
Esta vez acerté y salió estupenda, superchocolatosa y con un buenísimo contraste entre el chocolate y las galletas crujientes. En lugar de los speculoos de la receta le puse galletas napolitanas que combinan perfectamente con el ligero aroma a canela del chocolate, también le añadí la decoración con fresas y lo serví con un delicioso coulis de fresas.

Estos son los ingredientes:
-150 gr. de chocolate con 55% de cacao
-100 gr. de chocolate con 70 % de cacao
-200 gr. de galletas napolitanas (en realidad no las pesé, simplemente puse las que necesité)
-10 cl. de nata líquida
-120 gr. de mantequilla
-1 huevo grande
-1 cucharadita de canela en polvo
-1 sobre de azucar avainillado ( unas dos cucharadas)

Así se hace:
-Trocear los chocolates y derretirlos junto con la nata en un cuenco en el microondas o al baño maría. Mezclarlo bien y añadir la mantequilla troceada, el huevo batido, el azúcar avainillado y la canela. Mezclarlo bien y dejar enfríar.
Forrar el fondo y las paredes de un molde de cake con film de cocina, así será muy fácil desmoldarlo. Poner en el fondo una capa de la crema de chocolate y cubrirla con una capa de galletas, repetir esta operación hasta que acabemos con la crema, que deberá ser la última capa. Taparlo con film y dejarlo en la nevera hasta el día siguiente.
Yo lo adorné con unas virutas de chocolate blanco y medias fresas cuyas bases bañé en chocolate derratido.
Para hacer el coulis, limpiar 250 gr. de fresas, triturarlas con la batidora y colar el líquido resultante, añadir 80 gr. de azúcar en polvo y una cucharadita de zumo de limón, si esta muy espeso, añadir agua hasta obtener la consistencia deseada. Servirlo en una jarrita para que cada comensal se sirva.

HEMC#45 Las albóndigas de mi madre


hemc #45 - la cocina de mama
El tema del HEMC de este mes propuesto por Su de El horno de Su es "La cocina de mamá", un tema estupendo que seguro que nos traerá un montón de preparaciones sabrosas, entrañables y bien arraigadas en nuestra memoria...Al fin y al cabo, creo que la mayoría de los aficionados a la cocina tenemos siempre presente la forma de cocinar de nuestras madres o nuestras abuelas y que fué gracias a su trabajo como a muchos de nosotros se nos despertó el amor por la cocina.
Por este blog ya han aparecido algunas de las recetas que aprendí de mi madre como mi queridísimo estofado con macarrones, los estorninos con fideos, la menestra de guisantes, las berenjenas rellenas de atún y muchos otros; así que de lo que me queda por poner he escogido las albóndigas, un guiso muy tradicional en todas las casas que siempre me ha gustado y que he hecho desde que empecé a cocinar ya que es uno de esos platos que le gustan a toda la familia.
Seguro que con esta receta no descubro nada nuevo, pues supongo que en casi todas las casa se harán más o menos igual, pero ahí va la versión de mi madre...y la mía.

Estos son los ingredientes:
Para las albóndigas:
-1/2 kg. de carne picada de ternera (o mitad de ternera, mitad de cerdo)
-1 diente de ajo
-miga de pan del día anterior (como media barra)
-un vaso de leche
-dos huevos
 -un puñado de piñones
-el zumo de medio limón
-sal y pimienta
-pan rallado
-harina
Para la salsa:
-1 ó 2 dientes de ajo
-1 cebolla hermosa
-3 ó 4 zanahorias (esta vez le puse zanahorias baby)
-250-300 gr. de guisantes
-un vaso de vino blanco
-aceite de oliva
-sal y pimienta
Así se hace:
Poner a remojar la miga de pan con la leche.
Poner la carne picada en un cuenco, añadir la miga de pan remojada, el diente de ajo picado, los piñones, los huevos batidos, sal y pimienta, añadir por último el zumo de limón y pan rallado, una cucharada cada vez hasta conseguir la consistencia adecuada, ni muy floja para que no se deshagan las albóndigas, ni demasiado dura para que no queden secas. Pasarlas por harina y freírlas en una sartén  hasta que estén doraditas por todos lados. Reservarlas.
En una cacerola poner aceite a calentar y sofreír la cebolla y el ajo picados, cuando la cebolla esté bien pochada, añadir las zanahorias y los guisantes y remover con una cuchara de madera, poner las albóndigas y añadir el vaso de vino y agua suficiente para cubrir las albóndigas, salpimentar y cuando empiece a hervir bajar el fuego, cubrir y dejar cocer durante una media hora, hasta que las verduras estén tiernas.
Yo le puse también unos tomatitos cherry medio secos, pero esto ya es cosa mía...
Unas pataticas fritas son el complemento perfecto.

Helado de ricotta al Limoncello con lemon curd


Este es el primero de una larga serie de helados que van a aparecer por aquí durante este verano.
La razón, aparte de lo ricos y refrescantes que son, es que me he comprado una heladera y hay que amortizarla...Hace mucho tiempo que tenía una de las que tienen un recipiente que hay que meter en el congelador, no me iba mal, pero era un engorro el sitio que ocupaba en mi congelador no muy grande, aparte de que la cubeta no tenía mucha capacidad y que si haces uno, tienes que esperar bastante tiempo hasta que la cubeta alcance de nuevo la temperatura adecuada para hacer otro.

El caso es que el verano pasado se me rompió la cubeta y he he estado al acecho de una heladera con compresor hasta que he encontrado una más o menos asequible y ya la tengo en casa funcionando de maravilla; el helado sale muy cremoso y aunque esté varios días en el congelador no cuesta nada de trabajo sacar las cucharadas.
El helado de hoy se lo he copiado a mi querida Monica de La Zuccheriera donde podéis encontrar un montón de recetas e incluso un PDF dedicado a los helados, yo le he añadido un poco de lemon curd para hacerlo aún más goloso. Está riquísimo, la combinación de sabores de la ricotta y el limón es deliciosa.

Estos son los ingredientes:
- 250 gr. de ricotta
-200 gr. de nata para montar
-70 gr. de azúcar
-una pizca de sal
-4 cucharadas de limoncello (yo le puse 5)
-5 ó 6 cucharadas de lemon curd

Así se hace:
Batir el queso con el azúcar y la pizca de sal.
Montar la nata y mezclarla con el queso procurando que no se baje mucho, añadirle en limoncello y mezclar.
Meter en la heladera y seguir las instrucciones. Cuando ya esté hecho el helado añadirle las cucharadas de lemon curd y mezclarlo un poco procurando que no se mezcle del todo para que quede con un efecto marmoleado. Si no tenéis heladera, ponerlo en un recipiente hermético y meterlo en el congelador, al cabo de dos horas sacarlo y removerlo bien, repetir esta operación al cabo de otras dos horas, mezclando la crema de limón cuando el helado esté consistente pero aún no muy duro.

Sopa fría de pepino y nueces


Desde que empezaron los calores me gusta empezar las comidas con una sopa fría, me parece una manera deliciosa de refrescarse cuando se llega acalorado del trabajo o cuando se ha estado cocinando, con el calor que se pasa. Tienen todas las virtudes pues son refrescantes y llenas de vitaminas, sobre todo si las hacemos con las verduras crudas.
Naturalmente, nuestra sopa fría por excelencia es el gazpacho pero me gusta ir variando y probando muevas combinaciones.
Esta de hoy es riquísima, nos ha encantado y la voy a repetir un montón de veces durante este verano porque además es sencillísima, solamente hay que mezclar los ingredientes y meterla en la nevera para que esté bien fresquita, sobre todo no dejéis de ponerle las nueces, me encanta el contraste crujiente y el delicioso sabor que aportan!

Estos son los ingredientes:
-2 pepinos medianos
-300 ml. de yogur griego (yo yogur de leche de cabra desnatado del Carrefour)
-300 ml. de caldo de pollo o de verduras
-2 cucharadas de aceite de nuez
-1 diente de ajo grande 
-3 cucharadas de eneldo fresco
-sal y pimienta
-120 gr. de nueces troceadas

Así se hace:
Pelar los pepinos y cortarlos en daditos pequeños. 
Batir el yogur con el caldo, el ajo, el aceite de nuez y el eneldo. Añadir el pepino troceado y salpimentar al gusto.
Dejar enfríar en el frigorífico. Antes de servir añadir las nueces troceadas.
Más fácil, imposible!

Del libro Para hoy Cocina griega de editoral Parramon.

Tarta de chocolate, mascarpone y fresa.


El sábado pasado fué el cumpleaños de mis dos hijos mayores, que por cierto, tienen ya una pila de años!
Parece mentira que esos niños jugetones, traviesos, divertidos y maravillosos se hayan convertido en un abrir y cerrar de ojos en un hombre y una mujer con un montón de experiencias a sus espaldas, los dos tan cariñosos, apasionados y responsables, tan distintos entre si pero tan unidos como cuando compartían incubadora...
Si el año pasado no tuve mucho tiempo para hacerles la tarta, este año por diversas circunstancias tuve que hacerla la misma mañana del cumpleaños.
Anduve mirando tartas tipo mousse con al menos un par de capas, pero claro, no tenía tiempo de dejar que se cuajaran adecuadamente, así que al final me decidí por esta preciosa tarta de Passionate About Baking, un blog fantástico lleno de cosas ricas.
Estuve toda la mañana liada, pero afortunadamente no tuve ningún problema y la tarta quedó estupenda, no tan bonita como la original, pero riquísima, suave, ligera y muy rica. La foto del corte no ha salido muy bien, pero, claro, en medio de la fiesta es difícil hacer una foto en condiciones.

Bizcocho de chocolate:
Ingredientes:
-100 gr. de chocolate negro troceado
-100 gr. de mantequilla
-4 huevos
-185 gr. de azúcar
-60 gr. de harina
Así se hace:
Precalentar el horno a 180º. Engrasar un molde, preferentemente desmontable, de 20 cm. cortar un papel de horno con el tamaño del molde y ponerlo en el fondo.
Derretir el chocolate con la mantequilla en el microondas o al baño maría. Batir los huevos con el azúcar, preferentemente con un batidor de varillas eléctrico, hasta que tripliquen su volumen, añadir el chocolate derretido mezclando suavemente para que no pierda volumen, por último añadir la harina tamizada y mezclar con cuidado. Echar la masa en el molde y hornear durante unos 30-35 minutos.
Pasado este tiempo, sacar del horno y dejar enfríar en el molde.

Relleno:
Ingredientes:
-350 gr. de mascarpone
-100 ml. de nata ligera
-3-4 cucharadas de azúcar vainillada o azúcar normal
-1hoja de gelatina y dos o tres cucharadas más de nata.
-mermelada de fresa (yo puse mi mermelada casera de fresa y pimienta rosa)
Así se hace:
Hidratar la gelatina en un poco de agua fría. Calentar las 2 ó 3 cucharadas de nata en el microondas y disolver en ella la gelatina escurrida, dejar enfríar.
Mientras, montar el mascarpone con el azúcar y la nata con al batidora de varillas ( yo con mi querida Kitchenaid), añadirle la mezcla de nata y gelatina y mezclar bien.
Cortar el bizcocho longitudinalmente en tres capas. Poner la capa de abajo sobre el plato en que lo vayamos a servir y ajustar un aro regulable de medida algo inferior para que no queden rendijas, extender la mitad del relleno, cubrir con  6 ó 7 cucharadas de mermelada mezclara un poco con ayuda de un palillo o un tenedor para que quede un efecto marmolizado sin mezclarse del todo. Cubrir con la segunda capa de bizcocho y la otra parte del relleno y mermelada, cubrir con la parte de arriba del bizcocho y meterla en el frigorífico al menos durante una hora (mejor dos)

Cubierta:
Ingredientes:
-250 gr. de mascarpone
-2ó 3 cucharaditas de aroma de fresa (opcional)
-4 cucharadas de azúcar glas
-colorante rosa (el aroma también da color, si lo usáis apenas hace falta el colorante)
Así se hace:
Batir el mascarpone con el azúcar y el aroma de fresa hasta que quede firme, lo mejor es irlo probando hasta que quede a nuestro gusto de dulzor y de sabor.
Cuando la tarta haya reposado el tiempo necesario en el frigo, sacarla y quitarle el aro. Cubrir la parte de arriba y los lados con la crema de mascarpone. Adornarlo con virutas y fideos de chocolate y con chocolate rallado con el rallador.

Para hacer las letras de chocolate hay que imprimir en un folio unas letras del tamaño y forma que nos guste, ponemos este folio en una funda de plástico, mejor ponerlo de manera que las letras queden al revés para que luego el lado más liso quede hacia fuera.
Derretir un poco de chocolate en el microondas y ponerlo en una manga desechable o en una bolsa de plástico, cortarle una esquina de manera que quede una abertura pequeña e ir dibujando por encima de las letras que necesitemos, repetir la operación una segunda vez para reforzar el chocolate y que no se rompa al despegarlo. Dejarlo enfríar el el frigorífico hasta que el chocolate esté duro, luego solo hay que despegarlo del plástico y colocar las letras alrededor del pastel.