Terrina a los dos salmones


Esta terrina la encontré en el estupendo blog Les Gourmandises d'Isa y no se por qué, enseguida me llamó la atención, seguramente porque el salmón me encanta en todas sus formas y siempre me parece algo elegante y sofisticado, aunque ahora es uno de los pescados más asequibles de los que podemos encontrar en los mercados.
El caso es que a la primera ocasión me puse manos a la obra y pude comprobar que no me había equivocado, el resultado fué una estupenda pasta con diferentes texturas, perfecta como aperitivo untada en unas rebanadas de pan de centeno...facilísima de hacer y muy rica.

Estos son los ingredientes:
Para el caldo:
-2 vasos de agua
-3 cucharadas de anís
-1 cebolla
-1 hoja de laurel
-sal y pimienta

-250 gr. de salmón fresco
-250 gr. de salmón ahumado cortado en dados
-60 gr. de mantequilla ablandada
-2 cucharadas de mayonesa
-1 y 1/2 cucharada de zumo de limón
-ralladura de la piel de un limón
-1 cucharada de eneldo picado
-1 cucharada de cebollino picado

Así se hace:
Poner en una olla los ingredientes del caldo y llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer unos 10 minutos, apagar el fuego y añadir el salmón fresco, tapar la olla y dejarlo reposar otros 10 minutos, pasado este tiempo, sacar el salmón y dejarlo enfríar.
En un robot de cocina meter la mitad del salmón ahumado, la mantequilla, la mayonesa, el zumo y la ralladura del limón, el eneldo y el cebollino, triturar hasta obtener una pasta homogénea.
Pasar esta pasta a un bol y añadir el resto del salmón ahumado y el salmón fresco desmenuzado procurando que queden trozos más bien grandes y mezclarlo todo.
Llenar con esta pasta unos botecitos pequeños  o unos vasitos, si la queremos conservar más de tres días, cubrir cada terrina con un poco de mantequilla derretida. Dejar en el frigorífico unas horas antes de consumirla.


El rey de los púdines


Que conste que este nombre tan rimbombante no lo he puesto yo, sino que así es como lo llaman en el libro "Para hoy Postres" donde he encontrado la receta, pero no creáis que le queda muy grande el nombre, pues según mis amigas, es lo más rico que les he hecho nunca...y la verdad es que ya les he hecho un montón de dulces.
La verdad es que púdines de este tipo he hecho muchos a lo largo de mi vida y que siempre salen riquísimos (a mi al menos me encantan), pero este con el añadido de la mermelada y del merengue es una verdadera delicia, sin olvidar que en vez del pan le puse unas rebanadas del delicioso brioche de la máquina del pan.
Es facilísimo de hacer y estoy segura de que siempre saldrá bien y el resultado es un postre suave, dulcecito y con un riquísimo sabor de naranja...no tenéis más remedio que probarlo.

Estos son los ingredientes:
-600 ml. de leche
-2 cucharadas de mantequilla y un poco más par engrasar
-225 gr. de azúcar
-la ralladura de una naranja
-4 huevos, yemas y claras separadas
-150 gr. de migas de pan blanco (mejor de brioche o bollos)
-1 pizca de sal
-6 cucharadas de mermelada de naranja (yo puse de mandarina)
-media copita de Cointreau u otro licor de naranja

Así se hace:
Calentar en un cazo la leche con la mantequilla, 75 gr. de azúcar y la ralladura de naranja. Batir las yemas en un cuenco y poco a poco añadir la leche templada removiendo. Añadir el  pan y el licor y volcarlo todo en una fuentre de horno engrasada. Dejarlo reposar unos 15 minutos.
Cocer el pudin en el horno precalentado a 180º durante unos 25-30 minutos hasta que esté cuajado. sacar la fuente del horno sin apagarlo, pero bajando la temperatura a 150º
Batir las claras con la sal a punto de nieve bien firme, ir añadiendo poco a poco el resto del azúcar.
Cuando el pudin se haya enfriado un poco, extender la mermelada por encima, con una espátula o con una manga pastelera, cubrirlo con el merengue formando picos.
Meterlo de nuevo en el horno unos 20 minutos más, hasta que el merengue esté dorado y crujiente.
Se puede tomar caliente o frío.

Cupcakes para princesas


Estos cupcakes los hice para el 4º cumpleaños de mi preciosa sobrina Paula, en realidad fueron totalmente improvisados, pues esa misma mañana recordé unos wraps de cupcakes que tenía guardados esperando una ocasión propicia...y qué mejor ocasión que una reunión de princesitas, mis tres sobrinas y mi nieta aparte de algunas amiguitas.
Debido al poco tiempo que tenía los hice muy sencillos, unos muffins de chocolate con leche, un frosting de chocolate blanco y queso crema y unos adornos ya preparados...a veces todas esas cosas que se compran sin un motivo concreto te ayudan a improvisar algo bonito en muy poco tiempo.
La receta del frosting es de Diana's Desserts, a mi el chocolate blanco no me convence, pero era la forma de hacer un copete rosa chocolateado como les gusta a los niños.

Estos son los ingredientes:
-170 gr. de chocolate blanco picado
-1 paquete de queso crema
-50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-1 cucharadita de extracto de vainilla
-330 gr. de azúcar glas tamizada.
-unas gotas de colorante rosa

Así se hace:
Poner en chocolate en un bol y derretirlo en el microondas durante 1 minuto a máxima potencia, removerlo con una cuchara hasta que esté todo deshecho.
Poner el queso y la mantequilla en un bol grande y batir con una batidora de varillas durante 30 segundos, añadir el chocolate derretido y el colorante y batir otros 30 segundos a baja velocidad, añadir 3/4 del azúcar y seguir batiendo, añadir más azúcar si es necesario hasta tener la consistencia deseada, aumentar a media velocidad durante un minuto.
Después solo hay que extender una buena capa sobre los muffins y adornarlos con algunas figuritas de azúcar o perlitas plateadas.

Cordero estofado con tomates cereza


El cordero es una de las carnes que menos comemos en casa, seguramente porque es la de sabor más fuerte (a veces demasiado) y de la que suelo variar menos su preparación, aparte de los asados y la riquísima menestra con cordero, ambas preparaciones deliciosas, pero que no me apetece hacer muy a menudo.
Esta vez he hecho una receta que encontré en la revista Sale & Pepe y que enseguida atrajo mi atención, quizás porque estoy pasando por una fase de obsesión por los tomates cereza...últimamente no puedo pasar sin ellos!
La receta no me ha desilusionado, sino todo lo contrario, es sencillísima, pero deliciosa, sobre todo la salsita densa y sabrosa es fantástica para rebañar bien el plato con un buen trozo de pan, y el toque de gracia es un poco de pesto sobre la carne...riquísimo!

Estos son los ingredientes:
-1 kg. de carne de cordero, entre costillas y pierna troceada.
-un ramito de romero, laurel y salvia
-4 dientes de ajo
-medio vaso de vino blanco
-400 gr. de tomates cereza
-una cucharadita de azúcar
-aceite de oliva
-sal y pimienta
Para el pesto:
-un ramito de albahaca (15-20 hojas)
-medio diente de ajo
-una cucharada de piñones
-aceite de oliva virgen extra
-sal y pimienta

Así se hace:
Salpimentar los trozos de carne. Calentar 2 ó 3 cucharadas de aceite en una cazuela baja de fondo grueso, dorar la carne a fuego vivo por todos lados, añadir el ajo cortado en láminas, las hierbas, el azúcar y dejarlo freír unos minutos más. Verter el vino, añadir los tomatitos enteros, tapar y dejar cocer durante unos 45 minutos a fuego lento moviendo la cazuela de vez en cuando para que los sabores se mezclen bien.
Pasado este tiempo, sacar las costillas y reservarlas tapadas, mientras seguir cociendo el resto de la carne unos 25 minutos más, añadir de nuevo las costillas y cocer otrros 5 minutos.
Para preparar el pesto, triturar la albahaca con los piñones, el medio diente de ajo, sal, pimienta y 5 cucharadas de aceite, si queda muy espeso se puede aligerar con un poco de agua hirviendo para que quede fluido.
Servir el pesto en una salsera aparte para que cada uno se sirva a gusto sobre la carne.

Financiers


Cuando empecé a curiosear por los blogs de cocina franceses  vi que uno de los dulces que se repetían con frecuencia eran unos pequeños bizcochitos de almendra llamados financiers y la verdad es que aunque desde el principio me llamaron mucho la atención y no parecían nada difíciles de hacer, hasta hace un par de semanas no había encontrado el momento de hacerlos.
Los tenía bastate olvidados hasta que en el blog de Rosa vi estos preciosos financiers con kumquat, Casualmente tenía unos cuantos kumquats confitados y un buen montón de claras pidiendo a gritos ser usadas, así que me dije que esta vez no tenía excusa...

Después de ver algunas recetas, me decidí por esta y los hice de tres clases: de chocolate, de almendra y de kumquats, después los he repetido e hice unos con un poco de aroma de fresa y fresas desecadas en trocitos, pero de estos no tengo foto.
Son muy fáciles de hacer y salen buenísimos, muy suavecitos y con el sabor delicioso de la almendra, perfectos para tomar con el café o para tomar algo dulce en cualquier momento...un verdadero vicio. La forma original es rectangular, como pequeños lingotes, pero me he tenido que apañar con los moldes que tenía.

Estos son los ingredientes:
-200 gr. de claras de huevo (unas 6) a temperatura ambiente
-180 gr. de azúcar glas
-230 gr. de almendra en polvo
-60gr. de harina
-200 gr. de mantequilla
-almendras crudas
Para los diferentes sabores:
-Cacao en polvo
-Ralladura de naranja y kumquats confitados o cáscara de naranja confitada
- unas gotas de extracto de almendras amargas

Así se hacen:
Precalentar el horno a 180º
Calentar la mantequilla en un cazo hasta que empiece a tener un color tostado (beurre noisette), colarla y reservarla.
Tamizar juntos la almendra en polvo, el azúcar y la harina. En un cuenco batir ligeramente las claras, añadir la mezcla de ingredientes secos y mezclar bien, por último unir la mantequilla y mezclar de nuevo. Repartir la mezcla en tantos cuencos como sabores vayamos a hacer e incorporar a unos el chocolate, a otro la ralladura de naranja y a otro el extracto de almendras. Llenar hasta 3/4 unos moldecitos pequeños engrasados, yo usé unos de mini-muffins, otros de corazones y otros cuadrados aunque estos últimos salieros demasiado grandes, creo que quedan mejor más pequeños. Sobre los aromatizados con naranja poner medio kumquat y media almendra cruda sobre los de almendra.
Hornear durante unos 10-15 minutos, no se deben tostar. Dejar entibiar unos 10 minutos antes de desmoldar.

D.C. Enchiladas



Our hosts this month, Barbara of Barbara Bakes and Bunnee of Anna+Foodhave chosen a delicious Stacked Green Chile & Grilled Chicken Enchilada recipe in celebration of Cinco de Mayo! The recipe, featuring a homemade enchilada sauce was found on www.finecooking.com and written by Robb Walsh.
Pues este mes las Daring Cooks nos hemos ido a México de la mano de Barbara de Barbara Bakes y Bunnee de Anna+Food para hacer unas riquísimas enchiladas.
Parte opcional del reto era hacer las tortillas, pero como no tenía mucho tiempo preferí usar unas compradas y concentrarme en la salsa y en el relleno. Para la salsa he seguido más o menos la receta de la salsa verde de chile que nos proponían, aunque como por aquí es imposible encontrar los tomatillos verdes y algún otro ingrediente, se ha transformado en una salsa roja. Para el relleno, en vez de poner simplemente pollo hice una tinga poblana, también adaptando algunos ingredientes. 
El resultado ha sido realmente bueno, salieron unas enchiladas riquísimas que se van a repetir un montón de veces en mi cocina.

Para la salsa roja de chile:
La receta pide chiles Anaheim, pero aquí si encuentras alguna clase de chiles frescos (que ya es difícil) no te vas a poner puntilloso con la variedad, yo encontré Jalapeños y me dí por contenta.

Estos son los ingredientes:
-6-8 chiles frescos (la cantidad depende del picante que podamos soportar)
-1/2 de tomates
-4 vasos de caldo de pollo
-1 diente de ajo picado
-1 cebolla pequeña picada
-1 cucharadita de orégano
-sal y pimienta
-2 cucharadas de maizena

Así se hace:
Asar los chiles sobre una llama o en el horno hasta que la piel ennegrezca. Al mismo tiempo se pueden asar los tomates, lo que dará un sabor algo más pronunciado. Una vez asados, cubrir los chiles con un plástico o un trapo para que suden. Una vez fríos quitarles la piel y las semillas (mejor ponerse unos guantes para manipular los chiles)  y picarlos con un cuchillo.
Pelar los tomates y triturarlos en la batidora, poner en un cazo el tomate, el caldo, la cebolla, el ajo, el orégano, sal y pimienta, añadir también los chiles, creo que lo mejor es empezar por una pequeña parte, ir probando e ir añadiendo hasta que esté a nuestro gusto de picante.
Llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer durante unos 20-30 minutos hasta que reduzca un poco, disilver la maizena en un poco de agua, añadirlo a la salsa y cocer removiendo hasta que la salsa espese.




Para la tinga poblana:
Ingredientes:
-1/2 kg. de carne de cerdo o ternera troceada
-1/4 kg. de chorizo
-1/2 kg. de tomates
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-1/2 cucharadita de orégano
-1 ramita o 1/2 cucharadita de tomillo
-sal y pimienta
-2 hojas de laurel

Así se hace:
Poner en una olla con agua fría la carne, el laurel, un diente de ajo y sal, llevar a ebullición, bajar el fuego, tapar y dejar cocer durante una hora hasta que la carne esté tierna (se puede hacer en la olla a presión). Colar el caldo y desmenuzar la carne.
Quitar la piel al chorizo y picarlo grueso, dorarlo en una sartén para que suelte algo de grasa. Reservarlo. Picar la cebolla y un diente de ajo y saltearlos durante un par de minutos, añadir los tomates pelados y troceados, el orégano, el tomillo, pimienta y sal. Cocer durante 5 minutos a fuego lento. Añadir la carne desmenuzada, el chorizo y un vaso del caldo de cocer la carne, tapar y dejar cocer a fuego lento durante unos 15 minutos.




Para montar las enchiladas necesitaremos también un paquete de tortillas de maiz o de trigo y queso rallado.
Calentar una sartén con un poco de aceite, cuando esté bien caliente, depositar sobre ella una tortilla, dejarla unos segundos y darle la vuelta, sacarla y hacer lo mismo con las demás, irlas depositando sobre un plato con un papel de cocina.
Poner una capa de la salsa sobre el fondo de una fuente de horno, poner un par de cucharadas del relleno sobre una tortilla, enrollarla y ponerla en la fuente, hacer lo mismo con las demás. Cubrir con el resto de la salsa y una buena capa de queso rallado.
Gratinar en el horno y comer bien calientes.




HEMC # 44 Carpaccio de calabacín


El tema del HEMC de este mes propuesto por Palmira de Come conmigo, son recetas para llevar bikini este verano. No sabía si pasar del tema, porque ya hace años que renuncié a tan atractiva prenda, y me parece que por mucho que siga al pie de la letra todas las recetas que aparezcan este mes el bikini seguirá estando muy lejos de formar parte de mi vestuario...pero bueno, haré como que lo intento y os propongo este delicioso carpaccio de calabacín que encontré hace unos meses en el maravilloso blog Bocados dulces y salados. Desde entonces lo he hecho varias veces y lo hemos disfrutado mucho.

Es de una simplicidad absoluta y el único ingrediente más peligroso es el parmesano, que siempre se puede cambiar por un queso más ligero, aunque desde luego el sabor no sería el mismo, y al fin y al cabo la cantidad tampoco es tan grande...
Estos son los ingredientes:
-1 calabacín
-sal y pimienta
-AOVE
-el zumo de medio limón
-1 cebolla pequeña ( en la receta original, un puerro)
- queso parmesano

Así se hace:
Cortar el calabacín sin quitarle la piel en rodajas muy finas ayudándonos de la mandolina o un cuchillo muy afilado. Colocar las rodajas en un plato superponiéndolas y sazonarlas con sal y pimienta recién molida.
Rociar con el aceite de oliva y el zumo de limón. Cortar la cebolla en rodajas muy finas y separarlas en aritos que extenderemos por encima del calabacín. Cortar escamas de parmesano y repartirlo por encima. Yo le he añadido también unos medios tomatitos cherry medio secos.
A ver si al final me compro el bikini!

hemc #44 - recetas para llevar bikini esta verano

Bonet


Cuando estuve en Turin hace un par de meses probé el bonet, una especie de flan de chocolate al que se le añaden unos amaretti que le dan un delicioso sabor a almendras amargas. Debo reconocer que este es uno de los aromas que más me gustan en los dulces (la tarta Bakewell es una de mis favoritas gracia a él), así que el bonet me encantó. Es un postre típico del Piamonte y su nombre en piamontés significa sombrero, seguramente por su forma.

De allí también me traje unos deliciosos amaretti, así que cuando ojeando el libro "Chocolate Nuevas armonias" de Rosalba Gioffré encontré la receta no me pude resistir y me puse manos a la obra. El resultado ha sido perfecto, tan rico como el que comí en Turín, suave, cremoso y con la fantástica combinación de los sabores del chocolate y la almendra amarga. Creo que los amaretti no son difíciles de encontrar por aquí, y si no...a buscar la receta!

Estos son los ingredientes:
-200 gr. de azúcar
-2 cucharadas de agua
-1 cucharadita de zumo de limón
-6 huevos
-3 cucharadas de cacao amargo
-700 ml. de leche
-100 gr. de amaretti
-2 cucharadas de ron

Así se hace:
Echar en un cazo 50 gr. de azúcar con el agua y el zumo de limón. Poner al fuego lento hasta obtener un caramelo dorado, verter el caramelo en unos moldes de flan individuales o en un molde de corona, ir girando los moldes para que cubran las paredes. Si queréis saltaros este paso usad caramelo ya preparado.
Batir los huevos con el azúcar restante hasta obtener una mezcla blanca y espumosa, añadir el cacao y la leche templada en un hilito, incorporar los amaretti desmigados y el ron. Verter esta mezcla en los moldes y hornearlo al baño maría a 180º durante unos 40 minutos o una hora si lo hacemos en un molde grande.
Se puede tomar templado o después de haberlo enfriado en el frigorífico dentro del molde.

Curry de emperador y langostinos con arroz a la cúrcuma


Hacía tiempo que no hacía un plato oriental y la verdad es que ya me estaba apeteciendo volver a llenar la cocina de esos deliciosos aromas orientales y sentir ese picorcillo tan agradable. Esta vez he elegido un curry de pescado con tomate del libro Wok de Sunil Vijayakar, yo lo he hecho con emperador y le he añadido unos langostinos y lo he acompañado con un arror a la cúrcuma muy perfumado. Ha salido muy rico y no demasiado fuerte, nos ha encantado!

Curry de emperador y langostinos
Estos son los ingredientes:
-2 filetes de emperador a tacos
-3 ó 4 langostinos por persona
-4 cucharadas de zumo de limón
-4 cucharadas de vinagre de vino arroz (yo vinagre de manzana)
-2 cucharadas de semillas de comino
-1 cucharadita de cúrcuma
-1 cucharadita de guindilla en polvo
-1 cucharadita de sal
-4 cucharadas de aceite
-1 cebolla troceada
-3 dientes de ajo rallados
-2 cucharadas de jengibre fresco rallado
-2 cucharaditas de semillas de mostaza
-1 lata grande de tomates enteros
-1 cucharadita de azúcar

Así se hace:
Mezclar en un cuenco el zumo de limón, el vinagre, el comino, la cúrcuma, la guindilla y la sal, añadir el pescado y mezclarlo bien, dejarlo macerar al menos media hora.
Calentar el Wok a fuego fuerte(también se puede hacer en una sartén grande o en una cazuela), añadir el aceite, cuando esté caliente echar la cebolla, el ajo, el jengibre y las semillas de mostaza, bajar el fuego al mínimo y dejar cocer durante unos 10 minutos removiendo de vez en cuando. Añadir los tomates troceados y el azúcar y llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer durante 15-20 minutos. Pasado este tiempo, añadir el pescado con el líquido de la maceración y los langostinos, mezclarlo con cuidado para que el pescado no se rompa y dejar cocer durante unos 10-15 minutos. Servirlo bien caliente.

Arroz a la cúrcuma
Ingredientes:
-2 tazas de arroz basmati
-3 cucharadas de aceite de oliva
-3 clavos
-1 hoja de laurel
-4 vainas de cardamomo
-medio palito de canela
-2 dientes de ajo
-1/4 de cucharadita de cúrcuma
-sal

Así se hace:
Lavar el arroz en un colador bajo el grifo, dejarlo escurrir.
Poner el aceite en una cazuela y calentarlo a fuego medio, poner los ajos, el laurel, el cardamomo y la canela. En cuanto el ajo empiece a dorarse añadir el arroz, la cúrcuma y la sal, remover durante un minuto, añadir 3 tazas de agua y llevar a ebullición. Cubrir la cazuela y bajar el fuego al mínimo, cocer durante unos 25 minutos.

Dos maneras de confitar jengibre


Cuando hice los Biscotti con pistachos y jengibre confitado recibí varias consultas sobre dónde comprar éste último pero no pude responder porque el que yo había usado lo compré en Alemania y en Cartagena no lo he visto nunca, así que me comprometí a buscar la manera de confitarlo yo misma, pues este es el resultado de la búsqueda...puedo decir que ya tengo jengibre confitado para toda mi vida  (bueno, exagerando un poco) pues me traje del super casi un kilo y casi todo lo tengo ya preparado para formar parte de deliciosos pasteles y galletas.

Anduve buscando recetas por la red y encontré dos que me llamaron la atención, así que ya que tenía abundante  materia prima hice las dos. La primera la encontré en el maravilloso blog Food & Cook, si no lo conocéis merece la pena que os deis un paseo por él, es fantástico y sus fotos son lo más de los más. Su receta me llamó la atención por el añadido de especias tan sugerente.
El segundo método es diferente de todos los demás, con menos cocción y más tiempos de reposo. 
En realidad los dos métodos me han dado un resultado muy parecido, posiblemente con el primero el sabor es algo más fuerte y con el segundo la textura es algo más tierna, aunque las diferencias son mínimas, así que lo mejor es experimentar e incluso mezclar las dos recetas, añadiendo las especias a la segunda receta...en fin, de cualquier manera seguro que sale muy rico.

Jengibre confitado con especias
Ingredientes:
-350 gr. de jengibre
Para el almíbar:
-10 gr. de pimienta negra
-500 gr. de azúcar en polvo
-1 l. de agua
-4 cucharadas de zumo de limón
-1 estrella de badiana (anís estrellado)
-3 vainas de vainilla
Así se hace:
Pelar todo el jengibre con una cucharilla o un pelapatatas, cortarlo en dados o en tiritas y ponerlo en una fuente con agua, dejarlo reposar durante una hora, pasado este tiempo sacamos los trozos y los echamos a un cazo con agua hirviendo, cuando el agua vuelva a hervir, dejarlo durante 4 minutos y después escurrirlo y remojarlo con agua fría. Repetir esta operación cuatro veces.*
Para preparar el amíbar, cortar a lo largo una vaina de vainilla y sacarle las semillas raspando con un cuchillo, reservarlas. Triturar en un mortero los granos de pimienta. Poner en un cazo el litro de agua con el azúcar, el zumo de limón, la pimienta, la badiana, las semillas y las vainas de vainilla, llevarlo a ebullición a fuego lento y cuando empiece a hervir echar el jengibre y dejarlo cocer suavemente durante 1 y 1/2 horas.
Pasado este tiempo ponerlo todo en un cuenco dejarlo enfriar y taparlo con un film, dejarlo en la nevera durante 24 horas. Escurrir bien el genjibre, dejarlo secar bien sobre papel de cocina, pasarlo por azúcar y guardarlo en un bote hermético (yo dejé la mitad con el almíbar).


Jengibre confitado 2º método
Ingredientes:
-250 gr. de genjibre
-400 gr. de azúcar
-250 ml. de agua
Así se hace:
Preparar el jengibre de la misma manera que en la primera receta, hasta *
Hacer hervir el agua con el azúcar y echar sobre el jengibre que tendremos en un cuenco de cristal, taparlo y dejarlo reposar durante 12 horas.
Recuperar el jarabe y volverlo a hervir durante 10 minutos, echarlo sobre el jengibre y dejarlo reposar durante 2 días. Pasado este tiempo poner al fuego el almíbar y el jengibre juntos y cocerlo durante 10 minutos. Escurrirlo y secarlo bien sobre papel de cocina y rebozarlo en azúcar o dejarlo en su almíbar en un tarro en el frigorífico.