Lara cumple 5 años (1ª Parte. Las galletas)

Pues ya ha llegado otro año el cumpleaños de mi nieta Lara, ¡ya tiene 5 años! Seguramente será pasión de abuela, pero es una niña absolutamente encantadora, vivaracha, cariñosa, fuerte y decidida, es difícil que alguien se resista a su encanto y a su personalidad, qué voy a decir yo...
Este año aparte de la tarta quería hacerle unas galletas para que las llevara al cole, y gracias a las indicaciones de Bea, encontré en Karen`s Cookies unos estupendos cortadoras con forma de corona, de varita mágica y de tarta de cumpleaños...la verad es que el de corona y sobre todo el de tarta son muy grandes, con una de esas galletas se queda uno más que satisfecho.
Para la elaboración he seguido todas las indicaciones de Bea, que son inmejorables. Había hecho galletas decoradas antes, pero no había dado con la receta perfecta de unas galletas lo suficientemente consistentes para aguantar el glaseado, pero que fueran también ricas y no quedaran muy duras. He de decir que han salido riquísimas, además el glaseado lo aromaticé con esencia de anís y estaban de vicio!

Las coronas para las pequeñas princesas...
Las varitas mágicas que más bien parecen flores...
Y las tartas tan apetitosas...
Ya le estoy cogiendo el gustico a esto de las galletas...
Próximo capítulo: La tarta.

D.B. Cannoli siciliani


The November 2009 Daring Bakers Challenge was chosen and hosted by Lisa Michele of Parsley, Sage, Desserts and Line Drives. She chose the Italian Pastry, Cannolo (Cannoli is plural), using the cookbooks Lidia’s Italian-American Kitchen by Lidia Matticchio Bastianich and The Sopranos Family Cookbook by Allen Rucker; recipes by Michelle Scicolone, as ingredient/direction guides. She added her own modifications/changes, so the recipe is not 100% verbatim from either book.
El reto de noviembre de las Daring Bakers propuesto por Lisa Michele de Parsley, Sage, Desserts and Line Drivers está dedicado a un riquísimo dulce italiano, los Cannoli, unos canutillos de masa fritos y rellenos de ricotta azucarada con trocitos de chocolate o fruta confitada.

Nunca había hecho ni comido los cannoli, así que he preferido seguir la receta original para probarlos tal cual, después pensaba probar otros rellenos, pero ha pasado el mes y no he tenido tiempo, seguro que en cualquier momento volveré a ellos, son verdaderamente ricos, la masa se aromatiza con vino marsala pero yo no tenía, así que le puse Oporto y salieron deliciosos.

Estos son los ingredientes:
Para los canutillos:
-250 gr. de harina
-2 cucharadas (30 gr.) de azúcar
-1 cucharadita de cacao en polvo
-1/2 cucharadita de canela
-1/2 cucharadita de sal
-3 cucharadas de aceite de oliva
-1 cucharadita de vinagre
-125 ml. de vino Marsala ( yo, Oporto)
-1 clara de huevo.
-aceite de girasol o de oliva para freír
Para el relleno:
-500 gr. de ricota
-160 gr. de azúcar glas (más o menos, según nos guste de dulce)
-1/2 cucharadita de canela
-1 cucharadita de extracto de vainilla
-3 cucharadas de chocolate troceado muy fino
-ralladura de una naranja o cáscara de naranja confitada.
Para hacerlos de chocolate añadir unas cucharadas de cacao en polvo.

Así se hacen:
Para hacer la masa mezclar en un bol la harina, el azúcar, el cacao, la canela y la sal, añadir el aceite, el vinagre y el vino necesario para formar una masa suave, volcarla sobre la superficie de trabajo y amasarla durante un par de minutos, formar una bola, cubrirla con un plástico y guardarla en el frigorífico al menos durante dos horas. Pasado este tiempo, extender la masa sobre una superficie enharinada dejándola bien fina, cortar círculos con un cortapastas. engrasar con aceite la parte exterior de los moldes de canutillos y enrollar en ellos los círculos de masa estirándo los extremos para que se solapen un poco, pintar con la clara de huevo la parte donde se cierran y presionar para que se peguen bien. Calentar aceite en una sartén o freidora y freír los canutillos sin amontonarlos, sacarlos a un plato con un papel de cocina y sacarlos de los moldes, dejarlos enfriar.

Para preparar el relleno, escurrir bien la ricotta para quitarle toda el agua, batirla hasta que esté cremosa y añadirle el azúcar, el extracto de vainilla y la canela mientras seguimos batiendo. Añadir el chocolate y la ralladura de naranja, mezclar suavemente.
Rellenar los cannoli con ayuda de una manga pastelera con boca bastante ancha, espolvorear con azúcar glas y adornar los extremos con frutos secos picados, fideos de chocolate o alguna otra cosa al gusto.

Aquí podeis ver lo que han hecho las otras Daring Bakers
Mi paquete del Amigo Invisible ha llegado a su destino, si quereis verlo podeis visitar Duendes en mi cocina, es un blog muy nuevo, casi recién estrenado pero que promete, Natalia y yo compartimos la afición por las galletas y seguro que vamos a ser muy buenas amigas.

Galletas blanco y negro


Hay cosas que nada más verlas te entran por los ojos y empiezas a darles vueltas imaginando lo buenas que estarán...y claro, al final acabas haciéndolas y comprobando que la intuición no te engaña, aunque otras veces...
Pues con estas galletas acerté de pleno, las vi en el maravilloso blog  Joy the Baker, una verdadera mina para reposteros, pasteleros y golosos en general, y se me metieron en el rincón del cerebro donde almaceno las cosas apetitosas, así que para sacarlas de allí no tuve más remedio que hacerlas.
Todo este preámbulo solamente para decir que están riquísimas y que a mis hijos, probadores oficiales de las galletas con chocolate, les encantaron, en realidad más que galletas son unos bizcochitos cubiertos con unos deliciosos glaseados de vainilla y chocolate...hay que probarlas!
Son un poco más entretenidas de hacer que unas galletas normales, pero el trabajo merece la pena.

Estos son los ingredientes:
Para las galletas:
-280 gr. de harina de repostería
-1 cucharadita de bicarbonato
-1 cucharadita de sal
-160 ml. de buttermilk
-1 cucharadita de extracto de vainilla
-150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-225 gr. de azúcar
-2 huevos grandes
Para el glaseado de vainilla:
-220 gr. de azúcar glas
-1 cucharadita de sirope de maíz o glucosa líquida
-1/2 cucharadita de extracto de vainilla
Para el glaseado de chocolate:
-115 gr. de chocolate
-3 cucharadas de mantequilla
-1 cucharada de sirope de maíz o glucosa líquida

Así se hacen las galletas:
Precalentar el horno a 180º
Tamizar juntas la harina, el bicarbonato y la sal. Batir juntos la mantequilla y el azúcar con un batidor de varillas durante unos 3 minutos, añadir los huevos y seguir batiendo, ir añadiendo alternativamente partes de la harina y del buttermilk batiendo a baja velocidad, empezando y terminando por la harina.
En una placa de horno cubierta con papel de horno o un tapete de silicona ir depositando más o menos medio cacillo de masa, espaciándolos bien para que no se peguen al extenderse en el horno. Hornear durante 15-17 minutos hasta que empiecen a dorarse. Dejar enfriar en una rejilla antes de glasearlas.
Así se hacen los glaseados:
Para el de vainilla mezclar todos los ingredientes con 2 cucharadas de agua caliente, hasta que esté liso y fluido.
Para el de chocolate, poner la mantequilla y el chocolate en un bol y derretirlos en el microondas, añadir el sirope de maíz y mezclar bien.
Cubrir cada mitad de las galletas con cada unos de los glaseados y refrigerar al menos durante 20 minutos para que los glaseados cojan cuerpo...y a disfrutar!

Mi regalo del amigo invisible ya está en casa!



Esta mañana he llevado a correos mi paquete del amigo invisible, y al rato de volver a casa ha llegado la cartera con una caja para mi...Qué alegría y qué nervios!
En ese momento tenía que salir, así que me he peleado con la caja para ver lo que había dentro, apenas si he podido entrever algo, pero he cogido la carta y me la he llevado para irla leyendo por el camino.
Era una carta muy cariñosa de Pepita, del blog Cocina de ayer y de hoy, un blog bastante joven, pero con estupendas recetas que desde ahora será una de mis visitas obligadas. Estoy segura de que Pepita es una persona estupenda que desde ahora es una amiga nada invisible.
 

A la vuelta he podido ver con tranquilidad el contenido del paquete...creo que lo que más me ha gustado han sido los dulces hechos por ellla misma, unos huesos de santo que podeis ver en su blog y otras pastas estupendas, también una bandeja blanca y un cuenco negro que pronto vereis en alguna de mis fotos, unos moldes de tartaletas, una espátula y un pelador de ajos de silicona y un estupendo libro de decoración de platos salados...que no todo han de ser tartas y galletas.
En fin, que me ha encantado todo lo del amigo invisible, no solo recibir mi regalo, sino preparar el que he mandado yo y sobre todo, conocer a Pepita y a mi otra amiga que pronto recibirá su regalo...qué pena que ya se haya acabado...¿Para cuando el siguiente?

HEMC#38 Estofado con macarrones a la cartagenera


hemc #38 - comida de mi pueblo
La anfitriona de este mes del HEMC es Erika del blog La Ventolera, ha propuesto el tema La cocina de mi pueblo, Así que estuve pensando cual era para mi la comida de mi pueblo...desde luego, lo más conocido es el Caldero, un arroz hecho con caldo de pescado y acompañado con ajo (alioli), es el plato que comen todos los que nos visitan en cualquier restaurante de Cabo Palos o La Manga, pero en realidad, este tema de la comida de nuestros pueblos yo lo entiendo como aquello con lo que hemos crecido, la comida que se hacía en nuestras casas y en las de nuestros vecinos cuando casi todas las ciudades eran "nuestro pueblo", y para ser sinceros, en mi casa nunca se ha hecho el Caldero hasta que yo aprendí a hacerlo ya de mayor.
Sin embargo este estofado era mi comida favorita, lo que siempre pedía cuando mi madre me dejaba elegir, y más tarde ha sido también uno de los platos preferidos de mis hijos. Cuando era niña no me daba cuenta, naturalmente, pero luego me fuí dando cuenta de que en casi ningún sitio se come como aquí, con macarrones y quesico rallado...es que pienso en ello y se me hace la boca agua...
Es súper fácil de hacer y está riquísimo, así que os recomiendo que lo probeis, yo lo hago siempre en la olla a presión, pero por supuesto se puede hacer en una cacerola normal, aumentando lo necesario el tiempo de cocinado.

Estos son los ingredientes:
-1/2 kg. de carne de ternera para guisar en trozos
-una cebolla
-3 ó 4 dientes de ajo
-una cucharadita de granos de pimienta negra
-4 ó 5 clavos de olor
-un par de hojas de laurel
-3 vasos de vino blanco
-1 l. de agua
-2 patatas medianas
-macarones (siempre los echo "a ojo")
-aceite de oliva y sal.

Así se hace:
Se cubre el fondo de la olla a presión con aceite y se pone al fuego, se echan los dientes de ajo pelados enteros, la cebolla también entera, la pimienta, el clavo y el laurel, cuando los ajos y la cebolla están bien dorados se añade la carne y se deja freír todo bien a fuego fuerte, cuando la carne está bien frita, se añade el vino y el agua, se sala y se tapa la olla, cuando empieza a salir el vapor, se baja el fuego y se deja unos 15-18 minutos.
Mientras se van friendo unas patatas partidas en trozos medianos. En mi casa comemos los macarrones, la carne y las patatas juntos, pero también se puede comer el caldo con los macarrones por un lado y la carne con las patatas por otro. En este último echaremos las patatas a la olla y lo coceremos todo junto hasta que se pongan tiernas.
Lo que yo hago es colar el caldo en otra cazuela, probarlo de sal (ha de estar sabrosico) y cuando empieza a hervir de nuevo echar los macarrones(Ha de quedar bastante caldoso, hay que tenerlo en cuenta al calcular la cantidad de macarrones) y las patatas fritas y dejarlo cocer unos diez minutos, los macarrones han de estar más bien blandos, se añaden los trozos de carne, se sirve bien caliente y se espolvorea con queso rallado.

Bacalao con pasas y piñones


Esta es la receta de bacalao que más se repite en mi casa, la encontré hace algunos años en un librito de cocina catalana y enseguida se convirtió en una de mis favoritas, es un plato sencillo, de los de toda la vida, pero rico de verdad...es que el bacalao está bueno siempre!
Se lo quiero dedicar a Begoña, no porque el plato tenga nada que ver con ella, sino porque hoy me ha demostrado qué clase de persona es, buena y generosa, aparte de una maravillosa cocinera. ¡Muchas gracias, Begoña!
Estos son los ingredientes:
-800 gr. de bacalao desalado ( yo lo uso congelado)
-1 cucharada de piñones
-1 cucharada y media de pasas
-1 cebolla
-4 tomates
-1 taza de aceite de oliva
-2 rebanadas de pan
-harina
-sal.

Así se hace:
En una cazuela con un poco de aceite se fríen las rebanadas de pan y se reservan. Se enharina el bacalao y se fríen en la misma cazuela, se reserva también. Se cuela el aceite para quitarle los restos de harina y se vuelve a poner en la misma cazuela, se sofríe despacio la cebolla cortada a tiras, cuando empiece a dorarse se añaden los tomates pelados y troceados y se dejan cocer a fuego lento hasta que se consuma el agua. Se añade una taza de agua y las pasas y los piñones y se deja cocer unos 10 minutos. Mientras se maja el pan frito y se añade a la cazuela para espesar la salsa. Se coloca el bacalao, se rectifica de sal y se deja cocer todo junto unos minutos para que se unifiquen los sabores.

Rosquillas de candil


Esto del blog va a ser mi ruina! Creo que no pasa un día sin que aparezca algún cacharrico del que hasta entonces ni había oído hablar pero que resulta que es imprescindible, algún ingrediente exótico sin el cual no sé cómo podía vivir hasta el momento, alguna máquina que promete simplificar mi vida radicalmente...total, que ya no sé dónde meter tanta cosa, y siempre me digo que ya no necesito nada más....pero, claro, si aparece en escena Su con sus rosquillas...NECESITO URGENTEMENTE UNA BUÑOLERA DE ESAS!
Pues hace un par de semanas la encontré en una ferretería de por aquí, así que me la llevé corriendo a casa y por la tarde hice las rosquillas de candil...¡Qué ricas estaban! ¡Impresionantes! ¡Deliciosas! ¡Irresistibles!
Son muy fáciles de hacer, la única dificultad es tener el aceite en su punto justo, suficientemente caliente para que la masa no se abra, pero no tanto como para que no se hagan bien por dentro. la buñolera hay que sumergirla en el aceite caliente y dejarla que se caliente bien para que la rosquilla se despegue bien al freírse, lo demás no tiene ningún secreto.

Hice la mitad de la receta de Su, que a su vez la encontró en el blog de Cova y me salió una buena cantidad para una familia normal ( no sé cómo es una familia normal, pero eso es otra historia), pongo las cantidades que yo usé.

Estos son los ingredientes:
-50 ml. de leche entera
-50 ml. de anís seco
-50 ml. de aceitede oliva
-100 gr. de azúcar
-1/2 sobre de levadura química
-175 gr. de harina de repostería
-ralladura de limón
-2 huevos batidos
-aceite de girasol para freír

Así se hacen:
Calentar el aceite de oliva con una cáscara de limón, cuando ésta empiece a chisporrotear, apagar el fuego, retirar la cáscara y dejar enfriar el aceite.
Mientras batir los huevos, añadir los ingredientes líquidos, el azúcar, la ralladura y por último la harina con la levadura y mezclarlo bien, debe quedar una masa fluida pero espesita.
Poner a calentar en un cazo suficiente aceite de girasol para cubrir el molde y algo más. Sumergir el molde en el aceite hasta que esté bien caliente, sacarlo y llenarlo con la masa hasta la mitad con un cucharón, sumergirlo de nuevo en el aceite y esperar hasta que se infle y se desprenda del molde,yo hago dos rosquillas cada vez y mientras se están friendo dejo el molde sumergido en el aceite, darles la vuelta cuando estén doradas, cuando estén hechas por los dos lados sacarlas a un plato cubierto con papel de cocina y cuando se hayan enfriado un poco rebozarla con azúcar.

Algunas las cubrí con chocolate derretido...mis chocolateros me dijeron que estaban aún más ricas que con azúcar, creo que lo mejor es probarlas de las dos maneras y decidirse por unas...si se puede.
Su tiene otras recetas de rosquillas, pero es que dudo que puedan ser mejores que estas!

En Salamanca con Monica

Hace algunas semanas Monica (cannella) del blog La zuccheriera, convocó a sus amigos a una comida en Salamanca para celebrar el quinto aniversario de su blog; a pesar de los muchos kilómetros de distancia entre Salamanca y Cartagena, en seguida nos decidimos a acudir...tenía muchas ganas de conocerla.

A veces, sin saber por qué, se establece una conexión especial con alguien a quien apenas conoces, y con ella me ha pasado eso desde el principio, aparte de aprender un montón de comida italiana, he disfrutado mucho con su sentido del humor y con sus historias y he llegado a considerarla una buena amiga.
La cita fué el sábado y allí nos reunimos unos cuantos amigos de Monica venidos desde los sitios más diversos, el día fué largo, intenso y muy, muy aprovechado. Alberto, el marido de Monica hizo de guía para nosotros y gracias a él puedo decir que conozco Salamanca, sus monumentos, sus leyendas, sus tradiciones, sus rincones literarios...es una persona tremendamente culta y simpática que contagia el amor por su maravillosa ciudad.

Y de mi querida Monica, solo decir que es tal como me la imaginaba, una mujer encantadora, simpática, inteligente, que se ha hecho un sitio en mi corazón y que espero convencerla de que venga a Cartagena en cuanto haya una ola de frío...vale, ragazza?

Merengues con agua de rosas y pistachos


Me encanta el merengue, de hecho, creo que es una de las cosas que más me gustan de la pastelería...¡aquellos merengues de fresa de mi infancia, las "tortadas" de bizcocho relleno de cabello de ángel y adornadas con unas prodigiosas y enormes flores de merengue coloreado, los milhojas con una pequeña capa de crema y una enooorme de merengue! Donde esté cualquiera de esas cosas que se quite el chocolate, la nata, las mousses, las cremas...
Sin embargo, para mi frustración, nunca he sido capaz de hacer un merengue aceptable. Desde la noche de los tiempos en que ¡ilusa de mi! intentaba hacerlo a mano, hasta hace unos meses he probado con toda clase de batidoras y toda clases de métodos...pero todo eso cambió cuando llegó a mi casa mi querida, preciosa y maravillosa Kitchenaid, es una verdadera maravilla ver como en un par de minutos transforma unas pocas claras amarillentas en una maravillosa nube blanca, suave pero consistente...os juro que cada vez que lo hago (el merengue) tengo que piropearla.

 Bueno, pues una vez que ya domino la técnica ( en realidad yo domino a la máquina y ella domina la técnica), aparece en mi vida el mil veces nombrado libro de Ottolenghi con sus preciosos merengues, así que no tenía más remedio que intentarlos, y aquí está el resultado...preciosos, crujientes por fuera y suavecitos por dentro, no son todavía los merengues perfectos, han quedado un poco huecos por dentro, pero estoy deseando volver a hacerlos e ir ajustando el tiempo de horneado. Eso si, para mi gusto están mejor al cabo de algunas horas e incluso al día siguiente, guardándolos en una caja hermética.

Estos son los ingredientes:
-300 gr. de azúcar fina
-150 gr. de claras de huevo (unas 5)
-una cucharada de agua de rosas
-30 gr. de pistachos crudos picados
-unas gotas de colorante (opcional)

Así se hacen:
Precalentar el horno a 200º. Extender el azúcar sobre una placa cubierta con un papel de horno, introducirla en el horno caliente y dejarla durante unos 8 minutos, hasta que el azúcar empiece a disolverse por las orillas.
Mientras el azúcar está en el horno, poner las claras en el bol de la batidora o amasadora, provista con el accesorio batidor de varillas, cuando el azúcar está casi a punto, poner a fincionar la batidora a máxima velocidad durante un par de minutos, hasta que las claras empiecen a estar montadas, añadir poco a poco el azúcar sin dejar de batir, cuando todo el azúcar esté incorporado, echar el agua de rosas y el colorante, seguir batiendo durante unos 10 minutos, hasta que el merengue esté frío. Debe quedar una mezcla suave y brillante que mantenga la forma.
Bajar la temperatura del horno a 110º. Preparar una placa de horno con un papel. Con una cuchara ir cogiendo porciones de merengue y depositarlas sobre la placa con la ayuda de otra cuchara, espaciándolas un poco para que no se junten al hornearse, salpicarlas generosamente con los pistachos picados y presionarlos un poco para que no se caigan.
Hornear los merengues durante 1y 1/2-2 horas. Para saber si están hechos, levantar uno suavemente y ver si está seco y firme en la base. Sacarlos del horno y dejarlos enfríar.

Vitello tonnato (ternera en salsa de atún)

Hace ya más de un mes que hice este plato, pero las fotos son tan poco apetitosas que lo he ido arrinconando porque siempre tenía algo más atrayente que enseñar.
Sin embargo, este plato no merece esta discriminación solo por tener ese aspecto tan soso y ese color tan poco apetitoso...lo cierto es que está buenísimo y además como se debe preparar la víspera, es ideal para recibir invitados.
El Vitello tonnato es un plato italiano, creo que piamontés, que combina una carne cocida y fría con una mayonesa con atún y anchoas, una combinación realmente buena.
Estos son los ingredientes:
 Para cocer la carne:
-1 kg. de lomo o cadera de ternera
-1 cebolla pequeña
-1 rama de apio
-2 zanahorias medianas
-2 clavos de olor
-4 granos de pimienta negra
-unas ramitas de perejil
-2 hojas de laurel y sal
Para la salsa de atún:
-90 gr. de atún en aceite
-1 cucharadita de alcaparras
-5 filetes de anchoa
-2 yemas de huevo
-5 cucharaditas de zumo de limón
-pimienta negra recién molida
-200 ml. de aceite de oliva
Así se hace:
Atar la pieza de carne para que no pierda la forma al cocerla. Ponerla en una cazuela grande, limpiar las verduras y trocearlas en trozos más bien grandes, añadir las especias y la sal, echar agua fría hasta cubrir la carne. Llevar lentamente a ebullición quitando toda la espuma que se forme con una espumadera. Tapar la cazuela y dejar cocer a fuego muy bajo durante una hora aproximadamente.
Cuando la carne esté cocida, sacarla de la cazuela y colocarla en un colador bajo un chorro de agua fría para detener la cocción. Ponerla en otra cazuela pequeña o en una fuente donde quepa más bien justa, colar el líquido de coción sobre ella y dejarla enfriar completamente cubierta con el caldo.
Para preparar la salsa de atún, mezclar con una batidora el atún, las alcaparras y las anchoas, añadir las yemas, el zumo de limón y la pimienta y mezclarlo bien. Ir añadiendo el aceite en un chorro fino mientras seguimos batiendo. Ha de quedar como una crema fina, si está muy espesa se puede añadir un poco del caldo de cocer la carne.
Cuando la carne esté completamente fría, cortarla en rodajas y ponerla en la fuente de servir, cubrirla completamente con la salsa, taparlo con un papel de aluminio y dejarla en el frigorífico hasta el día siguiente.
A la hora de servirla, solamente hay que sacarla del frigo y adornarla con unas rodajas de limón y unas hojas de lechuga (yo no le puse, así está la pobre de solita).

Cremas de chocolate negro sencillas, fáciles y muy, muy ricas

Estas cremas de chocolate negro las encontré en el blog de Natalia y me parecieron tan fáciles de hacer que me decidí a probarlas. No llevan huevos, ni leche, así que a pesar del chocolate no quedan nada pesadas y si muy cremosas y suaves. En cinco minutos se tiene listo un postre estupendo para los amantes del chocolate...se tarda más en leerlo que en hacerlo!

Esto es lo que se necesita:
-250 gr. de chocolate negro 70% de cacao
-50 gr. de polvo para flan de vainilla
-20 cl de nata líquida
-40 cl. de agua
-1/2 cucharadita de extracto de café (yo le puse un poco de café instantáneo bien concentrado)

Así se hacen:
Se mezcla en un cazo el agua, el extracto de café y la nata, se pone al fuego hasta que empiece a hervir, se aparta del fuego y se añade el polvo de flan, removiendo para que se disuelva bien, se añade el chocolate picado y se remueve hasta que se derrita y quede todo bien mezclado. Se vierte en recipientes individuales y se deja enfriar, después se guardan en el frigorífico y se consumen bien fresquitas. Yo las adorné con unos pistachos picados, también le iran bien unas avellanas o un poco de nata montada.