Tarta de caballeros para el cumple de Yannis


Desde hace seis años septiembre es un mes especial, es el año en que nació Yannis, mi primer nieto, uno de los mejores regalos que me ha dado la vida sin olvidar a su preciosa hermana Lara. Y desde el año pasado es el mes de prepararle su tarta de cumpleaños. El año pasado el tema estuvo muy claro, lo que más le gustaba en el mundo eran los dinosaurios...pero este año sus interese se han diversificado (ya es un niño mayor), y hasta una semana antes de su cumple no se decidió...fimalmente el tema elegido fué el de los caballeros medievales de los que tiene una buena colección de juguetes. Para hacerlos me inspiré en los muñequitos de Playmobil, fáciles de hacer y tan simpáticos.
 

Así que con tan poco tiempo para planearla, este fué le resultado...los dos caballeros con sus caballos y la torre-castillo. A Yannis y a todos los niños les gustó mucho la tarta, aunque no me llegó a quedar tan bien como yo quería...los materiales me dieron algún problemilla. Eso sí, salió riquísima, aunque siempre de chocolate para que le gustara a todos.

El bizcocho de la base lo hice con la receta del bizcocho brownie de Megasilvita bañado en almíbar y relleno de ganache de chocolate. Para el castillo me decidí para variar un poco por un bizcocho Madeira de nata y nueces según la receta de Morgana, estaba muy rico y gustó mucho, lo repetiré.
Para el fondant acudí de nuevo a Megasilvita, mi gran referencia en todo lo referente a las tartas de fondant.
Esta vez quería probar la pasta laminada para compararla con el fondant de nubes que había utilizado en mis anteriores tartas. La pasta laminada es más fina, más maleable, más fácil de trabajar que el fondant de nubes, pero creo que para cubrir la tarta la dejé demasiado fina y no quedó muy consistente, de todas maneras me gusta mucho y la volveré a usar. Lo bueno fué que como era tan finita y además la había aromatizado con aroma de anís, todo el mundo se la comió (un verdadero éxito!)

Para hacer los muñequitos, que debían quedar bien duros para mantenerse bien, hice el pastifondant ( mezcla de pasta laminada y pastillaje filipino), pero quizás por el contacto con el aire me quedó algo grumoso, así que no me gustó el resultado...habrá que seguir investigando.
El toque final fueron unos adornos con glasa real, montar la tarta y rezar para que no se desmontara durante el transporte...afortunadamente no hubo más problemas.

D.B. Vols-au-vent para todos los gustos

The September 2009 Daring Bakers' Challenge has been chosen by Steph of a whisk and a spoon. Steph chose Vols-au-Vent, which we are pretty sure in French means, “After one bite we could die and go to heaven!”

El reto de septiembre de las Daring Bakers propuesto por Steph de A wisk and a spoon consistía en realizar unos vols-au-vent con masa de hojaldre hecha en casa, o sea que el verdadero reto era hacer la masa de hojaldre, cuando leí el reto me asusté un poco, no por hacer el hojaldre en sí, cosa que ya había hecho con éxito una vez, sino por la dificultad de hacerlo en septiembre en Cartagena, donde en este mes la temperatura sigue siendo demasiado alta, ya que lo más importante para hacer esta masa es que la cocina y todo lo que se usa debe estar muy frío.
Por suerte a mitad de mes el tiempo refrescó un poco (poco, poco), y me dije "ahora o nunca" y me puse manos a la obra...al principio todo iba muy bien, hice la masa de base, la metí en el frigo, la volví a sacar, le puse la mantequilla, hice los dos primeros dobleces, la volví a meter en el frigo...pero cuando intenté estirarla de nuevo la mantequilla empezó  a ponerse rebelde, así que no me quedó más remedio que acudir a una solución radical...encendí el aire acondicionado a...18º!. Con eso y dejando la masa en el frigo mucho más tiempo del indicado, arriesgándome a coger una pulmonía como si estuviera trabajando dentro de una nevera, conseguí una masa más o menos manejable...lo demás ya fué coser y cantar.

Aunque Steph nos daba la receta y el procedimiento según la receta de Michael Richard del libro Baking with Julia de Dorie Greenspan, yo preferí seguir las indicaciones de Su en su maravilloso post del hojaldre que tan bien me había resultado la primera vez...ya que me ponía no me iba a arriesgar a que no me saliera bien!
El paso a paso de Su es inmejorable, así que os remito a él para aprender a hacerlo...el resultado está garantizado.

Para formar los vols-au-vent, simplemente se estira la masa más bien gruesa y se cortan unos círculos u otras formas con un cortapastas y con otro más pequeños se marca un círculo más pequeños sin llegar hasta el fondo, se pinta ligeramente con huevo batido sin que caiga por los lados y se hornea a unos 200º hasta que estén doraditos, luego solamente hay que quitar los círculos pequeños con la punta de un cuchillo y vaciarlos.
Hice dos rellenos salados y dos dulces, los salados fueron el Coronation chicken que tanto me gusta y una brandada de bacalao, para los dulces usé una crema de Mascarpone, la mitad con higos y el resto con frambuesas.
Para la Brandada de bacalao se pone el bacalao ya desalado en una cazuela con agua fría y se pone al fuego, justo antes de que el agua empiece a hervir, se apaga el fuego, se cubre la cazuela y se deja reposar unos 10 minutos. Pasado este tiempo se saca el bacalao y se desmiga quitandole las espinas pero conservando la piel si la tiene.
Se prepara un baño maría, el cazo de arriba se unta con un diente de ajo y se pone el bacalao, se va añadiendo leche tibia y aceite a partes iguales removiendo sin cesar hasta conseguir una especie de pasta suave. Probar y sazonar si hace falta. Aparte de para rellenar los vols-au-vent se come untada en rebanadas de pan tostado.
Para la crema de Mascarpone,  se mezclan 300 gr. de nata montada con 230 gr. de mascarpone, 2 cucharadas de azúcar y una pizca de vainilla en polvo.
La mitad de esta crema se mezcla con unas frambuesas un poco aplastadas con una cuchara, se rellenan los vols-au-vent y se decoran con una frambuesa y unos pistachos picados.
Para el relleno de higos se pelan, se cortan en rodajas gruesas y se dejan marinar en un bol donde habremos mezclado 85 gr. de miel, 50 gr. de azúcar y 60 ml. de Oporto. Reservar tantas rodajas (las mejores) como pastelitos tengamos y el resto, una vez escurrido, mezclarlos con la mitad de la crema de mascarpone, pasar las rodajas reservadas por una sartén caliente, dorar un poco por las dos caras y poner cada una sobre un vol-au vent.
La crema de mascarpone y los higos marinados están inspirados en esta receta de Sandra



Aquí podeis ver lo que han hecho las otras Daring Bakers.

HEMC#36 Gambas a la mantequilla. Malasia


hemc 36 - cocina asiática y oriental
Pues finalmente me ha dado tiempo a hacer otro plato para el HEMC dedicado a la comida oriental propuesto por Nuria de Cocinarte.
Esta vez he elegido una receta de Malasia, una cocina con influencias chinas e indias que se manifiestan en estas deliciosas gambas a la mantequilla, en realidad la mantequilla no se nota mucho ya que lo que predominan son los sabores de los demás ingredientes tan aromáticos, si no ya me direis cuando chupeis los cuerpos de estas gambas cubiertos de esa salsita un poco picante y con el coco tostado.
Un ingrediente importante del plato son las hojas de curry, normalmente se usan frescas, pero aquí son difíciles de conseguir, así que las he puesto secas que compré por Internet (si, he llegado hasta a comprar especias por Internet).

Estos son los ingredientes:
-1/2 kg. de gambas grandes
-aceite para freir
-3 cucharadas de mantequilla
-3 ramitas de hojas de curry (solo las hojas)
-3 dientes de ajo picados
-1/2 cucharadita de sal
-1 cucharadita de azúcar
-1/2 cucharadita de salsa de soja
-1 cucharada de vino chino para cocinar (yo puse vino blanco normal)
-6 cucharadas de coco rallado
Así se hace:
En una sartén dorar en seco el coco con cuidado que no se queme.
Preparar las gambas cortándoles la parte de los ojos y sin quitarles la cáscara hacer un corte en el lomo para quitar la tripa que llevan en la parte superior. Lavarlas y secarlas bien, freirlas durante un par de minutos en un poco de aceite, retirarlas y echar la mantequilla, las hojas de curry, las guindillas, el ajo y la sal, freir durante unos dos minutos. Añadir las gambas, la salsa de soja, el azúcar, el vino y el coco tostado, cocinar unos 2 minutos más a fuego fuerte y servir inmediatamente.
Fuente: Rasamalaysia

HEMC#36 Wok de coliflor a la india


hemc 36 - cocina asiática y oriental
Una de las muchas cosas que me ha aportado entrar en el mundo de los blogs de cocina ha sido la apertura a distintos sabores, distintas culturas culinarias, distintos modos de cocinar. Y si hay una cocina que me ha conquistado completamente es la india, me encantan sus especias, sus sabores y el olor que llena toda la casa cuando cocinas alguno de sus platos, claro que solo conozco una ínfima parte de su inmensa riqueza y variedad, y que prácticamente solo he comido platos hechos por mi misma ya que por aquí los restaurantes indios son prácticamente inexistentes.
Así que para el HEMC de este mes dedicado a la cocina oriental se imponía un plato indio, por ejemplo esta coliflor cocinada en el wok, realmente deliciosa, aromática, picante (más o menos según nuestro gusto) y con una textura crujiente que le hace conservar todas sus vitaminas. Además, sin dejar en la cocina ese desagradable olor a coliflor hervida.
Estos son los ingredientes:
-3 cucharadas de aceite vegetal
-1/2 cucharadita de comino
-1/2 cucharadita de semillas de mostaza
-3 dientes de ajo picados
-1 trozo de jengibre fresco picado
-1 coliflor pequeña dividida en ramilletes no muy pequeños
-1-3 guindillas frescas
-sal y pimienta
-1/2 cucharadita de garam masala
-1/8 cucharadita de cayena en polvo (si queremos más picante)

Así se hace:
Poner el aceite en el wok y calentar a fuego medio, añadir el comino y las semillas de mostaza, en cuanto las semillas comiencen a saltar añadir el ajo, el jengibre, la coliflor y la guindilla. Freír durante unos 5-7 minutos, hasta que la coliflor esté dorada. Salpimentar, añadir el garam masala y la cayena y dejar que la coliflor se tueste por algunos lados. Echar 1/4 de vaso de agua y cubrir el wok, dejar cocer unos 3 minutos y servir inmediatamente.
Mis otras recetas orientales:
Dosas con garbanzos al curry
Los más deliciosos trozos de carne
Chutneys
Wok de verduras
Pakoras de guisantes y patata
Wok de mejillones al estilo thailandés
-

Brazo de chocolate a la naranja


Aunque parezca mentira después de haber hecho tantas tartas en mi vida, nunca había hecho un bizcocho enrollado tipo brazo de gitano, seguramente porque me parecía más difícil que una hecha en molde, pero después de atreverme con tantas cosas...¿Por qué no con este dulce que por otra parte es tan popular?
Así que me decidí por este brazo de chocolate a la naranja que salió riquísimo y no resultó más difícil que cualquier otra tarta. Seguro que después de este haré muchos más bizcochos enrollados...una vez perdido el miedo todo resulta sencillo.


Seguro que pensais que soy una adicta al chocolate...pues nada más lejos de la realidad, no es que no me guste, pero cuando tengo que elegir algo dulce para comer siempre prefiero el merengue, las crema, los postres de fruta...casi cualquier otra cosa antes que el chocolate, pero como vivo rodeada de chocomaniacos, tengo que emplearlo en casi todos mis postres si no quiero tener que comermelos yo sola...en fin...
Ingredientes: Para el bizcocho:
-3 huevos
-100 gr. de azúcar
-75 gr. de harina
-25 gr. de cacao amargo
-1/2 cucharadita de levadura
-una pizca de sal.

Para la mousse:
-250 gr. de nata
-el zumo y la ralladura de media naranja
-200 gr. de chocolate fondant en virutas
-150 gr. de chocolate fondant en trozos (yo lo puse con trocitos de cáscara de naranja confitada)

Para el sirope:
_el zumo de tres naranjas
-50 gr. de azúcar


Así se hace:
El bizcocho:
Calentar el horno a 180º. Preparar un molde rectángular de unos 26 x 35 cm., engrasarlo y cubrir el fondo con un papel de horno.
Batir las yemas con el azúcar hasta que blanqueen, tamizar juntos la harina, el cacao y la levadura e incorporarla a la mezcla de yemas removiendo bien. Montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal y agregarlas poco a poco a la masa mezclándolas suavemente con una espátula de goma. Echar la masa en el molde y hornearla durante unos 8-10 minutos.
Sacarlo del horno y volcarlo sobre un paño de cocina húmedo espolvoreado con un poco de azúcar. quitarle el papel y enrollarlo con el paño. Dejarlo enfriar.

La mousse:
Poner en un cazo 150 gr. de nata con el zumo y la ralladura de naranja y llevarlo a ebullición a fuego medio, apartarlo del fuego y añadir los 200 gr. de chocolate, remover bien hasta que se deshaga y dejarlo enfriar. Montar la nata restante y mezclarla con la mezcla de chocolate ya fría. Dejarla enfriar en el frigorífico unas dos horas.

Para hacer el sirope poner en un cazo el zumo y el azúcar y hacerlo hervir durante unos minutos.
Desenrollar el bizcocho con cuidado de no romperlo y bañarlo con el sirope con ayuda de un pincel. Extender sobre el bizcocho la mitad de la mousse ya fría y repartir por encima el chocolate troceado. Enrollar de nuevo el bizcocho con ayuda del paño procurando que quede prieto sin que se salga la mousse. Envolver en el paño y meterlo en el frigorífico una hora.
Pasado este tiempo, sacarlo del frigo, quitarle el paño y depositarlo en una fuente alargada, cubrir con el resto de la mousse y decorarlo con unas virutas de chocolate negro o blanco y con unos trocitos de piel de naranja confitada (yo no le he puesto)
Ya vereis qué rico!
Del libro Chocolate nuevas armonías de Rosalba Gioffré

Una noche con el viejo partisano


Yo llegué a Granada a través del diluvio, el viejo partisano apareció tan delgado que parecía un sueño, traje negro y sombrero, mirada maliciosa y perfil de pájaro. Parecía imposible tenerlo al alcance de mi mano después de tantos años de vivir al lado de su voz.



Él es ya más dulce, el pelo gris y la piel transparente han escondido un poco su antigua fiereza, pero ahí, en el fondo sigue intacta su ironía, su sarcasmo, su ahelante y dolorosa poesía.


Hablamos de tantas cosas...del oscuro futuro, del amor sin remedio, de lo que todo el mundo sabe, de música y de adioses, de vidas secretas, de guerras y de amigos, de la dulce Suzanne y de las hermanas de la misericordia, bailamos un vals y fuimos bailando hasta el final del amor, lanzamos juntos un roto Hallelujah a un cielo vacío y sordo, y cantamos como quien reza, porque el mundo es terrible pero hermoso, porque el amor duele pero consuela, porque la música y la poesía nos pueden salvar, porque el tiempo pasa y tarde o temprano nos llega la hora de cerrar.


Fué una noche de domingo en Granada y no había un lugar mejor en el mundo que estar allí con él, encontrándolo y despidiéndolo, sabiendo que dentro de mil años aún no habré olvidado su vieja voz cansada.
Él, el pequeño judío que escribió la Biblia, el viejo partisano...L. Cohen.



D.C. Dosas veganas con relleno de garbanzos al curry

Pues por fin me he decidido a apuntarme a las Daring Cooks, la versión "cocina" de las Daring Bakers, espero poder abarcarlo todo ahora que empieza el curso y voy a tener mucho menos tiempo. Espero aprender un montón de cosas nuevas con estos retos.

El reto de este mes lo ha propuesto Debyi de The healty vegan kitchen que ha elegido unas Dosas indias con un relleno de garbanzos al curry y una salsa de coco al curry. El relleno y la salsa se podían cambiar siempre que no se usara ningún alimento de origen animal. Yo he optado por seguir la receta propuesta con alguna modificación, he puesto calabaza en vez de zanahoria y sobre todo le he puesto aceite que la receta original no lleva...pero es que cocinar las verduricas sin nada de aceite me parece muy triste, me gusta mucho la comida india...pero con un toque mediterráneo!
Las dosas son una especie de tortitas, la receta propuesta era con harina de espelta, aunque según he leído se suelen hacer con arroz, lentejas o garbanzos remojados y triturados, aunque supongo que será bastante más difícil y laborioso.
Para ser sincera, esta es la parte que menos me ha gustado del reto, la masa me resultó bastante difícil de manejar en la sartén, se rompía al intentar darles la vuelta y la textura al comerla tampoco me gustó mucho, eso si, el relleno está buenísimo y con lo que me sobró hice unos pastelitos con masa brik deliciosos.

Relleno de garbanzos al curry:
Ingredientes:
-2 ó 3 dientes de ajo
-1 cebolla pequeña picada
-120 gr. de harina de espelta o harina integral
-1 zanahoria (yo un trozo de calabaza)
-1/2 pimiento verde en trozos pequeños
-1 guindilla fresca picada sin las semillas
-1 cucharada de comino molido
-1/2 cucharada de orégano
-1/2 cucharada de sal
-1/2 cucharada de cúrcuma
-400 gr. o un bote de garbanzos cocidos
-125 gr. de salsa de tomate.
-para mi un poco de aceite de oliva
Así se hace:
Calentar un poco de aceite en una sartén freír ligeramente el ajo y la cebolla, añadir el resto de los ingredientes menos los garbanzos y dejarlo cocer a fuego lento unos 20 minutos, añadir los garbanzos y aplastarlos con un tenedor o el dorso de una cuchara, no importa que queden algunos enteros. Mezclarlo todo bien y reservarlo.

Salsa de coco al curry:
Ingredientes:
-172 cebolla picada
-1 diente de ajo
-una pizca de comino molido
-una pizca de sal
-1 1/2 cucharada de curry en polvo
-1 1/2 cucharada de harina
-1 1/2 vaso de caldo de verduras
-1 vaso de leche de coco
-2 tomates picados.
-un poco aceite
Así se hace:
En una sartén con un poco de aceite pochar la cebolla con el ajo, añadir las especias y mezclar bien, echar la harina y cocinar durante un minuto, ir añadiendo el caldo poco a poco mientras seguimos removiendo, añadir después la leche de coco y el tomate, dejar cocer a fuego suave durante unos 15 minutos.

Dosas
Ingredientes:
-120 gr. de harina de espelta o harina integral
-1/2 cucharadita de sal
-1/2 cucharadita de levadura química
-1/2 cucharadita de curry en polvo
-125 ml. de leche vegetal (almendra, soja, arroz, yo puse de coco)
-175 ml. de agua
Así se hacen:
Mezclar los ingredientes secos en un bol, añadir el agua y la leche vegetal, mezclarlo bien.
Untar con un poco de aceite el fondo de una sartén, calentarla a fuego medio, poner dos cucharadas de masa extendiendola en círculos, cuando se empiecen a formar burbujas darle la vuelta con ayuda de una espátula, cuando esté hecha deslizarla en un plato y seguir haciendo las demás.
Poner en el centro de cada dosa una buena cantidad de relleno, doblarla y cubrir con un par de cucharadas de salsa.

Berenjenas marinadas con salsa de tahini

Otra receta del estupendo libro de Ottolenghi, unas sabrosísimas berenjenas ideales para tomar como aperitivo sobre una buena rebanada de pan tostado, como guarnición de un plato de carne o para añadir a una ensalada, la salsa de tahini le aporta un extra de sabor, pero sin ella también están riquísimas.
Estos son los ingredientes:
-3 berenjenas pequeñas
-aceite de oliva
-sal y pimienta
Para la marinada:
-1 guindilla picada
-2 cucharadas de coriandro molido
-2 cucharadas de orégano molido
-1 diente de ajo picado
-3 cucharadas de zumo de limón
-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
-pimienta recién molida.

Así se hacen.
Precalentar el horno a 220º. Lavar las berenjenas y sin pelarlas cortarlas a lo largo en rebanadas más bien gruesas. Ponerlas en una fuente de horno y untarlas con aceite, sazonar con sal y pimienta y hornearlas hasta que estén bien doradas y tiernas (unos 15-18 minutos)
Mientras se hacen las berenjenas mezclar los ingredientes de la marinada en un bol. En cuanto las berenjenas estén hechas, untarlas con la marinada y dejarlas a temperatura ambiente durante 2 horas antes de servir. Se pueden guardar en el frigorífico unos dos días, pero sacarlas del frigorífico una hora antes de servirlas.
Se pueden servir cubiertas con un poco de la salsa tahini o ponerla en un cuenco aparte.

Ingredientes para la salsa de tahini:
-75ml. de pasta tahini
-75 ml. de agua
-40 ml. de zumo de limón
-1 diente de ajo picado
-una pizca de sal
-un buen puñado de hojas de perejil
Así se hace:
-Mezclar todos los ingredientes menos el perejil en una batidora, añadir el perejil y mezclar de nuevo durante uno o dos segundos.