Panecillos Kaiser


Tengo que avisar que estos panecillos provocan adicción, los encontré el el libro de "El aprendiz de panadero" y los hice varias veces bastante seguidas, pero he tenido que parar un poco, pues no puedo resistir la tentación de hacerme bocadillos hasta que se acaban.
Son absolutamente deliciosos, con su corteza fina y crujiente y su miga suave y esponjosa, creo que sería difícil encontrar unos panecillos más ricos. Yo, desde luego, no voy a experimentar con ningún otro. Desgraciadamente, las fotos no me han salido tan bien como me gustaría, pero espero que os animeis a probarlos.
Estos están hechos con masa fermentada , por lo que se necesitan al menos dos días, pero eso no supone trabajo extra, simplemente planearlo desde el día anterior.

Masa fermentada
Ingredientes:
-140 gr. de harina común
-140 gr. de harina de panadería
-5 gr. de sal
-1/2 cucharadita de levadura de panadería seca
-180-210 ml. de agua
Así se hace:
Mezclar en un cuenco la harina con la levadura y la sal, añadir 3/4 de taza de agua, mezclando hasta obtener una masa homogénea, si es necesario añadir más agua, la masa no debe quedar ni demasiado pegajosa ni demasiado firme (mejor pasarse de pegajosa que de firme)
Amasarla sobre una superficie enharinada hasta que esté suave y maleable.
Engrasar ligeramente con aceite un cuenco y hacer rodar la masa en él, taparlo con film de cocina y dejarla fermentar a temperatura ambiente hasta que casi doble su tamaño, entonces amasarla suavemente para que pierda el aire y guardarla cubierta en la nevera hasta el día siguiente, se puede guardar así hasta tres días o congelarla en una bolsa de plástico hermética.


Panecillos Kaiser
Ingredientes:
-225 gr. de masa fermentada
-280 gr. de harina de panadería
-1/2 cucharadita de sal
-1 y 1/2 cucharadita de miel (la receta pide jarabe de malta, pero yo no he encontrado)
-1 cucharadita de levadura instantánea
-1 huevo grande
-1 y 1/2 cucharada de aceite vegetal o margarina fundida
-150-180 ml. de agua templada
Semillas de sésamo o amapola para cubrir.

Así se hacen:
Sacar la masa fermentada del frigorífico una hora antes de hacer la masa. Cortarla en trozos y cubrirla con un trapo.
Mezclar la harina con la levadura y la sal en un cuenco, añadir la masa fermentada, el huevo, el aceite y 10 cucharadas de agua y amasar hata obtener una bola. Entonces echarla sobre una superficie enharinada y amasarla durante unos 10 minutos, por supuesto, se puede usar la amasadora o la máquina del pan como yo he hecho.
Engrasar ligeramente la superficie de la masa y dejarla levar en cuenco tapada con un paño durante unas dos horas.
Pasado este tiempo dividir la masa en 6 ó 9 trozos iguales, según los queramos más o menos grandes.
Para darles la forma, se estira cada porción de masa para hacer una tira alargada que se anuda, o si tenemos un cortador Kaiser formamos bollitos y los presionamos con el cortador.
Los vamos colocando sobre una bandeja de horno cubierta con un papel de horno, los rociamos con aceite y los cubrimos con un plástico hasta que doblen de tamaño.
Precalentar el horno a 220º, coloca una bandeja honda vacía en el riel mas bajo del horno.
Rocíar los bollitos con agua y esparcer por encima las semillas.
Cuando el horno esté bien caliente, meter la bandeja con los panecillos y echar un vaso de agua sobre la bandeja honda que teníamos en el horno, a los 10 minutos bajar la temperatura a 180º. Hornealos hasta que estén bien dorados.
Esperar por lo menos media hora antes de comerlos.

Daring Bakers Cheesecake de café "asiático"


The April 2009 challenge is hosted by Jenny from Jenny Bakes. She has chosen Abbey's Infamous Cheesecake as the challenge.

El reto de este mes de las Daring Bakers propuesto por Jenny de Jenny Bakes era hacer un cheesecake estilo americano según una receta determinada, aunque se nos pedía ser creativas.

Nunca había hecho antes un cheesecake de esta clase y la verdad es que ha sido todo un descubrimiento, siguiendo las instrucciones de la receta no he tenido ningun problema y el pastel ha salido delicioso, seguro que lo haré muchas otras veces con un montón de variaciones.

He hecho un cheesecake de café inspirado en el café "asiático" típico de Cartagena, que lleva aparte del café un poco de coñac y un poco de Licor 43, con leche condensada y un poquito de canela. Rico, rico.
El sabor del café ha quedado muy suave, así que si se prefiere un sabor más fuerte sin variar las cantidades de líquido habrá que poner un
café más concentrado, pero la verdad es que así estaba delicioso.
Para la base de galleta he usado estas galletas de café sin el baño de chocolate.

Ingredientes:
Para la base:
-180 gr. de galletas de café
-110 gr de mantequilla
-25 gr. de azúcar
-1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el cheesecake:
-680 gr. de queso crema tipo Philadelphia
-210 gr. de azúcar
-3 huevos grandes
-225 gr. de nata para montar
-2 cucharadas soperas de café fuerte
-1/2 cucharada de brandy
-1/2 cucharada de Licor 43

Para la cubierta:
-3 hojas de gelatina
-150 ml. de agua
-3 cucharadas soperas de leche condensada
-1 cucharadita de brandy
-1 cucharadita de Licor 43
-1palito de canela.

Así se hace:
Calentar el horno a 180 º, preparar un recipiente que pueda ir al horno algo más grande que el molde del pastel para hacer un baño maría.
Moler las galletas y mezclarlas con el resto de los ingredientes de la base y forrar la mezcla un molde desmontable de unos 22 -24 cm. (para que no entre agua es conveniente forrarlo por fuera con un par de hojas de papel de aluminio).
En un bol mezclar el queso con el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa, añadir los hoevos unos a uno batiendo y no incorporando el siguiente hasta que esté bien amalgamado, añadir la nata y los demás ingredientes y mezclar.
Echar esta mezcla en el molde y sacudirlo suavemente para que no queden burbujas, poner el molde en el recipiente del baño maría y meterlo en el horno durante unos 45/55 minutos, no tiene que estar completamente hecho en el centro. Apagar el horno y dejarlo enfriar dentro al menos durante una hora.
Para preparar la cubierta, poner a remojar la gelatina en agua, poner en un cazo 150 cl. de agua y el palito de canela y llevar a ebullición , bajar el fuego y cocer durante unos minutos, añadir la leche condensada y los licores, apartarlo del fuego y echar la gelatina escurrida.
Dejar que se temple un poco y verter esta mezcla sobre el pastel sin desmoldar, meterlo en el frigorífico y esperar al día siguiente para desmoldarlo y consumirlo, aunque está aún mejor un par de días después de hecho.
Aquí podeís ver lo que han hecho las otras DB

Almejas en cataplana


Otra receta portuguesa con cataplana, aunque yo la he hecho en una cazuela baja de hierro fundido y no creo que haya mucha diferencia en el resultado.
Este plato es típico del Algarve y como otros muchos de la cocina portuguesa, combina marisco con carne, en este caso jamón y chorizo. Un guiso muy sabroso, para hincharse a mojar pan.

Ingredientes:
-1 1/2 kg. de almejas
-150 gr´de jamón
-100 gr. de chorizo
-2 cebollas
-1 ò 2 gundillas según nos guste de picante
-15 cl. de vino blanco
-1 cucharada sopera de harina
-1 cucharada sopera de pimentón dulce
-sal y pimienta
-aceite (la receta original pedía manteca de cerdo)

Así se hace:
Poner en una cazuela baja de fondo grueso aceite para cubrir el fondo y sofreír a fuego lento la cebolla picada con la guindilla.
Mezclar la harina con el pimentón, sal y pimienta y reservarlo.
Añadir a la cazuela el chorizo y el jamón en taquitos y saltear 2 ò 3 minutos, añadir el vino blanco y cocer 15 minutos a fuego lento.
Desleír la mezcla de harina con un poco de agua y añadirla a la cazuela, removiendo para que se ligue la salsa.
Añadir las almejas, tapar la cazuela y dejar cocer 5 minutos. Servir bien calentita.

Galletas de café con cubierta de chocolate


Hace tiempo que no pongo unas galletas, no porque no las haga frecuentemente, pero a veces repito las recetas favoritas de mi familia y además me parece que es mejor ir variando un poco la temática de las recetas, me gusta ir alternando para no ser demasiado monótona.
El caso es que estas galletas las he hecho hace poco para usarlas en otra receta que pronto pondré, Ya las había hecho en alguna otra ocasión y sabía que me iban a salir estupendas como siempre.
Las encontré el el blog de Eryn, al que os recomiendo le echeis un vistazo, es un genio inventado recetas, casi siempre dulces, con unas instrucciones muy precisas y bien explicadas, eso si, en francés.
Estas galletas son de café-café, o sea que no son para niños ni para quien no le guste esta bebida, pero son realmente deliciosas, con un fuerte sabor a café complementado perfectamente con el chocolate que es imprescindible para que el sabor sea redondo.Los ingredientes son estos:
-150 gr. de harina
-100 gr. de mantequilla fría en dados
-60 gr. de azúcar
-1 cucharada sopera de café molido (no café instantáneo)
-una pizca de sal

Para el glaseado de chocolate:
-100 gr. de chocolate a 70% mínimo (yo he usado uno con trocitos de cáscara de naranja)
-1/2 cucharada sopera de aceite (mejor de girasol)

Así se hacen:
Mezclar la mantequilla con el azúcar y la sal con un tenedor o con los ganchos de la amasadora, no debe quedar cremosa, sino como bolitas cubiertas de azúcar.
Añadir la harina y el café molido, trabajar durante unos 3 minutos de la misma forma y luego con la punta de los dedos, se irán formando bolas cada vez más grandes hasta obtener una bola de masa
Dejarla reposar en la nevera al menos durante media hora, pasado este tiempo, precalentar el horno a 150º e ir extendiendo pequeñas porciones de la masa sobre una superficie enharinada con un rodillo e ir cortandola con un cortagalletas redondo, depositarlas sobre una placa de horno recubierta de un papel de horno o un tapete de silicona.
Hornearlas durante 1 hora.Cuando las saquemos, esperar un par de minutos y luego despegarlas de la placa y enfriarlas sobre una rejilla.
Trocear el chocolate y fundirlo en el microondas a media potencia o al baño maría, añadir el aceite y mezclar bien, mojar en el chocolate la mitad de cada galleta y dejarlas secar sobre un papel de horno.

Berenjenas rellenas de atún


Esta es mi receta de berenjenas rellenas de toda la vida, así las hacía mi madre y así las hago yo la mayoría de las veces, es muy sencilla y salen realmente ricas. Bueno, es que las berenjenas siempre salen riquísimas.
Estos son los ingredientes:
-4 berenjenas
-1 cebolla
-1ó 2 dientes de ajo
-3 latas de atún en aceite
-2 cucharadas de piñones
-pan rallado
-parmesano rallado
-8 trocitos de mantequilla o margarina
-sal


Así se hacen:
Lavar las berenjenas y cortarlas por la mitad a lo largo, ponerlas en una bandeja de horno y salpicarlas con un poco de sal y un chorrito de aceite. Hornearlas a 200º unos 20 minutos, hasta que estén tiernas, sin estar demasiado hechas.
Con una cucharilla sacar la carne de las berenjenas e ir depositando las mitades vacías en una fuente de horno.
En una sartén freir lentamente el diente de ajo y la cebolla picados, mientras trocear la carne de las berenjenas, y añadirla a la cebolla cuando ésta empiece a estar dorada, sofreirlo todo durante unos minutos y añadirle los piñones y el atún.
Rellenar con esta mezcla las mitades de berenjenas. Mezclar el pan rallado y el queso y cubrir con esta mezcla las berenjenas, poner un trocito de mantequilla o margarina sobre cada una y gratinarlas en el horno hasta que se forme una corteza doradita.

Corona de pan de espelta


Cuando vi este precioso pan me dije que tenía que intentar hacerlo a la primera ocasión, me pareció ideal para una comida de fiesta, así que como el Domingo de Resurrección tuvimos invitados en casa, me decidí a hacerlo.
El pan lo hice a mi manera, con mi receta del pan diario con masa madre, aunque esta vez puse mitad de harina de espelta y mitad de harina de fuerza. Como iba tener bastantes cosas que hacer esa mañana, preparé la masa la tarde anterior, la dejé fermentar y le di forma. Con la encimera bien enharinada dividí la masa en ocho porciones del mismo peso y les fuí dando forma redondeada empujando la masa hacia afuera y hacia abajo, con cuidado de no desgasarla mucho y de que la superficie se quedara bien tensa.

Como lo iba a hornear en la piedra y no tengo pala, puse una bandeja de horno boca abajo y sobre ella un papel de horno y fuí depositando las bolas de masa formando una corona un poco separadas unas de otra ya que al crecer se juntan. Una vez formada la corona la salpiqué con un poco de aceite y la cubrí con film de cocina, entonces la metí en el frigorífico deslizando el papel sobre una de las baldas (si os cabe la bandeja del horno la podeis meter también, lo que será más fácil)
A la mañana siguiente saqué el pan del frigo y lo dejé hasta que se templara y doblara su tamaño. Puse a calentar el horno a 270º con la piedra del horno sobre la rejilla en el centro del horno y la bandeja honda en la parte de abajo.
Rocié la corona con agua, espolvoreé la mitad de las bolas de masa con bastante harina y les hice unos cortes con las tijeras, distintos para cada bollito, para las otras puse una plantilla con un dibujo y las cubrí con harina.
Cuando el horno estaba bien caliente, deslicé el papel con el pan sobre la piedra (lo tenía de nuevo sobre la bandeja del horno boca abajo), rocié agua y eché un vaso sobre la bandeja inferior para que se formara un montón de vapor. A los 5 minutos bajé la temperatura a 110º y lo dejé hasta que estuvo bien doradito.
Lo dejé enfriar sobre una rejilla y después...a presumir de pan. Fué un verdadero éxito!!!
Siento no tener fotos del paso a paso, pero estuve haciendo tantas cosas al mismo tiempo!!!

Paparajotes


Este es uno de los dulces más típicos de la huerta de Murcia, que por estos días anda en plenas fiestas de primavera. Es una especie de buñuelo, como se hacen en tantos lugares, pero estos se hacen aprovechando una de las cosas que más abundan en esta tierra, las hojas de limonero.
Yo no los había hecho nunca, porque en Cartagena no se suelen hacer, pero siempre me han llamada la atención, así que este año me he decidido a hacerlos. Anduve buscando recetas, pero creo que es de esas cosas de las que no existe una fórmula fija, se trata simplemente de hacer una masa para freír con el espesor justo para que se adhiera a la hoja de limonero sin ser demasiado pesada.

Yo los hice de una manera muy sencilla, y la verdad es que estaban riquísimos, incluso al día siguiente.
Así los hice:
Le pedía a mi hijo que me trajera unas hojas de limonero, las lavé muy bien y las sequé con un paño. En un cuenco batí un huevo con un vaso de leche, le añadí una cucharadita de levadura Royal y fui añadiendo harina y mezclando hasta que tuve una masa fluida pero no demasiado líquida. La dejé reposar una media hora en el frigorífico.

Pasado este tiempo puse a calentar aceite en una sartén y fuí sumergiendo las hojas de limonero en la pasta y echándolas a la sartén, las freí por los dos lados hasta que estuvieron bien doraditas y las fuí poniendo en un plato con un papel de cocina para que absorbiera el aceite. Enseguida las pasé por azúcar mezclada con canela.
Se pueden comer calientes o fríos, desprendiendo las dos capas de masa de las hojas, que solo sirven para aromatizarlas, NO SE COMEN!

Cupcakes de Pascua


Desde que empecé a frecuentar los blogs de cocina y descubrí los preciosos cupcakes con sus decoraciones tan diversas y tan imaginativas, tenía ganas de intentar hacerlos pero nunca me decidía, supongo que esperaba una ocasión especial que me motivara...
Así que hoy, aprovechando una comida familiar me decidí a hacer unos cuantos con motivos de Pascua: huevos, conejitos y otros aprovechando unas estrellitas y corazones de Vahiné que encontré hace poco. Creo que para ser los primeros han salido bastante bien, y ya tengo ganas de hacer más...
La base son unos muffins de chocolate con leche que encontré en este estupendo blog.



Estos son los ingredientes:
-130 gr. de mantequilla
-250 gr. de chocolate con leche
-5 huevos
-200 gr. de azúcar
-50 gr. de harina con levadura
-100 gr. de harina normal


Así se hacen:
Poner en un cuenco la mantequilla y el chocolate cortados en trozos y derretirlos en el microondas. Añadir el azúcar y las harinas y mezclar bien, la masa se pondrá granulosa, pero no importa, añadir las yemas y mezclar. Batir las claras a punto de nieve no muy fuerte y añadirlas a la masa mezclando suavemente. Llenar los moldes hasta 2/3 de su capacidad y hornearlos a 180º unos 15-20 minutos, dependiendo del tamaño, hay que comprobar si están hechos metiendo un pallillo.





Para la decoración de los de los nidos y los conejos he derretido unos 75 gr. de chocolate negro con dos cucharadas de nata y he puesto un poco sobre cada muffin, con un pelador he sacado unas virutas de una tableta de chocolate con leche y las he puesto sobre la mitad simulando unos nidos y finalmente he puesto unos conguitos de chocolate blanco simulando los huevos.
En los otros he puesto con una manga pastelera un poco de glasa real coloreada de verde y encima he puesto unos conejitos de chocolate.
Para los otros he hecho una ganache calentando tres cucharadas de nata para montar con 100 gr. de chocolate con leche, la he dejado enfriar en la nevera y después la he montado un poco con la batidora de varillas. La he puesto sobre los muffins con una manga pastelera y los he salpicado con las estrellitas y los corazones de azúcar y con un poco de azúcar coloreado.
Y lo más bonito...mi princesa Lara.




Empanadas mallorquinas


Estas empanadas se suelen hacer en Mallorca por Pascua y para mi son uno de esos sabores que me llevan al pasado y me evocan un montón de cosas agradables.
Mi padre era mallorquín, y aunque yo solamente iba a Mallorca en verano, he comido muchas de estas empanadas hechas por mi madre que aprendió a hacerlas de alguna de sus amigas mallorquinas. A mi me encantaban cuando era niña, y ahora las sigo haciendo para sentirme cerca de esa maravillosa tierra que tanto amo.
Aunque el relleno se puede hacer con distintos ingredientes, los más tradicionales son el cordero y los guisantes, yo hago unas solo con cordero, otras con cordero y guisantes y otras, las que yo prefiero, solo con guisantes, lo que no puede faltar nunca son unos trocitos de sobrasada que les dan su carácter peculiar.

Estos son los ingredientes para la masa:
-1 vaso de manteca de cerdo
-1 vaso de aceite
-2 vasos de leche
-la harina que admita (casi un kilo)
una cucharadita de café de sal.

Así se hace la masa:
Se mezclan la leche, el aceite y la manteca derretida, a esta mezcla se le va añadiendo la harina y se va amasando hasta hacer una masa suave que no se pegue a las manos y con la suficiente consistencia para poder formar las cazoletas.



Ingredientes para el relleno: (las cantidades dependen de cuantas hagamos de cada tipo)
-carne de cordero cortada en trozos más bien pequeños.
-Panceta fresca en trozos pequeños.
-guisantes
-cebolla tierna
-sobrasada de Mallorca
-aceite
-pimenton y sal.

Así se hacen:

Se mezcla el cordero con un poco de aceite, pimentón y sal y lo mismo se hace con los guisantes, añadiéndoles un poco de cebolla tierna.
Se van cogiendo trozos de masa del tamaño de un huevo aproximadamente y se van formando las cazoletas y se rellenan con un poco de carne y guisantes, o uno solo de estos ingredientes a nuestro gusto, en todas ellas se ponen unos trozos de panceta y un buen trozo de sobrasada.
Se forman las tapas aplanando unas bolitas pequeñas de la masa y se tapan las empanadas cerrando bien las uniones pellizcando la masa.
Se hornean a 180º durante una media hora aproximadamente hasta que estén doraditas.
Esperar hasta que estén completamente frías para comerlas.

Pastelitos de pasta flora y cabello de ángel


Estos pastelitos de pasta flora y cabello de ángel son típicos de mi tierra, se encuentran en todas las pastelerías de Cartagena y son realmente deliciosos, se elaboran tanto en versión individual, como yo los he hecho, o como un pastel grande redondo que se corta en unas ocho raciones, también se pueden rellenar con crema, pero yo prefiero con mucho el relleno de cabello de ángel.
La pasta flora murciana es diferente a la que se hace en otros lugares, ya que está hecha con manteca de cerdo y se le añade vino y se aromatiza con limón y canela, lo que le da un sabor exquisito. Es sumamente fácil de hacer y están para chuparse los dedos, asi que...no hay excusa.
Con estas cantidades sale un buena cantidad, yo dividí la masa en dos y una mitad la guardé el el frigo e hice una segunda hornada a los tres días que estaba aún más rica que la primera.




Estos son los ingredientes:
-250 gr. de manteca de cerdo (se puede sustituir por mantequilla o margarina)
-250 gr. de azúcar
-700 gr. de harina
-15 cl. de vino blanco o mistela
-2 cucharaditas de café de canela
-Ralladura de un limón
-Cabello de ángel
-1 ó 2 huevos para barnizar

Así se hacen:
Se bate la manteca con el azúcar hasta que esté cremosa, se añade la ralladura de limón, la canela y el vino y se mezcla bien, por último se añade la harina y se amasa hasta obtener una masa que no se pegue a las manos. Se envuelve en film de cocina y se mete en la nevera al menos durante media hora.
Pasado este tiempo se enharina la superficie de trabajo y se extiende la masa con un rodillo también enharinado, otro método es aplanarla entre dos hojas de papel de horno. Una vez la tengamos bien fina, menos de medio cm., la cortamos con un cortapasta redondo, liso o acanalado. Sobre la mitad de las formas resultantes ponemos un par de cucharaditas de cabello de ángel y humedecemos los bordes con agua o un poco del huevo batido. Tapamos con la otra mitad y presionamos para que queden bien cerrados y los colocamos en una bandeja de horno recubierta con un papel de horno.
Barnizamos abundantemente con el huevo batido e introducimos en el horno precalentado a 180º durante unos 30 minutos, hasta que estén bien dorados, si nos ha quedado huevo, podemos volver a barnizarlos unos minutos antes del final de la cocción.